Diario Judío México - Talavera, balcones, fachadas ostentosas, dulces regionales que se han hecho típicos de todo México, hermosos museos, maravillosos templos y las vistas siempre permanentes a los volcanes, son una pequeña parte de lo que ha convertido a Puebla en una de las ciudades barrocas más bonitas del país, tanto, que ha sido nombrada por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Donde sea que se pose la mirada, la Puebla histórica está llena de atractivos que nos cautivan y echan a volar la imaginación. Uno de los lugares más atractivos es el callejón de los sapos, que tomó su nombre de la antigua costumbre colonial de nombrar a las calles por algún rasgo que las definiera de las otras.

Su nombre parte de la historia con tintes de leyenda, que dice que al desbordarse el río San Francisco se inundó el callejón de la ahora conocida calle como 6 Sur. A todo mal viene un bien, por lo que la gente aprovechó esta inundación para instalar molinos, pero el agua estancada y las actividades de los molinos atrajeron a una gran cantidad de sapos, que llenaron a la calle con su particular canto.

Los sapos se fueron, pero se quedaron el nombre y la belleza pintoresca de los edificios que hay se encuentran. Los molinos fueron sustituidos por un tianguis de antigüedades que se instala todos los domingos, en el que se pueden encontrar toda clase de artículos, artesanías, objetos de arte y numismática, pero ningún lugar como el Mesón Sacristía de la Compañía. Se trata de un hotel boutique donde se vive el verdadero estilo colonial, caracterizado por sus vigas de madera y puertas talladas, así como mobiliario rústico, cerraduras con llaves antiguas, piezas de arte colonial y de talavera.

Este precioso hotel boutique es parte de las casonas coloniales que le dan vida a Puebla, y nos recibe con su elegancia, calidez y exquisita gastronomía. Cada una de sus habitaciones es diferente a las demás, decoradas de forma rústica con piezas de mobiliario y de arte antiguo que están a la venta, siguiendo la tradición de su dueño y amigo, quien heredó de su familia el oficio de mercaderes de artes y antigüedades desde mucho antes que abriera el hotel.

Todas son una delicia, pero las que tienen vistas al patio son una delicia, pues en las noches de fin de semana hay música en vivo amenizando el restaurante. Ya sea que nos tomemos una botella de vino dentro de la intimidad de la habitación o que decidamos unirnos al ambiente festivo.

Ya que la gastronomía poblana ha sido un atinado mestizaje de la comida indígena con la europea, el hotel muestra los platillos más representativos de la cocina poblana en el menú de su restaurante La Compañía, además de tener el Bar el Confesionario, donde entre copa y copa no hay lugar para secretos.

Su mole, preparado con una receta secreta donde el ingrediente estrella es el chipotle quemado, es el más rico de todos. Así como las cocinas de los antiguos conventos, en el Mesón se cocinan deliciosas entradas, como el perejil frito con limón, sal, camarones y tocino espolvoreado; las tradicionales quesadillas de flor de calabaza; escamoles; chipotles capeados y rellenos de queso; esquites; las chanclas, que es un pan tradicional relleno de lechuga, aguacate y cebolla bañado con salsa de longaniza casera.

http://www.mesones-sacristia.com/

@mesonsacristia

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMás de 200 proyectiles lanzados desde Gaza a la caída del atardecer israelí
Artículo siguienteFelicidades a nuestro amigo y colaborador Simón Levy por recibir la Medalla Flores Magón
Deby Beard es polifacética y siempre tiene una historia para sorprenderte. Sommelier, empresaria, escritora y periodista: escribe sobre viajes todos los viernes el El Heraldo de México en su columna Viajando con Deby, y su cápsula de radio H de Hedonismo, se transmite en vivo todos los jueves a las 09:45 en El Heraldo radio 98.5 fm en el programa de Sergio Sarmiento y Lupita Juárez. Ha sido invitada honorífica a prestigiosos eventos del ámbito gastronómico, turístico y vinícola por parte de las embajadas de Australia, Chile, Nueva Zelanda, Argentina, Rusia, Francia y España. Es autora de los libros De Etiqueta; Vino, sexo y otros placeres; y en coautoría con sus hijas Melanie y Alexis Beard, escribió la trilogía Seducción en los viajes, en la que narran sus experiencias alrededor del mundo. Es presidenta y cofundadora junto con sus hijas, de Marcas de Lujo Asociadas by American Express, la única y primera asociación de México en reunir y crear alianzas estrategias entre las marcas más prestigiosas que se encuentran en el país. En su restaurante Margaret Chic Bistro, ofrece la combinación perfecta entre buena comida, los mejores vinos y las finas copas Riedel, las únicas en el mundo diseñadas para disfrutar cada tipo de uva, y de los aromas y sabores de los vinos. Premios y reconocimientos: LA EXCELENCIA UNIVERSAL del Comité de la Excelencia Universal, instituido por el Premio Nobel de la Paz René Cassin para preservar la calidad en cualquier área del saber humano. Reconocimiento como Medio y crítica especializada por parte del club de banqueros de México, entre otros.