Asumir un cargo en una asociación gremial es hoy más importante que nunca en México. Y es que, independientemente de la asociación de que se trate, los mexicanos tenemos el deber cívico de fortalecer la participación del sector privado en la formación de política pública de nuestro país. 

Los gremios empresariales tienen que cambiar su esencia: Pasar de ser clubes sociales exclusivos, a grupos de trabajo con capacidad de cabildeo, organización de propuestas y voluntad de ejecución de proyectos concretos de la mano con las autoridades locales o federales. Hay que cambiar la confrontación por una construcción colectiva de país.

Las SOFOMES en este sentido, tienen que asumir su papel como un gremio central en la reactivación económica de México, que además jugará un papel fundamental para lograr una mayor inclusión financiera. Somos las PYMES financieras que atienden a las PYMES no financieras. 

Las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple cumplimos 15 años de existencia, con una colocación de $500 mil millones de pesos, cifra que representa el 20% del financiamiento al sector privado del país. Así es: 1 de cada 5 pesos que utilizan las empresas mexicanas, proviene de SOFOMES.  

En ASOFOM tenemos la siguiente agenda para lo próximos años:

  1. Certidumbre jurídica: El marco jurídico con relación a las SOFOMES debe ser más claro. El acrónimo de “Entidad No Regulada” ya no es correcto ni preciso. Hoy todas las SOFOMES estamos reguladas, y reportamos acorde a ello a CNBV, CONDUSEF y Banxico. De igual forma, tiene que haber mayor claridad en temas de impuestos, deducibilidad y fondeo privado. Por último, tiene que haber mayor transparencia y digitalización en procesos judiciales relacionados al otorgamiento de crédito (manejo de gravámenes, registros públicos y procesos de ejecución de garantías).
  2. Escalabilidad y digitalización: Las SOFOMES estamos obligadas a meter procesos Fintech (en su acepción de tecnología financiera) en nuestras operaciones. La automatización va en dos sentidos: El primero concerniente a procesos internos para toma de decisiones y análisis, y el segundo con relación a la experiencia del usuario final para obtener servicios financieros. La innovación tecnológica es una obligación para las financieras no bancarias, pues será la única manera de competir globalmente y escalar operaciones. La estandarización robotizada, será el elemento que lleve a las SOFOMES a valuarse de manera exponencial. 
  3. Generación de un ecosistema funcional con la Banca de Desarrollo: La Banca de Desarrollo debe de utilizar como vehículo a los intermediarios financieros especializados para tener mayor impacto en las PYMES. Para ello, es preciso renovar su visión estratégica para incorporar a las SOFOMES de manera adecuada a la realidad de la moderna, creando productos financieros para atender nichos distintos de una manera pragmática. Hoy la Banca de Desarrollo está alejada de los intermediarios financieros no bancarios, y busca hacer préstamos de primer piso. La renovación debe de ser completa y en equipo. De esto depende nada menos que la reactivación del país.

Estamos convencidos que una visión de cambio se debe acompañar con una propuesta concreta. Eso es lo que haremos en ASOFOM: Enfocarnos al fondo y a la forma. Lograr grandes cambios, requiere de una ejecución estructurada.  Estamos listos. 

 

Atte: Dr. Enrique Presburger Cherem, Presidente Nacional ASOFOM

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior“No los vamos a abandonar”, dice Biden en Miami a familias de víctimas de derrumbe
Artículo siguienteEl Centro Wiesenthal Destaca la Condena de la Cámara de Diputados de Chile al Antisemitismo de Candidato Presidencial