Diario Judío México - Amo tantas cosas de Roma, las historias del casting de cada actor o actriz empezó a contar la película, así el gran artista cineasta Alfonso Cuarón fue a la zona mixteca de Oaxaca a Tlaxiaco, y con todo el compromiso de su corazón buscó a su nana, y ver el parecido de con ella me pone la piel de gallina.

Amo tanto el proceso creativo y el compromiso de contar esta de amor y la honestidad de plasmarla así como era la realidad de Cleo, silenciosa, invisible, engañada, lastimada pero al mismo tiempo amorosa, dulce, comprometida, entregada, tanto que marcó el corazón del cineasta y le hace este magistral homenaje a ese amor que da una nana, mujeres que se vuelven parte del mundo de los niños y las niñas. Así como lo hacen nuestras maestra o maestros. Aquí queda perfecta la frase “Manéjese con cuidado (niños o niñas), contiene sueños”, Cleo cuidó de tal manera a Alfonso que aquí está concretando un sueño.

He leído muchos análisis y reflexiones en torno a Roma y algo que no he visto plasmado es la de todas las pérdidas de las mujeres, la sororidad. Es como si se abrazaran bajo una lluvia de balazos ante las injusticias, el machismo, la desigualdad, el miedo, el abuso, esa sensación de no saber si se saldrán con vida, Pero la vida continúa con culpa, con miedo, con incertidumbre pero juntas.

Fue tan delicada la forma en que trató esa pérdida de Cleo, tan complicados los sentimientos frente a una espera no deseada.

Maravillosa la actuación de Yalitza, nos cuenta tanto con la corporalidad de las mujeres indígenas que nos sacude la conciencia de esa vieja deuda que tenemos con el pleno reconocimiento de nuestras raíces, de mostrar orgullo de nuestra diversidad étnica y cultural, de la desigualdad social, del clasismo.

Celebro la nominación de , pues con ello puso un poderoso espejo de cómo somos las y los mexicanos frente a nuestros indígenas.

Gracias Yalitza por tu entrega para contar esta , gracias Alfonso por contarnos una de corazón y con corazón.

Reitero, en México hay tanto talento que no necesitamos dádivas… SOLO QUEREMOS OPORTUNIDADES.

PD: En este momento aún no gana Yalitza pero para mí como para muchas y muchos ya ganó.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeminario Horaat Israel
Artículo siguienteParnasá
Soy una apasionada por el bienestar, constructora de paz, de amor y humor. Por eso la causa que más me ha tocado toda la vida ha sido la de las mujeres. Mi cruzada es la despatriarcalización en toda clase de sistemas con la intención de construir sociedades más amorosas, incluyentes y fluidas. Dedico mis días a hacerlo con amor y con humor. Si queremos una sociedad con justicia, libre y en paz debemos poner toda nuestra inteligencia al servicio del amor. Mi estrategia es el despertar conciencias, usar el humor como una herramienta poderosa para humanizar las violencias y ponerlas en un nivel en el que se puedan gestionar. Crear nuevos marcos de pensamiento, que tengan incidencia política y social. Por eso soy caricaturista feminista. Como una mujer amante del cambio en el contexto de mi vida, mi primer carrera fue Ingeniería química, ¿Por qué no?, así construí un pensamiento estructurado y hecho al método científico, comprobación. Después diseñadora gráfica posteriormente, Meta Coach con especialidad en Marca Personal y intervengo en organizaciones y las personas para trabajar el liderazgo de las mujeres con perspectiva de género. Como caricaturista feminista, nacional, internacional, directora y fundadora de Caricaturistas con Causa. He ganado diversos premios internacionales y participado en exposiciones en foros también como ponente y jurado en México y el mundo. Mi misión son las acciones a través del arte para el cambio. Mi causa: Amor sin violencia, porque con amor y con humor todo es mejor. Martha Barragán “Mar”