Diario Judío México - Nunca antes habíamos presentado en esta sección un libro cristiano pero esta obra exige, a gritos, ser incluida y comentada mas por lo que no dice que por lo que menciona.

Rapturless, La guía optimista para el fin del mundo fue escrito en inglés por Jonathan Welton y ha causado revuelo – y muy buenas ventas- en medios cristianos.

Sabemos que quienes leen este libro lo hacen para aprender, para comprender y para crecer filosófica e ideológicamente todo lo cual nos abre la puerta para que nos metamos en un área diferente a la nuestra pero igualmente interesante, sobre todo porque el libro y todas sus tesis, se basan en ideas y conceptos emanados del antiguo testamento y reformateados en diversas formas a lo largo de los años por los intérpretes del Nuevo Testamento.

Así pues, con la autoridad que nos da el viejo testamento osamos meter nuestra cuchara y comentar este libro con la sola intención de aportar ideas adicionales que quizás, a algunos, les sean de beneficio.

Yo debo reconocer que disfrute de este libro por muchos motivos entre los que destacan que gracias a él conocí y comprendí el “Darbynismo” una corriente que con sus ideas permitió a quienes la seguían mantenerse al margen de los asesinatos nazis e  incluso justificarlos gracias a que, de acuerdo con la visión de este grupo protestante, que básicamente predicaba que “los judíos debían ser castigados por su crimen nacional” afirmaba que, de acuerdo a su interpretación del Nuevo Testamento, su destrucción (la de los judíos) provocaría la “ruptura” que permitiría a Jesús volver a la tierra para imponer el reino de Dios habiendo quienes juraban que esto sucedería en 1988 de acuerdo a su interpretación de Mateo 24:34.

raptureless

Adquiera este libro en línea

Raptureless
Por: Jonathan Welton
Oprima aquí para comprar.

 

Así, el Darbynismo agrega una justificación protestante a la que ya teníamos del porque de la complicidad Católica justificada por el miedo del Vaticano al triunfo de los comunistas y entre ambas explican el porqué del silencio –y apoyo- de ambas corrientes al movimiento nazi.

En otro capítulo el autor previene a los lectores sobre el nuevo “racismo cristiano” concepto que aplica a aquellos cristianos que sin cuestionar nada toman como positivo todo lo que haga el gobierno israelí afirmando, dice el autor, que ellos creen leer en los actos  de este gobierno una “mala lectura y poca comprensión” del concepto de “ruptura” y de la inminente llegada del Mesías.

Más adelante el autor advierte a los cristianos que las constantes referencias a la próxima llegada del Mesías generan desprecio por parte de los no creyentes cada vez que las profecías no se cumplen por lo que recomienda cambiar la perspectiva a una posición que yo identifico claramente como una posición netamente judía:

“Hay que ver, dice el autor, estas profecías del fin del mundo bajo un lente de largo plazo y con una actitud optimista en la que sabemos que algún día sucederá y cuando así sea será bueno” o sea, casi describe la esperanza judía por la llegada –ver veist ven- del Moshiaj.

Más adelante hace una interesante relación de la historia de la iglesia en los primeros siglos, cuando siendo dirigida por judíos buscaba atraer gentiles y la profunda relación existente entre las profecías del antiguo testamento y las de los apóstoles convenciéndose de que en realidad lo que Jesús profetizaba se cumplió en los años siguientes a su muerte con la destrucción de Jerusalém y el inicio de la dispersión forzada (forzada porque ya desde antes los judíos vivían dispersos – por propia voluntad- en todo el mundo romano lo que les permitió sobrevivir a la destrucción del Templo y de Jerusalém).

Sin embargo y el motivo por el que decidí incluir este libro entre nuestros libros comentados es que en su página 113 (¿) afirma, que cuando Jesús hablaba del “final de los tiempos” se refería a que sería el final de la época en la que los judíos, como el pueblo elegido, eran los que tenían acceso exclusivo a Dios –según el autor- periodo este que, nuevamente según él, duró 4000 años, del año cero (judío) al año una de la era común).

Y Sin embargo, según los judíos todo es al revés o sea que los judíos JAMAS consideraron que el termino de “pueblo elegido” les diera acceso directo, o exclusivo o preferencial o línea de pronto acceso ni nada especial hacia Dios, es más, para los judíos, son los justos, de cualquier pueblo, religión, color, época y tamaño quienes tienen acceso a Dios, los justos y solo los justos los cuales no reciben ni un punto extra, ni mención honorifica, ni fast-track ni nada que se le parezca por ser o no ser judíos.

Menciono y aclaro esta afirmación del autor porque en ella se han fundamentado múltiples ataques antisemitas por lo que es tiempo de publicarla y desenmascararla.

Ser el “Pueblo elegido” significa únicamente que quienes pertenecen a él tienen la obligación adicional de cumplir con una serie de requisitos morales cuyo cumplimiento es obligatorio y sin recompensa alguna más que la satisfacción personal de sentirse bien (hay quienes listan 613 de estos requisitos diarios entre cuyo cumplimiento uno tiene además que comer, vivir –con todas sus implicaciones- y dormir.

Mientras que cumplir es una obligación sin recompensa, ser parte del Pueblo “Elegido” y no cumplir estos preceptos es castigado y debe ser reparado de inmediato o a mas tardar en los días entre Rosh Hashone (año nuevo) y Yom Kippur (el día del perdón)

O sea, que el concepto de pueblo “elegido” no se basa en ser mejor y mucho menos en tener acceso exclusivo sino en tener la obligación de tratar de ser mejor  (mejor que uno mismo).

En todos los escritos judíos se menciona que cualquier persona que hace algo bueno está en comunión con Dios y que al morir todos los justos – sin importar que religión o credo seguían- irán al paraíso o a la mesa divina donde serán premiados por sus buenas obras.

¿Y cuál es el premio?

Que podrán pasar el resto del tiempo -hasta la día del juicio final (la ruptura, la llegada final del mesías tras la cual el mundo se acaba)- estudiando ¡!

¿Por qué mencionar esto?

Porque también llegó a mis manos una traducción del nuevo testamento al español de una iglesia cristiana de la frontera norte de México donde se afirman una multiplicidad de cosas que según ellos dice el Viejo Testamento que realmente son interpretaciones muy personales de los autores

Por consiguiente, yo aprovecho la aparición de este libro que con tanto detalle leí y considere para recomendarle a TODOS los interesados en el tema bíblico (viejo y/o Nuevo testamento) a leer dos libros:

Primero el viejo testamento en una traducción judía para saber lo que realmente dice este libro.

Desafortunadamente no existen muchas –casi ninguna- buena traducción al Español porque nunca hubo judíos que necesitasen una traducción al Español ni judíos interesados en atraer a nadie de lengua hispana al judaísmo por lo que la traducción se hacía innecesaria dejando el tema, desafortunadamente, en muchos traductores cuyo objetivo era justificar sus pre concepciones modificando, cuando así era necesario, los textos para por su intermedio justificar sus creencias.

Un libro que reemplaza este vacío literario es “Este es Mi Dios” de Herman Wouk que de alguna manera explica lo que significa e implica el ser judío.

En inglés el panorama es mejor porque tanto en gran Bretaña, pero sobre todo en siempre ha habido un nutrido grupo de judíos incapaces de leer idiomas judíos y que han necesitado de estas traducciones para documentarse:

Pero el mejor, como lo hemos dicho anteriormente es el recientemente publicado The Jewish Annotated New Testament y que describe, palabra a palabra el Nuevo Testamento de acuerdo con los términos usados en la época en que se escribió y el significado que realmente tienen y claro el recientemente comentado Lashon Hakodesh que con tanta exactitud explica como el hebreo bíblico unido al arameo y el griego se fundieron en una civilización que fue la que dio a luz ese judaísmo del año 3500 (cero en la Cuenta cristiana) con el Nuevo Testamento y Jesús.

Y claro, si Usted cree que el tema es muy extenso, complicado o difícil de seguir no se preocupe, recuerde, sea una persona justa y cuando muera irá al paraíso y ahí podrá sentarse a leer todo lo que no tuvo tiempo de estudiar acá y solo tendrá como limite el tiempo que quede entre su muerte personal y la llegada del mesías.

Ah, y antes de que se me olvide, ninguna traducción o documento creado por los mal llamados judíos mesiánicos en esta área – no los he leído todos pero los pocos que he leído NO están correctamente traducidos así que, si lo que quiere es aprender, ya de entrada elimine toda esta rama de que sirve a quien quiere fortalecer sus pre-conceptos pero no a quien se atreve a cuestionarlos y busca respuestas.

Mal llamados porque así como no puede haber judíos musulmanes ni musulmanes judíos, ni cristianos musulmanes, etc. tampoco puede haber judíos cristianos. Puede haber cristianos de origen judío, judíos de origen cristiano pero no puede haber, lexicológicamente hablando, judíos cristianos porque ambos términos son, litúrgicamente, excluyentes aunque, humanamente, todos –sin importar las etiquetas litúrgicas- terminamos siendo igualmente humanos.

rapturelessAdquiera este libro en línea

Raptureless
Por: Jonathan Welton
Oprima aquí para comprar.

 


4 COMENTARIOS

  1. ” y seis millones de muertos después, del mecías ni luces”…
    Mm …
    Qué magnifica proeza (necesaria) !
    Crees que el hombre con el cual “discutirte inteligentemente” ha salido convencido o seguirá esperando algún mecías que vendrá cuando las gallinas tengan dientes ?
    Es como lo que me contaba mi papá del suyo (era Rebe) como mi madre lo hacía hablando de su papá Jasid “cuándo haya un minuto de paz al mismo tiempo y en todas las regiones de nuestro mundo, el día de Januka llegará el nuestro”.

  2. He leído esta reseña y quiero hacer los siguientes comentarios:

    Comentario:

    Esta parte que escribiste, no la entiendo… El autor dice que los cristianos favorecen a Israel… Por ser el pueblo escogido… Aquí no dice nada de la ruptura..

    “Yo debo reconocer que disfrute de este libro por muchos motivos entre los que destacan que gracias a el conocí y comprendí el “Darbynismo” una corriente que con sus ideas permitió a quienes la seguían mantenerse al margen de los asesinatos nazis e incluso justificarlos gracias a que, de acuerdo con la visión de este grupo protestante, que básicamente predicaba que “los judíos debían ser castigados por su crimen nacional” afirmaba que, de acuerdo a su interpretación del Nuevo Testamento, su destrucción (la de los judíos) provocaría la “ruptura” que permitiría a Jesús volver a la tierra para imponer el reino de Dios habiendo quienes juraban que esto sucedería en 1988 de acuerdo a su interpretación de Mateo 24:34.

    Así, el Darbynismo agrega una justificación protestante a la que ya teníamos del porque de la complicidad Católica justificada por el miedo del Vaticano al triunfo de los comunistas y entre ambas explican el porqué del silencio -y apoyo- de ambas corrientes al movimiento nazi.

    En otro capítulo el autor previene a los lectores sobre el nuevo “racismo cristiano” concepto que aplica a aquellos cristianos que sin cuestionar nada toman como positivo todo lo que haga el gobierno israelí afirmando, dice el autor, que ellos creen leer en los actos de este gobierno una “mala lectura y poca comprensión” del concepto de “ruptura” y de la inminente llegada del Mesías.”

    Respuesta:

    Si, dice que lo favorecen y si mal no recuerdo, dice que esto lo hacen sin el suficiente análisis -como debería ser pienso yo- creyendo que todo lo que hacen esta ‘dictado’ en la profecía.

    2. Más adelante el autor advierte a los cristianos que las constantes referencias a la próxima llegada del Mesías generan desprecio por parte de los no creyentes cada vez que las profecías no se cumplen por lo que recomienda cambiar la perspectiva a una posición que yo identifico claramente como una posición netamente judía:

    Comentario:

    No dice que hay que cambiar por esa razón. El escribió otro libro (que acabo de comprar) donde explica sus razones por las que cree que ya paso la ruptura. También en este libro lo explica. No lo “recomienda ” nada mas por que no se enojen los creyentes.

    Respuesta:

    Bueno yo no he leído la segunda parte pero incluiré tu comentario en mi reseña para beneficio del lector. Pero igual no cambia nada más que el que no quiere que se enojen los creyentes…

    3. “ Hay que ver, dice el autor, estas profecías del fin del mundo bajo un lente de largo plazo y con una actitud optimista en la que sabemos que algún día sucederá y cuando así sea será bueno” o sea, casi describe la esperanza judía por la llegada -ver veist ven- del Moshiaj

    Comentario:

    El afirma que Jesús es el Mesías, como Isaías lo profetiza. Pero va a regresar…. No piensa como los judíos

    Respuesta:

    Así es, por eso él es cristiano y los judíos son judíos. Yo lo que dije o quise decir fue que al colocar la ‘ruptura’ en el futro – algun dia- el autor toma lo que es la posición normal del judaísmo independientemente de la existencia o no de Jesus, qde que el mundo se terminara algún día, algún día….

    4. Y Sin embargo, según los judíos todo es al revés o sea que los judíos JAMAS consideraron que el termino de “pueblo elegido” les diera acceso directo, o exclusivo o preferencial o línea de pronto acceso ni nada especial hacia Dios, es más, para los judíos, son los justos, de cualquier pueblo, religión, color, época tamaño quienes tienen acceso a Dios, los justos y solo los justos los cuales no reciben ni un punto extra, ni mención honorifica, ni fast-track ni nada que se le parezca por ser o no ser judíos.

    Comentario:

    El autor corrigió lo de los 4000 años en su tercera edición..

    Respuesta:

    Habría que ver si corrigió el número de años o el concepto de acceso exclusivo a Dios por ser el pueblo elegido que es lo que yo estoy diciendo es un error garrafal porque ningún judío jamás, consideró tener acceso exclusivo, ni especial por ser judío, lo de los años es lo de menos, lo importante es el concepto de “elegido” mal entendido

    5. Comentario:

    Y en el libro explica todo lo referente a Dios y la salvación. Como la ley termino con la venida de Jesús, etc. Nadie se salva por obras.

    Respuesta:

    Estoy de acuerdo y esa es la diferencia fundamental entre ambas corrientes. Si solo te salvas por la fe que importa las obras que haces (?) Puedes ser el más corrupto de los políticos, el más narco de los narcos, pero si crees en Jesús estás salvado. En cambio en el judaísmo puedes ser lo que quieras y tener cuanto quieras pero tu salvación depende de la cantidad de obras buenas que hayas realizado en un balance (el famoso balance entre lo bueno y lo malo) de lo malo que hiciste así que mientras más maloso erres mas, muchas obras buenas tendrías que hacer para quizás poder compensar pero en ambos casos al final del día son tus obras, lo que tu como individuo con libre albedrio decides hacer – o no hacer- lo que define tu salvación o tu perdición con lo cual tu quedas al volante de tu destino y no nada mas te lo ganas “por creer”

    Una posición esta mucho mas difícil y molesta ) pero mucho más productiva para el mundo que te rodea, creo yo siendo lo más cómodo -me parece a mi con todo respeto, salvarse simplemente por creer.

    6. Comentario:

    El autor no ataca a los judíos..el habla a los cristianos sobre la venida de Jesús y el cumplimiento de la ley antigua.

    Respuesta:

    Esto me queda claro. Yo NO dije que fuera antisemita, dije que la interpretación del concepto de “pueblo elegido” como acceso directo o preferencial; -concepto repito falso- es lo que ha dado pie y justificación a ataques antisemitas. Igual como el autor lo dice, la teoría Darbynista de que todo está pre-escrito permitió justificar el ataque antisemita del siglo XX bajo la justificación de que esta era la profecía de Dios lo cual, seis millones de víctimas más tarde, resultó ser falso porque acá estamos y del mesías ni sus luces.

    7. Comentario:

    “Creo que el libro de Isaías a sido traducido muy claro y no hay diferencias.”

    Respuesta: En realidad me queda claro que nunca has leído el original o en una traducción fiel no interpretativa así que debemos subrayar el creo por lo menos hasta haber leído la traducción correcta que me temo, podría contener algunas diferencias con lo que has leído y quizás hasta cambiarle por competo el contexto de lo que tu conoces en traducciones no fieles.

    desafortunadamente no hay traducciones fieles al Español, pero si quieres una traducción al inglés te la conseguimos para que puedas cotejarlas y luego decirme si son o no iguales y así poder continuar profundizando en el tema sin afán de convencer a nadie pero si de documentarnos ambos mejor. no crees?

    que gusto es poder llevar una conversación inteligente, verdad?


    • Mis comentarios en azul…

      […] esta obra exige, a gritos, ser incluida y comentada más por lo que no dice que por lo que menciona.

      […] osamos meter nuestra cuchara y comentar este libro con la sola intención de aportar ideas adicionales que quizás, a algunos, les sean de beneficio.

      Yo debo reconocer que disfruté de este libro por muchos motivos entre los que destacan que gracias a él conocí y comprendí el “Darbynismo” una corriente que con sus ideas permitió a quienes la seguían mantenerse al margen de los asesinatos nazis e incluso justificarlos gracias a que, de acuerdo con la visión de este grupo protestante, que básicamente predicaba que “los judíos debían ser castigados por su crimen nacional” afirmaba que, de acuerdo a su interpretación del Nuevo Testamento, su destrucción (la de los judíos) provocaría la “ruptura” que permitiría a Jesús volver a la tierra para imponer el reino de Dios habiendo quienes juraban que esto sucedería en 1988 de acuerdo a su interpretación de Mateo 24:34.

      Así, el Darbynismo agrega una justificación protestante a la que ya teníamos del porqué de la complicidad Católica justificada por el miedo del Vaticano al triunfo de los comunistas y entre ambas explican el porqué del silencio –y apoyo- de ambas corrientes al movimiento nazi.

      En otro capítulo el autor previene a los lectores sobre el nuevo “racismo cristiano” concepto que aplica a aquellos cristianos que sin cuestionar nada toman como positivo todo lo que haga el gobierno israelí afirmando, dice el autor, que ellos creen leer en los actos de este gobierno una “mala lectura y poca comprensión” del concepto de “ruptura” y de la inminente llegada del Mesías.

      Más adelante el autor advierte a los cristianos que las constantes referencias a la próxima llegada del Mesías generan desprecio por parte de los no creyentes cada vez que las profecías no se cumplen por lo que recomienda cambiar la perspectiva a una posición que yo identifico claramente como una posición netamente judía:

      “Hay que ver, dice el autor, estas profecías del fin del mundo bajo un lente de largo plazo y con una actitud optimista en la que sabemos que algún día sucederá y cuando así sea será bueno” o sea, casi describe la esperanza judía por la llegada –ver veist ven- del Moshiaj.

      […]

      Y Sin embargo, según los judíos todo es al revés o sea que los judíos JAMAS consideraron que el término de “pueblo elegido” les diera acceso directo, o exclusivo o preferencial o línea de pronto acceso ni nada especial hacia Dios, es más, para los judíos, son los justos, de cualquier pueblo, religión, color, época y tamaño quienes tienen acceso a Dios, los justos y solo los justos los cuales no reciben ni un punto extra, ni mención honorifica, ni fast-track ni nada que se le parezca por ser o no ser judíos.

      Menciono y aclaro esta afirmación del autor porque en ella se han fundamentado múltiples ataques antisemitas por lo que es tiempo de publicarla y desenmascararla.

      Ser el “Pueblo elegido” significa únicamente que quienes pertenecen a él tienen la obligación adicional de cumplir con una serie de requisitos morales cuyo cumplimiento es obligatorio y sin recompensa alguna más que la satisfacción personal de sentirse bien (hay quienes listan 613 de estos requisitos diarios entre cuyo cumplimiento uno tiene además que comer, vivir –con todas sus implicaciones- y dormir.

      Mientras que cumplir es una obligación sin recompensa, ser parte del Pueblo “Elegido” y no cumplir estos preceptos es castigado y debe ser reparado de inmediato o a más tardar en los días entre Rosh Hashone (año nuevo) y Yom Kippur (el día del perdón)

      O sea, que el concepto de pueblo “elegido” no se basa en ser mejor y mucho menos en tener acceso exclusivo sino en tener la obligación de tratar de ser mejor (mejor que uno mismo).

      En todos los escritos judíos se menciona que cualquier persona que hace algo bueno está en comunión con Dios y que al morir todos los justos – sin importar que religión o credo seguían- irán al paraíso o a la mesa divina donde serán premiados por sus buenas obras.

      ¿Y cuál es el premio?

      Que podrán pasar el resto del tiempo -hasta la día del juicio final (la ruptura, la llegada final del mesías tras la cual el mundo se acaba)- estudiando ¡!

      ¿Por qué mencionar esto?

      Porque también llegó a mis manos una traducción del nuevo testamento al español de una iglesia cristiana de la frontera norte de México donde se afirman una multiplicidad de cosas que según ellos dice el Viejo Testamento que realmente son interpretaciones muy personales de los autores

      Por consiguiente, yo aprovecho la aparición de este libro que con tanto detalle leí y considere para recomendarle a TODOS los interesados en el tema bíblico (viejo y/o Nuevo testamento) a leer dos libros:

      Primero el viejo testamento en una traducción judía para saber lo que realmente dice este libro.

      Desafortunadamente no existen muchas –casi ninguna- buena traducción al Español porque nunca hubo judíos que necesitasen una traducción al Español ni judíos interesados en atraer a nadie de lengua hispana al judaísmo por lo que la traducción se hacía innecesaria dejando el tema, desafortunadamente, en muchos traductores cuyo objetivo era justificar sus pre concepciones modificando, cuando así era necesario, los textos para por su intermedio justificar sus creencias.

      Un libro que reemplaza este vacío literario es “Este es Mi Dios” de Herman Wouk que de alguna manera explica lo que significa e implica el ser judío.

      En inglés el panorama es mejor porque tanto en gran Bretaña, pero sobre todo en Estados Unidos siempre ha habido un nutrido grupo de judíos incapaces de leer idiomas judíos y que han necesitado de estas traducciones para documentarse:

      […]

      Y claro, si Usted cree que el tema es muy extenso, complicado o difícil de seguir no se preocupe, recuerde, sea una persona justa y cuando muera irá al paraíso y ahí podrá sentarse a leer todo lo que no tuvo tiempo de estudiar acá y solo tendrá como limite el tiempo que quede entre su muerte personal y la llegada del mesías.

      Ah, y antes de que se me olvide, ninguna traducción o documento creado por los mal llamados judíos mesiánicos en esta área – no los he leído todos pero los pocos que he leído NO están correctamente traducidos así que, si lo que quiere es aprender, ya de entrada elimine toda esta rama de literatura que sirve a quien quiere fortalecer sus pre-conceptos pero no a quien se atreve a cuestionarlos y busca respuestas.

      Mal llamados porque así como no puede haber judíos musulmanes ni musulmanes judíos, ni cristianos musulmanes, etc. tampoco puede haber judíos cristianos. Puede haber cristianos de origen judío, judíos de origen cristiano pero no puede haber, lexicológicamente hablando, judíos cristianos porque ambos términos son, litúrgicamente, excluyentes aunque, humanamente, todos –sin importar las etiquetas litúrgicas- terminamos siendo igualmente humanos.

    • Releyendo mi comentario a su articulo y el comentario que habia yo enviado sobre otra nota en otra de sus publicaciones donde el termino “pueblo elegido” se mencionaba le re-envio este comentario para unificar mi opinion y quizas depsertar la curiosidad de otros lectores sobre el tema y sobre la frase “pueblo elegido” quie tanto problemas ha generado dentro y fuera del judiasmo: (sus afirmaciones originales en italico, mis comentarios en azul)

      ser justos, de cualquier pueblo, religión, color, época y tamaño de quienes tienen acceso a Dios, los justos y solo los justos los cuales no reciben ni un punto extra, ni mención honorifica, ni fast-track ni nada que se le parezca por ser o no ser judíos”.

      “Ser el “Pueblo elegido” significa únicamente que quienes pertenecen a él tienen la obligación adicional de cumplir con una serie de requisitos morales cuyo cumplimiento es obligatorio y sin recompensa alguna más que la satisfacción personal de sentirse bien”.

      Y no forzosamente en lo que en ese artículo se menciona de manera tan “escondida” mismo que ilegítimamente tan pretenciosa.

      Si así fuera (escrito en azul ), que perfecto sería nuestro mundo mas el problema mayor es que ni siquiera los “nuestros” lo piensan así diciendo, escribiendo y pretendiendo que son sumamente superiores a los demás y son estos mismos que siguen provocando (seguramente por ignorancia) este antisemitismo pervertido que nos daña y afecta todos los días ya que sus propias interpretaciones sugieren o confirman a los demás (católicos, musulmanes, laicos…) todo lo negativo que ayer y hoy circula gracias a los medios de comunicación de este pobre mundo.

      Claro, los “demás” aprovechando estos discursos antediluvianos e inadecuados, propulsan el odio del judío lo que en parte proviene de nuestros paisanos (así como los llamas).

      Entre paréntesis y aprovechando este momento privilegiado, te relataré que mi entrañable e irremplazable Inés (falleció suicidándose el 2 de Febrero del 2011) me hizo unos meses antes de morir el reproche que los judíos se habían apropiado de la palabra “justo” a lo cual pude darle dos pobres ejemplos de lo que este adjetivo significa para nosotros: las personas que durante la segunda guerra habían salvado a los nuestros poniendo en peligro su propia vida y la de su familia eran y son JUSTOS, añadiendo que esta mención significa “corrientemente” ser correctos, hacer buenas obras sin mirar a quien.

      Tal vez no he sabido leerte pero hablas sobre todo de los religiosos y entre nosotros más o menos la mitad no lo son sin hablar de los que prefieren callar de donde vienen y quiénes son por todas las razones del mundo y entre ellos mis propios hijos…

      El comunitarismo religioso no es – según yo – el ejemplo absoluto de lo que se escribe en los textos del inicio, y estos religiosos de sobre manera han pensado y siguen pensando que son “LOS elegidos” por ser lo que son añadiendo que los demás no son nada o tan poca cosa y entre ellos, como lo dices tan bien, muchos nunca supieron ni sabrán analizar un texto en otro idioma que el que hablan en su país (lo peor es que se refieren a lo que los “sabios” y/o “justos” les narran).

      Cuantas veces escuché “en la Torà se dice…”- sin reconocer ni saber mismo exactamente lo que se dice en ella (por lo general no leen ni comprenden el hebreo) ni que existen otros libros en nuestra historia…

      Es bueno y más que súper bueno que pongas énfasis de los textos (que desgraciadamente la mayoría no leerá), pero “porfa” no olvides que muchos de los nuestros no entran en el criterio de la religión que no es necesariamente la supremacía del mundo ni la raíz de las dificultades que nos atañen.

      Espero que miles de gentes (“verdaderos” judíos o no, católicos, protestantes, evangelistas, laicos, musulmanes, hindúes…) lean tu articulo y se convenzan de lo que es “el Pueblo Elegido”.

      .

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNoticias de Buenos Aires
Artículo siguienteVein. Músico, Intérprete, Compositor y Productor, que Está Prendiendo la Escena Musical
Como reportero ha escrito para los principales diarios de México, incluyendo Excelsior, Novedades, UnoMasUno y las principales revistas mexicanas. Sus reportajes internacionales han sido reproducidos por O Globo en Brasil y La Nación en Argentina. En televisión, fué reportero para 60 Minutos y Hoy Domingo, condujo su propio programa y ha producido incontables programas de radio y televisión con gran éxito. Fué Director de Noticias Internacionales para Telesistema Mexicano hoy Televisa. Como reportero y productor de radio, ha recibido numerosos premios, incluyendo el reconocimiento al "Mejor Programa Cultural de Radio en México" en dos ocasiones. Ha sido catedrático para la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Iberoamericana. Sus libros han sido usados como libros de texto. Para Internet, ha creado importantes sitios web como SaveTheMusic.com y con su experiencia en comunicaciones, noticias y producción, trae a la mesa las habilidades necesarias para lanzar World Media Networks y su primera red, Hispanopolis.com; el primer centro hispano de contenido multimedia.