Diario Judío México - Oy te vide,
Estavas triste
Kayado, kansado,
En tu kanton arimado
A lo vaziyo mirando
No se ke estavas pensando
Tu ventana estava avyerta
Estavas solo en la kamareta.

Te miri de leshos
Kije karesarte kon mis lavios
Meter mi kara a tu espalda
Sin ke me veygas
Sin ke lo sepas
Ke esto kon ti, ayi
Deskalsa, sin nada
Kon mi alma desnuda.

Mi mirada entro en tus ojos
Los tuyos a mitad serrados
Te rovi de ti !
Kije ke pensaras en mi
A los leshos
Ke boles ensima de los riyos
Ke pases montanyas i oseanos
Para yegar a mis lados …

Korason ! Toki tu alma…
Vide tus sentimyentos eskondidos,
La kolor de tus dezeos !
Vide komo me keriyas
Lo muncho ke me amavas…
Tus kadenas frente la imposibilitad
Tu silensyo por muestra amistad
Vide tu kayades i tu sinseritad..

Nadi en lo klaro de tus ojos komo los sielos
I en el oskuro de los misteryozos profundos
Vide danjerozas tempestas i ayres lokos
La serenitad del vedre en los kampos,
De las lagunas blankas en los leshos,
El fuego del amor konsumandomos…
Toki tu alma kon mi mirada !
Yo aki, tu bolando en tus suenyos dayinda…

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa higiene femenina, un problema de resiliencia global
Artículo siguienteEE.UU. cree que Rusia podría estar dispuesta a abordar las preocupaciones sobre la influencia de Irán
SHAROPE BLANCO en ESTAMBUL (Turquia) Sharope Blanco, economista y profesora de lenguas, administradora y fundadora del Grupo SEFARADIMUESTRO en Yahoo, donde escribe sus poemas, artículos, recuerdos y su novela Almendra. Escritora y poeta de innumerables poemas y artículos en Inglés, en Francés, en Turco y en Judeo-Espanyol, pocos publicados hasta la fecha. Su obra será publicada post-mortem según su deseo, por su hijo Nebil F. Behar, medico residente en Inglaterra.