Se cumple ahora un año de la muerte de dos gigantes en el campo de la neuro-geriatría. Ambos de origen judío, dedicaron su carrera al estudio de la enfermedad de Alzheimer, recibiendo fama internacional por innovaciones sin precedente. Como veremos, su trabajo fue complementario, pero laboraron independientemente y vivieron en distintos estados de la Unión Americana. Por coincidencia, murieron sólo pocos días uno del otro, bajo circunstancias muy diferentes (uno por causas naturales a los 79 años, el otro por un accidente a los 62). Estos investigadores fueron los que realizaron los primeros estudios clínicos que resultarían en la estandarización del diagnóstico (Dr. Berg), y el primer tratamiento farmacológico (Dr. Thal) de la enfermedad de Alzheimer.

El deterioro mental progresivo del que hablamos, ya había sido reconocido y descrito a través de la historia, pero fue el médico alemán Alois Alzheimer quien en 1906 identifica las anormalidades anatómicas e histológicas en el cerebro de estos pacientes. El Dr. Alzheimer tuvo una paciente anciana que padeció durante muchos años de problemas severos de memoria, confusión y dificultad para entender las preguntas que se le hacía acerca de su vida cotidiana. Al morir, le hizo la autopsia y se dio cuenta que en su cerebro había depósitos densos alrededor de las células nerviosas (las llamó placas neuríticas) y que dentro de esas células había fibras trenzadas (las designó nudos neurofibrosos). Es por tales hallazgos que esta enfermedad degenerativa lleva su nombre, y aún hoy, para poder hacer el diagnóstico definitivo, es necesario que estos cambios estructurales estén presentes; sin embargo, se han hecho avances en el diagnóstico clínico y es en esta área donde nuestro primer personaje hizo sus aportaciones.

Leonard Berg (1927-2007) nació en St. Louis, Missouri, EUA. De clase media-baja, tocaba el clarinete y el saxofón para ayudarse en sus estudios universitarios. Se gradúa de médico en Washington University de su ciudad natal en 1949, e hizo su internado y residencia en neurología, en el Hospital Barnes de St. Louis, el Neurological Institute de Nueva York (Columbia-Presbyterian Medical Center) y en el NIH (National Institutes of Health -Institutos Nacionales de Salud) en la ciudad de Washington. Al terminar, fungió como instructor de neurología en el Columbia y luego en Georgetown University (Washington, DC) pero poco tiempo después, abre un consultorio particular en St. Louis y para 1955 era también médico adjunto de medio tiempo en el Barnes.

El Dr. Berg tuvo desde siempre un interés especial en pacientes con Alzheimer; en el año de 1970 funda casualmente un "grupo de discusión" compuesto por médicos interesados en las demencias, los cuales se juntaban "a la hora del lunch" para discutir sus casos. Durante estas reuniones Leonard se da cuenta de que sus colegas, al igual que él, notaban en algunos pacientes ciertos rasgos clínicos que eventualmente se tornarían en la enfermedad de Alzheimer. Así, comienza a desarrollar un sistema de preguntas para sus pacientes, que le permiten distinguir muy tempranamente las diferencias entre los cambios mentales normales que ocurren por edad, de los cambios que ocurren en la demencia senil. Sus resultados son recibidos con gran admiración por el ámbito médico y en 1972 se le nombra Profesor de Neurología Clínica del Washington University en St. Louis (WUSTL).

Berg continuó haciendo observaciones importantes en su práctica privada y sus conclusiones llamaron tanto la atención, que en 1979 el NIH le otorga una bolsa de investigación ("grant") por 4 años para que continúe con esas indagaciones, pero ahora formalmente en el WUSTL, siguiendo los rigores que exige el método científico y sin preocupación por gastos. Se le encargó utilizar y perfeccionar su sistema para comparar, a largo plazo, a los 2 grupos mencionados (pacientes ancianos sin y con demencia), realizando en ellos chequeos físicos y mentales detallados. El Dr. Berg terminó haciendo un trabajo monumental, pues estudió exhaustivamente a ¡3000 voluntarios durante 30 años! Ese proyecto, llamado por sus siglas inglesas MAP (Memory and Aging Project) utilizó pruebas cognitivas de memoria y lenguaje en esos sujetos y las relacionó a sus actividades cotidianas en su comunidades. Las preguntas consistieron acerca de las diligencias diarias, los hobbies y las tareas simples, tales como poder calcular los gastos mensuales del hogar. Los resultados fueron expresados numéricamente, siendo el 0 =asintomático, el 0.5 =posible demencia y hasta 3.0 representaba manifestación severa de la enfermedad. Así, por primera vez en la quedaron establecidos los parámetros para la evaluación sistematizada de la demencia y la detección temprana de la enfermedad de Alzheimer. Esta forma de marcación fue denominada CDRS (Clinical Dementia Rating Scale - escala de clasificación clínica de la demencia) y se usa hoy mundialmente para diagnosticar y establecer la severidad del padecimiento. Además, el estudio demostró en forma científica que la enfermedad de Alzheimer comienza a atacar el cerebro décadas antes que el paciente muestre los síntomas obvios de pérdida de memoria y/o disminución de las funciones mentales y se utiliza actualmente por los centros de investigación del Alzheimer en todo el mundo.

Para este tiempo Berg había adquirido fama y era invitado a dar conferencias tanto a escala nacional como internacional. En 1985 se le otorga otro "grant". Esta vez por el NIA (National Institute on Aging - Instituto Nacional sobre el Envejecimiento) para que comience un centro de investigación de Alzheimer. De esta manera, Leonard funda el Alzheimer's Disease Research Center (ADRC) en el Washington University de la ciudad de St. Louis, del cual han salido innovaciones importantes. Desde entonces, el establecimiento ha adquirido renombre universal; Berg fue su director hasta 1998.

El Dr. Berg deja su práctica privada en 1989 al ser nombrado profesor de tiempo completo de neurología en WUSTL, siendo también consultor de neurología en otros tres hospitales. En 1992 dio testimonio al Congreso de la Unión acerca de la enfermedad de Alzheimer, con énfasis a lo referente al terrible aislamiento social que sufren los pacientes como consecuencia de su demencia y recomienda la creación de fondos gubernamentales para combatir ese tipo de adversidad.

El Dr. Berg recibió un sinnúmero de premios y reconocimientos, entre otros: el Peter H. Raven Lifetime Award de la Academia de Ciencias de St. Louis, el Lifetime Achievement Award, y el Public Service Award, los dos últimos otorgados por la Asociación Norteamericana del Alzheimer. Fue miembro distinguido de muchas asociaciones neurológicas y presidente de la Junta Americana de Psiquiatría y Neurología durante 1985. Se distinguió como administrador médico del WUSTL, y durante más de una década, perteneció al Consejo Científico Nacional de la Federación Americana para la Investigación de la Vejez (National Scientific Advisory Council of the American Federation for Aging Research).

Finalmente, de 1993 a 1995, prestó sus servicios al Grupo Consultivo del Congreso en relación a la enfermedad de Alzheimer (Congressional Advisory Panel on Alzheimer's Disease) y si fuera poco, fue jefe del Consejo Médico y Científico de la Asociación Nacional del Alzheimer (Medical and Scientific Advisory Council of the National Alzheimer's Association) de 1991 a 1995.

El Dr. Berg falleció de un accidente vascular cerebral a los 79 años. A su muerte, el ADRC recibía 25 millones de dólares anuales en "grants" federales, adjudicados para la investigación de la demencia. Lo que comenzó como juntas triviales durante su "lunch", terminó en el establecimiento del centro mundial más comprensivo de estudios de investigación clínica de la enfermedad de Alzheimer.

Continuará...

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl milagro de Santa Carelia Curié
Artículo siguienteApreciar la vida tal como se presenta

Se gradúa de médico en México con mención honorífica en la UNAM y cursa su internado y residencia en pediatría, en los hospitales del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York. Su historia como profesionista en medicina en vasta llegando a ser varias veces Director de afamados nosocomios en los Estados Unidos.

Actualmente practica la medicina privada y es miembro de la Academia Americana de Pediatría además de consultor.

Sus escritos han sido publicados en Contemporary Pediatrics y Pediatrics in Review y tiene ya varios años colaborando en "Foro", dando a conocer las biografías de personajes destacados de origen judío en la medicina mundial.