Diario Judío México - Uno de los mejores hombres que el mundo ha tenido, el hombre que Dios usó poderosamente para extender el evangelio de una manera impresionante en el mundo entero, quien unió en su tiempo a la Iglesia en todas sus expresiones como un sólo cuerpo en sus multitudinarias campañas, ha dejado esta tierra, para estar al lado de aquel a quien sirvió durante toda su vida a nuestro señor Jesucristo.

Tuve la oportunidad de escucharlo predicar personalmente en una de las pocas ocasiones que visitó a nuestro país, en el año 1987 en la arena México, lugar que no fue suficiente para contener y albergar las multitudes que venían de diferentes lugares de nuestro país para oír la palabra de Dios que resonaba con poder en ese tiempo en la voz de .

Y fue precisamente en esa visita que pasó algo maravilloso y sobrenatural que me une a él, que comparto a continuación, como es sabido antes de que tuvieran lugar las reuniones multitudinarias su equipo personal, es decir, su equipo inmediato salía a visitar a las iglesias y denominaciones importantes que podrían aportar un buen número de creyentes y no creyentes, es decir, gente invitada, para así animar a los líderes principales de esas denominaciones para que asistieran y confirmar que efectivamente iban a estar allí.

Y en esa parte de las actividades del equipo de , el hombre de su confianza el reverendo Bill Conard visitó nuestra pequeña iglesia donde yo me reunía en aquellos tiempos, la cual además de ser pequeña estaba en una colonia muy alejada del centro de la ciudad, razón por lo que no calificaba para ser visitada y menos por el hombre principal de para esa campaña en México; pero nos queda muy claro, ahora después de los años, que fue la mano de Dios Quien llevó a esa pequeña iglesia a Bill Conard, enviado especial de Dios, quien al llegar da un mensaje de evangelio y al final, la gente conmovida recibe a Cristo en su corazón y en ese momento tan emotivo me designa como pastor, me llama al Pastorado , lo cual no tiene lógica ni razón ni protocolo ni nada de ello aunado a que yo tenía sólo unos meses de pertenecer a dicha iglesia.

Así que este acto fue totalmente inédito y estuvo fuera de todos los parámetros tanto de la misma asociación de como de los parámetros de nuestra pequeña iglesia, pero así sucedió, por lo tanto tengo el privilegio de haber sido llamado al ministerio Pastoral por la Asociación Evangelista , gracias a Dios que me concedió recibir parte de la influencia y unción de este gran siervo de Dios, estoy agradecido por el ministerio de del cual alcance una parte de ello. Posteriormente se darán más detalles de este acontecimiento para ver la magnitud de la mano poderosa de Dios en este particular, que Dios les bendiga y que Dios bendiga la memoria de , gracias. Soy el pastor Felipe García Hernández, pastor y fundador de la Iglesia Comunidad Evangélica Patmos y Presidente y fundador de PAAZ, Pastores que Aman y Apoyan a Zion.

A la orden en [email protected]