Eso respondemos cuando alguien nos dice que tiene roto el corazón. Sin embargo, los estudios científicos parecen demostrar que en efecto, una emoción intensa sí puede dañar nuestro organismo, en específico, nuestro músculo cardiaco.

Desde la década de 1970, biólogos y veterinarios descubrieron que muchas especies —alces, antílopes, ballenas, delfines, murciélagos, nutrias, monos y algunas aves— sufrían daño en el corazón si tenían una emoción muy intensa. A este padecimiento lo llamaron «miopatía de la captura», y se desarrolla así́: cuando un animal se percata de que es perseguido y siente que su vida corre peligro, la adrenalina comienza a llenar su torrente sanguíneo, de tal forma que se convierte en una especie de veneno que afecta a todos sus músculos, en especial al corazón, lo cual deriva en un ataque cardiaco.

Si a otras especies les ocurre, ¿por qué no a la humana? En efecto, diversas investigaciones indican que también el ser humano es susceptible a enfermar del corazón al recibir un impacto emocional. Por ejemplo, el

17 de enero de 1994, cuando se produjo uno de los terremotos más intensos en la ciudad de Los Ángeles, se reportaron más muertes por ataques cardiacos que en un día común y corriente. Asimismo, se han detectado casos de personas que, sin tener antecedentes ni señal alguna de enfermedades del corazón, sufren un ataque tras recibir una mala noticia. Tal parece que, en efecto, no es tan difícil romper un corazón.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUna lucha sin fin
Artículo siguienteNikki Haley: a menos que la ONU rectifique las reformas del Consejo, Estados Unidos está fuera
Somos un nuevo concepto cultural, llevamos 15 años en el mercado, logrando que la cultura y la lectura sean vistas de manera entretenida, con más lectores en México. La intención de la revista es hacer de cada encuentro con el lector, una reunión de opiniones, notas y datos gratos y placenteros; hacer pasar momentos alegres, divertidos y llenos de, sí, ¡Algarabía!