En 1938, Esther Levin, de 12 años, viaja sola desde Polonia al puerto de La Habana para reunirse con Abraham, el padre al que no ve desde hace tres años. En el camino, escribe cartas compulsivamente a su hermana menor Malka, a quien extraña desesperadamente. Pero no se envía una sola carta.

Desde el principio, hay algo intrigante en el libro de Middle-Grade “Cartas desde Cuba”. Como su título lo indica, es una novela epistolar, inspirada en la de la abuela materna de la autora Ruth Behar.

Esther Levin, de la vida real, hizo el viaje desde Govorovo, Polonia, a en el período de entreguerras. El plan de su padre era ganar suficiente dinero para el pasaje del resto de la familia. La decidida Esther logró convencer a sus padres de que le permitieran, como niña mayor (pero no hijo), ser la primera en unirse a su padre.

La abuela de Ruth Behar, Esther (tercera desde la izquierda en la primera fila, con vestido blanco) con su familia en Agramonte, Cuba, c. 1936. (Cortesía)

En la novela, Behar llena los espacios en blanco de la tradición familiar mientras Esther le escribe a Malka sobre todo lo que le sucede en su nuevo hogar de Agramonte, un pueblo productor de azúcar en el interior tropical y rural de Cuba, donde su padre se había mudado tres años antes para intentar ganarse la vida después de perder su negocio en Polonia.

Acostumbrada a vivir solo entre judíos de habla yiddish, Esther ahora se encuentra entre nuevos vecinos de ascendencia española, africana y china. Le presentan sus herencias y ella los invita a aprender de ella las costumbres judías.

La abuela de Ruth Behar, Esther, y el abuelo Máximo (centro y derecha) en su tienda de encajes en La Habana, con un empleado, a principios de la década de 1950. (Cortesía)

La abuela de Ruth Behar, Esther en Cuba, c. finales de la década de 1920 / principios de la de 1930. (Cortesía)

Esther le cuenta a Malka con entusiasmo sobre el descubrimiento de un talento que no sabía que tenía. Con el apoyo de su padre y amables vecinos de Agramonte y comerciantes judíos en La Habana, ella desarrolla este talento, Ayudando así a su padre a ganar más dinero -y más rápido- del que tenía como vendedor ambulante.

Esther guarda sus cartas en forma de diario para dárselas a su hermana cuando llegue. Ayudan a Esther a procesar sus nuevas experiencias y le dan la esperanza de que se reunirá con Malka y el resto de su familia antes de que se acabe el tiempo para que los judíos escapen de Europa antes de que estalle la Segunda Guerra Mundial.

En muchos sentidos, el arco ficticio de Esther Levin se asemeja mucho a la vida de la abuela de Behar. Sin embargo, la autora se desvió deliberadamente de los hechos en algunos puntos clave de la trama.

Aunque la verdadera Esther viajó sola para reunirse con su padre en Cuba, en ese momento era mayor (alrededor de los 16 o 17 años). En el libro, Esther llega a fines de 1938, cuando la amenaza de la Alemania nazi se cierne sobre Europa y los judíos experimentan un mayor antisemitismo. Por el contrario, la abuela de Behar llegó a una década antes, a fines de la década de 1920.

“Para mí era importante establecer ‘Letters from Cuba’ a fines de la década de 1930, porque la gente hace una asociación automática entre judíos, y MS St. Louis . Quería disipar algunos conceptos erróneos ”, dijo Behar.

‘Cartas desde Cuba’, de Ruth Behar ( de Nancy Paulsen)

El MS St. Louis era un transatlántico alemán que transportaba a más de 900 refugiados judíos que escapaban de la Alemania nazi y que llegó al puerto de La Habana el 27 de mayo de 1939.

El gobierno cubano rechazó el permiso de desembarco de los pasajeros.

Estados Unidos y Canadá también se negaron a proporcionar refugio a los judíos y, como resultado, el barco dio la vuelta y zarpó de regreso a Europa.

Gran Bretaña acogió a 288 pasajeros, pero el resto regresó a Europa continental, donde la gran mayoría de ellos fueron asesinados en el Holocausto.

En el libro, la familia de la ficticia Esther llega a La Habana en uno de los dos únicos barcos que lo lograron en 1939.

Café en Agramonte, hacia 1920. (Cortesía de Ruth Behar).

Si bien muchos conocen el MS St. Louis, infame barco acuñado como el “Viaje de los Condenados”, son pocos los que saben que era, en general, más acogedora con los judíos.

En 1924, Estados Unidos promulgó la Ley Johnson-Reed, que limitó severamente la inmigración desde el sur y este de Europa, entre otras partes del mundo. Como resultado, muchos judíos de Europa del Este llegaron a en el período entre las dos guerras mundiales. Los judíos de EE. UU., Alemania, Bélgica y el antiguo Imperio Otomano (judíos sefardíes de Turquía y Siria) también hicieron de la nación isleña del Caribe su hogar a principios del siglo XX.

“A fines de la década de 1920, había entre 5.000 y 10.000 judíos en Cuba”, dijo Behar.

Ruth Behar con sus abuelos maternos, Esther y Máximo, en La Habana, alrededor de 1958. (Cortesía)

Quería señalar deliberadamente que en se da la bienvenida a un número considerable de inmigrantes y refugiados judíos. Toda la familia extendida de la abuela de Behar (aparte de su abuela Hannah, que decidió quedarse y fue asesinada en el Holocausto) llegó a a mediados de la década de 1930.

Los judíos generalmente encontraron refugio y aceptación en la multicultural. Sin embargo, Behar transmite en el libro que el nazismo y el antisemitismo incluso habían llegado al lejano Caribe al presentar a un personaje que aterroriza a Esther y su padre en Agramonte.

Behar abordó previamente el tema de la inmigración en su galardonado libro de 2018, “Lucky Broken Girl”. De manera similar, dirigida a lectores de 8 a 12 años, esa novela se basó en sus propias experiencias cuando se mudó a los Estados Unidos desde en la década de 1960, luego del ascenso al poder de Fidel Castro.

“La de mi abuela parecía un lugar natural al que ir a continuación”, dijo Behar.

La boda de los padres de Ruth Behar en La Habana en 1956, con sus abuelos sefardíes a la izquierda y sus abuelos y bisabuelos asquenazíes a la derecha. (Cortesía)

Un antropólogo cultural por la formación y el comercio, Behar dijo al Times de en una entrevista desde su casa en Ann Arbor, Michigan, que siempre había querido escribir ficción, pero lo había puesto fuera durante años. Su éxito con “Lucky Broken Girl” demostró que tenía un don para ello y la animó a abordar otra narrativa para lectores jóvenes con una protagonista femenina fuerte.

Ruth Behar (Gabriel Frye-Behar)

Un experto en Cuba, Behar ha viajado a la nación insular en innumerables ocasiones durante los últimos 30 años. Sin embargo, hizo una investigación de campo específica para “Carta desde Cuba”. Visitó Agramonte nuevamente en diciembre de 2018, queriendo comprender mejor el lugar.

“Me quedé unos días con una familia local en una casa humilde en el campo. Me reuní con historiadores y ancianos locales y visité las ruinas de las plantaciones de azúcar. Me aseguré de estar allí para las bembés [ceremonias de bailes africanos de origen religioso] ”, dijo.

Behar también reflexionó sobre cómo los residentes judíos de pueblos tan remotos se adaptaron a su entorno, pero lograron mantener su práctica judía, un hilo constante a lo largo de “Cartas a Cuba”.

Al final del libro, está claro que en solo un año, Esther, que ahora habla español con fluidez, ha adoptado a como su nuevo hogar y solo mira hacia el futuro.

Ruth Behar de niña frente a la Sinagoga Patronato en La Habana (también conocida como Beth Shalom), alrededor de 1959. (Cortesía)

Esther, como su contraparte en la vida real, eventualmente termina en La Habana, donde puede ser parte de una comunidad judía más grande.

La abuela de Behar, Esther, y el abuelo Máximo se mudaron a la capital a mediados de la década de 1940 después de ganar la lotería. La pareja abrió una tienda de encajes en la capital. Allí criaron a sus hijos, incluida la madre de Behar.

“La generación de mis padres se sentía totalmente cubana, pero al mismo tiempo disfrutaba de una comunidad judía con todas las instituciones como escuelas judías, sinagogas, un centro comunitario judío y un cementerio”, agregó.

Behar dijo que estaba segura de que si no hubiera ocurrido la Revolución, su familia y la mayoría de los otros 15.000 judíos de todavía estarían allí. (El número de judíos que quedan en hoy cuenta en cientos , y muchos se van a y los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades económicas).

“Esperaban quedarse. Eran felices allí y encontraron una vida pacífica ”, dijo Behar.

Clic aquí para adquirir la novelo "Cartas desde Cuba"