Asomándose a un abismo

Por:
- - Visto 385 veces

En enero de 2016, después de tres años de negociaciones, la Knesset voto por la implementación de un espacio en el lado sur del Muro de los Lamentos para rezos igualitarios, donde mujeres y hombres pudieran cumplir con sus servicios religiosos según su preferencia sin la intervención de la Fundación ultra-ortodoxa que controla el Muro y la plaza del lado oeste. En unas semanas empezaría la habilitación necesaria.

Pero, los ultra-ortodoxos que habían estado de acuerdo, notaron que tendrían que usar una entrada común con mujeres, conservadores y reformistas. Protestaron rotundamente y amenazaron con abandonar la coalición y el Primer Ministro perdería la mayoría en la Knesset.

En los últimos anos ha habido enfrentamientos con el grupo de Mujeres del Muro que comprehende a toda las denominaciones que quieren rezar, separadas, pero en términos igualitarios con los hombres: Cantar, usar filacterias, taliot y llevar sus Rollos de Torah, las autoridades. Apoyadas muchas veces por la policía se oponen a todo lo que va en contra de su tradición y celo religiosos abuchean y maltratan a las mujeres y aun algunas han sido encarceladas por poco tiempo.


La nueva sección del Muro es la solución bienvenida a sus problemas frente a la ausencia de democracia.
En cuanto a los Conservadores y Reformistas, enfrentan a los ultra-ortodoxos que se oponen a reconocerlos formalmente y los juzgan faltos de legitimidad para rezar frente al Muro, lugar sagrado para el judaísmo.
La nueva sección en el Muro, tal como fue aceptada, es la solución bienvenida a la intransigencia que niega sus derechos a rezar de acuerdo con sus innovaciones.

La semana pasada, la Suprema Corte de Justicia requirió al gobierno para que explicara, en un término de tres semanas, porque no ha realizado su decisión de crear un nuevo espacio en el Muro Occidental, en respuesta a la petición de los movimientos no ortodoxos, exigiendo al gobierno el cumplimiento de su compromiso, o, alternativamente, una nueva división en la separación entre los sexos en el Muro para dar espacio a los servicios de rezo igualitario.

Sin obtener resultados, los rabinos no ortodoxos decidieron hacer una manifestación pública de protesta por el incumplimiento del gobierno, escogieron hacerlo el día de Rosh Jodesh de Jeshban -el priner día del mes judío de Jeshban- en coincidencia con la celebración especial, ya tradicional, de Rosh Jodesh de las Mujeres del Muro.
Quienes planearon unirse a la marcha de los rabinos.

El Primer Ministro, dirigiéndose al consejo de gobernadores de la Agencia Judía, el 31 de octubre, pidió que los líderes de la Diáspora se abstuvieran de protestas y mostraran “paciencia y tolerancia,,,,Tenemos un pueblo y un Muro..es nuestro Muro,,,,cuanto menos hablemos públicamente de el será mejor, tendremos mejor oportunidad de resolver el problema. Lo que menos necesitamos es mas fricción, eso hará mas difícil una solución”
La arenga del Primer Ministro no fue obedecida.

Anat Hoffman, directora de Mujeres del Muro, dijo: “Es inconcebible que el Primer Ministro que rechaza cualquier intento internacional de deslegitimizar nuestros lazos históricos con el Muro se imponga entre los judíos del mundo y no cumpla con un convenio inequívoco garantizando que cada judío tiene el derecho de rezar libremente.”
Un grupo de prominentes rabinos del mundo religioso judío encabezo la marcha de protesta a las 6:30 am. el 2 de noviembre desde uno de los portones hacia la ciudad vieja de Jerusalén. Al frente iban: El rabino Steven Wernick, jefe ejecutivo de United Synagogue of Conservative Jews y el rabino Rick Jacobs, presidente de Union for Reform Jews, los líderes del movimiento hermano en Israel y Anat Hoffman.

Por primera vez, habían obtenido un permiso especial de la policía para lleva al lugar sagrado sus propios Rollos de Torah pero la policía no informo a la autoridad del Muro que se había otorgado el permiso.
Los rabinos llevaban siete Rollos de Torah en los brazos. una afrenta a las autoridades del Muro que no habían recibido aviso alguno de la autorización otorgada en el último momento y los oficiales de seguridad siguieron las ordenes establecidas, Está terminantemente prohibido llevar Rollos de Torah al Muro; la autoridad tiene varias docenas y los proporciona para los rezos en la zona de hombres, pero nunca ha permitido que los toquen las mujeres.

Como 12 rabinos encabezaban la marcha, los seguían 200 simpatizantes y una delegación de Mujeres del Muro Mas tarde se unieron a la marcha gentes que los esperaban y líderes judíos llegados del extranjero a un encuentro del Consejo de Gobernadores de la Agencia Judía que querían participar en la ceremonia de Rosh Jodesh y se integraron a la marcha.

El Muro fue el fondo de una escena grotesca, dolorosa, vergonzosa y violenta sin precedentes, después de que lideres judíos, conservadores y reformistas, rompieran el cordón de seguridad, algunos rabinos fueron empujados, aventados y hasta arrojados al piso,, resistieron a los oficiales de seguridad que trataron de arrebatarles los Rollos, nadie rindió el rollo que abrazaba y continuaron su camino a los lugares designados para rezar. Entonces fueron atacados por los ultra-ortodoxos, principalmente jóvenes, que los empujaban hacia fuera, explotaron gritos y puñetazos, varios rabinos y mujeres fueron lastimados….
Mientras las Mujeres del Muro atendían sus rezos, algunos ultra-ortodoxos consistentemente las molestaban, a veces usaban silbatos ruidosos para ahogar sus rezos; ante la pasividad de la policía, los hombres que las apoyaban y algunos rabinos, entraron a la sección femenina para prevenir mayor violencia. Al final del servicio la sección femenina del Muro Occidental estaba llena de hombres, un espectáculo nunca visto.

Las veteranas de las confrontaciones en el Muro coincidieron en que ninguna había sido tan violenta.
La policía estacionada en el lugar no intervino, solo observaba y algunos aun filmaban la escena.
“El hecho de que no se derramara sangre fue un milagro” dijo el rabino Noa Sattah, reformista y director del Centro de Acción Religiosa Israelí.

Muchos de los testigos de la escena la describieron como acontecimiento decisivo: “Ahora el Primer Ministro debe despertar al hecho de que llego la hora de cumplir la decisión del gobierno,” dijo el rabino Sattah.
Después de esto no hay vuelta a lo que era.” dijo otro rabino.
Cuando le preguntaron a Sattah por que los organizadores no hicieron caso a lo dicho por el Primer Ministro, respondió: “Nos hemos frenado por 10 meses y hemos visto que eso no da resultados, Estamos cansados y enfermos de oír promesas que no se cumplen.”

Yishar Hess, director del movimiento conservador en Israel, recordó la reacción severa del Netanyahu frente a la UNESCO por negar la conexión del pueblo judío al Muro y subrayo:
“Pero ahora mismo el gobierno de Israel niega la conexión de una gran parte del pueblo con el Muro.”
El 3 de noviembre, la oficina del Primer Ministro amonesto a los rabino no ortodoxos por su marcha tumultuosa del día anterior; “Los eventos lamentables en la Plaza del Muro no ayudan a adelantar una solución acordada para arreglos en los rezos, rompen unilateralmente el ‘status quo’ en el Muro y dañan nuestros intentos de alcanzar un compromiso…”

¿Cuál será el resultado de las protestas de los pocos y el silencio de los muchos?
La exclusión de mujeres y judíos progresistas del Muro es un síntoma de una cuestión mucho más amplia, la lucha en el corazón del pueblo judío entre los que creen que deben dictar a todos como se debe practicar el judaísmo y como debe ser gobernado Israel y quienes creen que sin el fundamento de la democracia en Israel y la Diáspora está en peligro la unidad del pueblo judío y su futuro.

Acerca de Alicia Korenbrot

Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: