La Voluntad; busqué en el diccionario: Facultad de hacer o no hacer una cosa…

Entonces si existe el libre albedrio al existir la voluntad, y si existe el libre albedrio no existe excusa para el “no puedo” Pensando siempre en términos razonables…

El ser humano nace en cualquier situación o escenario sin haberlo escogido; y es precisamente allí, en ese momento cuando la voluntad aparece: Con voluntad nacen buenos hábitos. Con voluntad encauzo mi vida por caminos por mi escogidos…

La voluntad es la llave de oro del libre albedrio. Con voluntad vivo, escojo y decido lo que quiero o no quiero hacer…

En toda la creación el ser humano es el único que decide qué camino tomar.

*Te coloqué en el centro del mundo, para que volvieras más cómodamente la vista a tu alrededor y miraras todo lo que hay en ese mundo. Ni celeste ni terrestre te hicimos, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo, más a tu gusto y honra, te forjes la forma que prefieras para ti.

*Pico de la Mirandola.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPalabras de la Semana en Yiddish: Mes de la historia negra
Artículo siguienteCarlos Rahmane – Director General de Exitus Capital, nos habla sobre el impacto que la Pandemia en nuestra comunidad y cómo superar esta crisis
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".