Diario Judío México - En enero de 1943 tuvo lugar en un episodio clave de la Segunda Guerra Mundial: la Cumbre de Casablanca, un encuentro entre los líderes aliados en el que se definió el curso a seguir en la fase final de la contienda y se determinó por primera vez la “rendición incondicional” de Alemania, Italia y Japón.

Roosevelt, Churchill y De Gaulle se reunieron allí para decidir la estrategia aliada inmediata. El gran ausente fue Stalin por encontrarse inmerso en Stalingrado, aunque envió delegados. Fue el presidente de EE.UU quien demandó dicha decisión extrema. Tanto Churchill como Stalin desaprobaron la exigencia, al igual que funcionarios estadounidenses del más alto nivel, excepto Eisenhower.

La adhesión pública a esta postura era sensible, ya que desechaba cualquier posibilidad de negociar acuerdos con Alemania o Japón. Ante la intransigencia de Roosevelt, los líderes decidieron que era indispensable que el Eje no sólo fuera derrotado en el campo de batalla, sino que también se erradicaran las ideologías que impulsaban sus acciones: el fascismo y el nazismo.

No obstante, renombrados historiadores estimaron que el reclamo obsesivo de una rendición incondicional sin una salida política contribuyó a prolongar la guerra dos años más – con todas sus desgracias y consecuencias – ya que la propaganga interna nazi animó a una mayor resistencia contra los aliados. También argumentaron que sin la demanda de una rendición incondicional Europa Central no hubiese caído tras la Cortina de Hierro ni se hubiera inciado la exaltada carrera nuclear tras ser bombardeas Hiroshima y Nagazaki.

La ideología de rendición incondicional supone una presión psicológica sobre un adversario más débil. La misma llevó a un cuestionamiento recurrente durante los durísimos años de posguerra por parte de muchos intelectuales respecto a cómo fue posible un conflicto de dimensiones tan crueles e inhumanas. Esto condujo al nacimiento de una filosofía del nihilismo y la desesperanza, que cuestionó la fe positivista en la razón y el progreso.

y Hamás no son la Alemania nazi o Japón. Netanyahu tampoco es Roosevelt o Churchill. Por ello, cuando Bibi declaró desde París a los medios israelíes que “no hay una solución política con Gaza, así como no hay una solución política con ”, limitó el desenlace de los conflictos a una supuesta rendición incondicional de ambos enemigos, pero con un agregado: a diferencia de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, él no está dispuesto a pagar el precio que le exige su ideología. Es así que su intransigencia es interpretada por sus enemigos como una cruzada sin ninguna otra salida posible que, en el peor de los casos, lleva a violentos enfrentamientos y, en el menos peor, a negociaciones de treguas esporádicas con terroristas mafiosos.

Esa política de status quo de Netanyahu de sólo reaccionar ante los hechos, tiene graves consecuencias. Deja la iniciativa en manos de sus enemigos. Son ellos, arrinconados sin posibles salidas políticas, quienes deciden cuándo, cómo y dónde atacar, en qué dimensiones e intensidad y cuándo aceptar un cese de fuego determinando el período en el cual millones de israelíes dejarán sus quehaceres diarios para refugiarse en los búnkers. Debido a ello, pudo suceder que, durante ocho largos meses, Hamás con barriletes incendiarios y globos de helio cargados con explosivos, consiguió mantener en vilo a Tzáhal con todo su poderío, mientras los habitantes de la frontera con Gaza veían desesperados como ardían sus cosechas y sus bosques y como la Fuerza Aérea israelí bombardeaba una y otra vez edificios de oficinas vacías, supuestas fábricas de misiles o estaciones de TV de Hamás que volvían a funcionar de inmediato.

Teniendo en sus manos un tremendo poder de disuasión, Netanyahu nunca debería pactar con terroristas asesinos ni pagar “protection” a mafiosos para comprar una calma que todos sabemos que es brevemente transitoria y eventual.

debería tener la iniciativa en sus manos y usar su enorme poder de disuasión para que esos mafiosos sepan que de seguir como hasta ahora su vida y la de los suyos corre un serio peligro de dejar este mundo..

Todo eso se puede leer en el best-seller de Netanyahu en español, en el cual explica en detalles cómo se debe derrotar al terrorismo. Lo que sucede es que Bibi escribió sólo la teoría tal como la aprendió de su padre, Bentzion, el historiador. Pero le resultó que en la práctica es más fácil pagar a terroristas que combatir contra ellos; especialmente antes de elecciones en las que soldados fijos y reservistas muertos no votan y hay que empezar a dar explicaciones a comisiones nacionales de investigación. Eso no es nada “higiénico”. Por lo tanto, es preferible calcular cuántos cohetes Grad – o más sofisticados – podrá comprar Hamás con los 15 millones de dólares por mes que Netanyahu les deja recibir desde Qatar, que entran cómodamente en valijas de cuero por el Aeropuerto Ben Gurión y van directo a Gaza por el paso fronterizo de Erez. Negocio redondo.

Poder de disuasión no significa necesariamente salir a una guerra. Disuasión no es blanco o negro. Vale mucho la pena leer el libro del Premio , el ya fallecido general de Tzáhal Yehoshafat Harkabi, “Guerra y Estrategia” – Miljamá Veestrateguia -, que todavía se estudia en las mejores academias militares del mundo. En él se aprende que existen múltiples tipos de disuasión para impedir, prorrogar y hasta incluso para incitar (sí, sí, también para eso) a la violencia limitada o prologada. Según la obra maestra de Harkabi, que todo general de Tzáhal o jefe de los servicios de seguridad de conoce, hay que elegir la que más favorece a la seguridad de los ciudadanos, no al próximo ministerio de los futuros candidatos.

Una prioridad estaba clara para Harkavi: siempre debe tomar la iniciativa hasta para impedir una guerra, pero nunca dejarla en manos enemigas ya que ello lleva a perder el poder de disuasión. Si es siempre quien toma iniciativas, puede elegir el mejor método de disuasión que le convenga, sabiendo que el enemigo así lo entiende y que se tiene que cuidar muy bien por ello.

Un ejemplo: En la pasada Segunda Guerra de Líbano (2006), destrozó hasta los cimientos toda la Dahia, el barrio exclusivo de Hezbolá en Beirut. Cientos de muertos, miles de heridos y todo el mundo acusándolo de Estado asesino. Pero desde entonces hasta hoy, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, vive en un búnker y sale de él esporádicamente siempre acompañado de niños, por las dudas. En un reportaje después de la guerra afirmó que si hubiera evaluado semejante reacción de , no hubiese ordenado el atentado contra los blindados de Tzáhal en la frontera que llevaron al inicio de los combates.

En síntesis:

1) La política de rendición incondicional adoptando el status quo como doctrina sin buscar alternativas posibles, es más de lo mismo; caminar sin avanzar. Se trata de una “no-política” que es la peor manera de hacer política

2) Cuándo y de qué manera disuadir son propuestas que los responsables de seguridad deben proponerle al gobierno y éste es quien debe decidir para conseguir, como primera prioridad, la mayor seguridad para todos los ciudadanos de .

3) Pactar con terroristas mafiosos es pasarle la iniciativa al enemigo.

Por último: Si algo caracterizaba a Itzjak Rabin, era que nunca le dejaba la iniciativa al enemigo; nunca dejaba de planificar y accionar. El resultado de la Guerra de los Seis Días (1967) lo demuestra. Esa victoria no se consiguió porque Moshé Dayán fue nombrado ministro de Seguridad dos días antes de que se desencadenara, sino porque Rabin preparó a Tzáhal durante cuatro largos años para esa posible eventualidad sin ninguna necesidad de exigir de antemano la rendición incondicional de sus enemigos.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorEgipto cambia nombres de sus calles: los símbolos importan
Artículo siguienteJudíos se manifiestan en Estados Unidos contra conferencia antiisraelí
Educador, profesor y maestro; más de 30 aňos de experiencia en educación formal e informal, dentro y fuera de Israel.Escritor y periodista, Últimos libros publicados:"Dos aňos en el desierto"; Ed. Milá; Bs.As; 2005."Sobre encuentros y despedidas"; Ed. Milá; Bs.As.; 2006.Ambos fueron presentados en la 33ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires bajo el título "Libros sin Fronteras" en 2008.Numerosos artículos sobre historia del pueblo judío, análisis político de Oriente Medio y pensamiento judaico fueron publicados en "Proceso" de México, "Excelsior" de México, "Nueva Sion" de Argentina, "Revista Horizonte" para América Latina, "Radio Jai" de Argentina, "Paz Agora Br" de Brasil, "Semanario Hebreo" de Uruguay, "Semana.co.il", "Argentina.co.il", "Porisrael.org" y en decenas de portales, sitios y blogs de Internet en Israel, América Latina y España.Instrucción académica:Licenciado en Educación Social, Historia, Filosofía, Historia del Pueblo de Israel, Historia de Oriente Medio y Pensamiento Judaico; Universidad de Haifa.Maestría en Ciencias Políticas; Universidad de Haifa.Título de docente para universidad y escuelas secundarias; Universidad de Haifa.Idiomas: hebreo, espaňol, portugués, inglés.Ocupación:2009 - 2010* Director editorial de www.semana.co.il y www.argentina.co.il2008 - 2009* Director de Contenidos de la empresa Zeeng - Comunicación en alta tecnología: www.zeeng.com2003 - 2008* Director del proyecto educativo-vivencial "Coexistencia Pacífíca" entre judíos y árabes del Kibutz Metzer y la aldea árabe Meisir. Organización de seminarios en todos los idiomas para grupos de jóvenes estudiantes de Israel y de todo el mundo y diferentes organizaciones en general. Galardón CICLA 2009. www.metzer.org.il/dukium/index.htm* Director ejecutivo y de contenidos de "Latina Media Group", empresa que construye y difunde portales comunitarios latinos en Internet en español, portugués y hebreo: www.latinamediagroup.com2000 - 2003* Representante de la Dirección Sionista Mundial en México y América Central. Director del Departamento de Aliá del la Agencia Judía en la zona. Responsable por la hasbará israelí en toda la región, desde México a Panamá.1997 - 2000* Centralizador de recursos humanos del Kibutz Metzer y de susindustrias. Responsable por la instrucción académica de sus miembros.1993 - 1997* Secretario General del Movimiento Juvenil Educativo Hashomer Hatzair y la Unión Mundial de Meretz. Director del Departamento de Educación y Latinoamericano del movimiento. Director de todos los grupos de jóvenes que llegaban a Israel en diferentes planes educativos. Organizador de los viajes a Polonia y sus seminarios.1985 - 1993Profesor, educador y maestro en la Universidad de Haifa y en laescuela secundaria regional israelí Mevoot Irón.1980 - 1984Sheliaj Educativo-Comunitario de la Agencia Judía en la Comunidad Sefaradí de México, en el Movimiento Juvenil Educativo "Dor Jadash" y en el Colegio Sefaradí de México.