El día 29/1 en el programa Intratables fueron invitados algunos abogados para opinar sobre los diversos informes que presenta el conductor. Estaba entre ellos Daniel LLermanos ex-juez devenido en abogado penalista mediático, quien en un momento del debate con otro colega, comparó la situación de los presos en las cárceles del país diciendo que era un .
Casi inmediatamente recibió una réplica del periodista Ceferino Reato que fue interrumpido en varias oportunidades por LLermanos que le acusó de pensar como Mussolini o Hitler. En primer lugar usar la palabra en estas circunstancias es de una ignorancia supina digna de un negacionista de la Shoá, es victimizar nuevamente a los 6 millones de judíos asesinados en Europa, los campos de concentración, las cámaras de gas y los hornos crematorios en el período más trágico, siniestro y criminal de la Historia de la Humanidad.
Por supuesto que luego acusar al periodista de Mussolini o Hitler es digno de una persona con una patología mental de tipo criminal pues tiene la violencia latente para la discusión o el debate. La producción del programa debería pedirle a LLermanos que se disculpe en forma pública, no invitarlo más al canal América y denunciarlo al INADI.
No se deben permitir expresiones que exacerben el antisemitismo latente. Con su sabiduría judía, hace cientos de años Salomón ben Yehuda ibn Gabirol dijo:”Puede que te arrepientas de tu silencio una vez más, pero de tus palabras te arrepentirás dos veces”.
Jorge Rubnicius
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorThe Dangerous Oasis of Consumer Technology
Artículo siguienteAustria comparte la responsabilidad del Holocausto, dijo su presidente en visita a Israel
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.