Diario Judío México - ¿El futuro presidente de Estados Unidos?

El presidente negro, moreno o afro-americano. Para los judíos jóvenes significa cambio, para los adultos y adultos mayores la idea de un presidente negro los aterra.

¿Qué sucedió entre los negros y los judíos?

Las relaciones entre estas dos minorías eran de mutua protección. En la marcha de los derechos civiles de la Cd. de Montgomery, Alabama, en marzo de 1965, el célebre rabino Abraham Yoshua Heschel iba mano con mano con los ministros de color Martin Luther King y Ralph D. Abernathy, a fin de apoyar las protestas a favor de los derechos sociales, económicos y políticos de la gente negra. Los judíos veían en esta acción, la protección de sus propios derechos. A la vez que defendían los valores de la democracia y el liberalismo. En 1954 la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos declaró en contra de la segregación racial de las escuelas. Algunos blancos y en especial los líderes judíos tuvieron un rol importante en la defensa de ayuda a los negros; también estaban activos en el liderazgo de las organizaciones radicales negras. La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (N.A.A.C.P). Un judío, Julius Rosenwald, donó millones de dólares para las escuelas públicas y vivienda para los afroamericanos.

Después del ’54, los negros demandaron igualdad en lo social, la política y la economía. Después de la guerra de Corea y la desgregación en las fuerzas armadas, a principio de los 60’s los estudiantes negros estaban muy activos en los movimientos de los Derechos Civiles. Estos movimientos atrajeron a muchos estudiantes judíos incluso, dos de ellos fueron asesinados en Mississipi.

El rompimiento de la participación de los judíos en los movimientos de Derechos Civiles, se debió a la desilusión que sintieron los negros con la sociedad blanca. Después del asesinato de Kennedy en el ’63 y el patrocinio de Lindon B. Johnson de la legislación para una declaración final sobre los Derechos Civiles y la legislación contra la pobreza (1964-’66), la desilusión de los estudiantes negros y blancos comenzó a cundir, La legislación que había dado esperanza a la comunidad negra no recibió los fondos requeridos en el Congreso de Estados Unidos. Lo cual se tradujo en una victoria vana.

La desilusión enajenó a los negros de la sociedad blanca. Los militantes negros se tornaron extremistas y algunos de ellos expresaron sentimientos antisemitas. Debido a esto la ayuda financiera de los judíos fue negada. Los estudiantes blancos se radicalizaron acerca de la Guerra de Vietnam y juzgaron que dicho conflicto era una expresión de la enfermedad social de los Estados Unidos. Los judíos fueron rechazados por las organizaciones pro Derechos Civiles de la Gente de Color. Lo que siguió fue la violencia y la destrucción urbana, que afectó directamente a la población judía del norte del país.

El negro, que tiene sus raíces históricas en el cristianismo, comenzó a crecer. Se argumentaba que este negro era esencialmente blanco. Basados en hechos reales en que el judío muchas veces era el único blanco en los barrios negros, como dueños de tiendas, propietarios de inmuebles, trabajadores sociales y maestros. La crisis urbana en los ’60 involucró a los negros contra los judíos.

La huelga de los maestros del ’68 y ’69, hizo erupción y hubo un temor latente entre las comunidades, lo que causó el surgimiento de la Liga de Defensa Judía. Misma, que a partir de 1967 comenzó a crecer. La actitud de los judíos empezó a cambiar hacia los negros, claramente. Lo que desembocó en violencia entre ambos grupos. Los periódicos dieron amplia publicidad a este hecho.

Este es el origen de las fricciones entre la gente de color y los judíos.

Después de la Guerra de los Seis Días, en 1967, hubo una crisis que se desarrolló entre muchos miembros judíos de la nueva izquierda. Los militantes negros, sus simpatizantes de los árabes, tacharon a los israelíes como “puercos”, denunciando el nacionalismo kosher así como su imperialismo, etc. Además, la nueva izquierda acusó a los Estados Unidos de ser el símbolo del capitalismo y el imperialismo y que daba armas a , el cual era el acérrimo enemigo de los árabes. Los negros se aliaron al Tercer Mundo y recibieron el apoyo de los rusos y sus sucursales, como el maoísmo y afines. Esta crisis hizo que los judíos se apartaron de la nueva izquierda y sus manifestaciones.

Esa separación empezó en septiembre del ’67, cuando se organizó la conferencia de la Nueva Política, organizada por la Nueva Izquierda en Chicago. Los negros insistían en pasar una resolución denunciando a la Guerra Imperialista Sionista en el Medio Oriente. Los judíos se molestaron por dicha resolución.

A esto siguieron declaraciones del Reverendo Farrakhan, quien llamó al judaísmo la religión de los caños, al igual que Malcom X, quien fue un líder de los musulmanes negros, y que mostraba su hostilidad hacia los judíos.

Todo esto, vino a reflejar la actitud antisemita de los negros, incluso Jessy Jackson, quien llamó a Nueva York, Hyme Town, es decir Ciudad de los Judíos. Todas estas actitudes influyeron en la actitud de alejamiento y desconfianza de los judíos hacia los negros. En resumen, me parece que los negros prefieren enfrentar a los judíos, en lugar del Stablishment blanco, que es fuerte y es la mayoría.

Sin embargo, y de acuerdo con Obama y los sondeos de opinión, el voto judío le ha favorecido en lugar de Hillary Clinton. Según el panorama, podemos decir que Obama está siendo apoyado por la clase más instruida y más poderosa.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa Culpa
Artículo siguientePor siempre joven