Diario Judío México - Ubicado en la región norte de Guanacaste, cerca de la ciudad de Bagaces, Río Perdido Hotel and Thermal River tiene una ubicación única dentro del bosque seco tropical de Costa Rica. Flanqueado a ambos lados por dos profundos cañones, el albergue está rodeado por cordilleras volcánicas cubiertas por bosques de arboles enanos.

En el interior del país, ubicado en el borde de un pequeño cañón, cerca del Parque Nacional Volcán Tenorio, Río Perdido destaca por su ubicación remota y fácil acceso al poco visitado Parque Nacional Palo Verde; una de las mejores ubicaciones de observación de aves y vida silvestre en Costa Rica.

Con solamente el cinco por ciento de la propiedad de Rio Perdido utilizada para la infraestructura del hotel, se ha logrando tener el menor impacto posible en su entorno. Adaptarse a la topografía del destino jugó un papel muy importante en el diseño del concepto que resultó en un espacio donde la naturaleza manda y nosotros somos espectadores de sus maravillas.

Familiarizándose aún más con los elementos inspiradores del diseño arquitectónico, el sitio para el hotel se ubicó al norte de la convergencia de los ríos, lo que significa que este hotel está rodeado por dos cañones. El del Río Blanco, que se podría describir como un cauce con paredes altas verticales con un caudal de agua fresca y el otro, el del Rio Perdido, con sus aguas termo-minerales.

Costa Rica es conocido por sus cientos de recorridos en tirolesa por todo el país, pero el Canyon Adventure de Rio Perdido es verdaderamente innovador. Bajo la guía de reconocidos diseñadores de aventuras, han creado una secuencia única. El inspirador cañón de Río Blanco es el escenario principal de esta increíble aventura que ofrece 15 plataformas, seis sobre la roca y nueve suspendidas de las paredes del canon, un cable péndulo, un “Tarzan swing” de 15 metros, un puente “desafío” de 30 metros, 4 vía ferratas con longitudes desde cuatro hasta nueve metros y 5 cables de tirolesa con longitudes desde los 80 hasta los 250 metros. Todo para vivir una experiencia de adrenalina pura en un entorno natural que nos roba el aliento.

Este mágico escenario puede ser apreciado desde los lujosos bungalos del hotel de tal manera que los elementos de la naturaleza pueden ser apreciados por doquier, en la brisa imperante, la clara luminosidad y los sonidos del bosque que nos rodea. Una de las técnicas que se utilizó para respetar la topografía del terreno es el uso de arquitectura de pilones. Esto significa que los bungalows están suspendidos sobre siete columnas ancladas en el suelo, creando unos espacios simplemente mágicos y muy bellos.

Estos bungalows están distribuidos en tres diferentes terrazas de acuerdo a la gradiente del terreno y varias pasarelas elevadas unen a los bungalows con los senderos y vías principales del sitio, todo construido con madera, mezclándose con la frondosa vegetación.