Diario Judío México - LA MARCHA

Llegamos.

Fuimos porque ir fue preciso.

Necesario. Indispensable.

Imposible faltar a celebrar la vida en aquel lugar donde morímos más de un millón de veces.

-Birkenau es un campo dividido en dos. Los separan 3.2 kilómetros; los une una vía de tren.

A se iba a trabajar, a Birkenau a morir. En no hay cámaras de gas ni crematorios ni fosas comunes. Esas están en Birkenau.

es el campo chico, es donde está la casa de Rudolf Höss, donde viven los oficiales de la SS.

Es también donde todavía está el cadalso, las dobles cercas de púas electrificadas, el pasillo que recorren los guardias y sus perros, las bestias y sus animales.

Antes de marchar recorremos algunos de los bloques. Vemos las fotografías tomadas por los Nazis para “demostrar” el buen trabajo que hacían. Las caras aterrorizadas, los cuerpos demacrados, los huesos que se asoman por debajo de la piel y los harapos.

En un bloque vemos pintadas en las paredes réplicas de los dibujos que hacían los niños en y Theresienstadt.

Vemos la industria de la muerte sistematizada. Una montaña de anteojos, miles de maletas, una fosa completa de utensilios de cocina, un cuarto entero de zapatos apilados, un depósito de cabello.

Esta recopilación pareciera ser el tesoro que juntaron ‘de algo servirán estos judíos‘. Es la economía de guerra. Todo sirve. Todo abona.

Hoy es la . Venimos de todos los rincones de la Tierra. Doce mil judíos marcharemos por la vida.

Hay un grupo grande de Japón, donde no hay ni ha habido presencia judía. Vienen a honrar a uno de los suyos. Chiune Sugihara, el único nipón Justo Entre las Naciones, salvó a 6,000 judíos con escudos de papel y tinta. Era vice-cónsul en Lituania y estampó visas incluso en el tren de partida cuando es ordenado por su gobierno a regresar.

Nos formamos para marchar. Estamos detrás de la reja. El Arbet Macht Frei se lee al revés. Lo vemos desde adentro.

El sol brilla. El día es inusualmente caluroso. Estamos ahí una hora. Después media hora más.

Mi padre, mi hermana, yo y los doscientos judíos mexicanos somos los segundos de la fila.

Delante de nosotros marcharán algunos sobrevivientes y sus familias, y los Presidentes de y Polonia. Si. El Presidente de Polonia marchará de a Birkenau con el de Presidente de y con todos nosotros.

Hay, también, 49 embajadores de distintos países ante las Naciones Unidas. Detrás de nosotros está el resto de los doce mil marchantes.

Escuchamos algunas palabras ininteligibles por los aparatos de sonido. Estamos impacientes.

Suena el shofar.

Tuuuuuuu / tu tu tu / Tuuuuuuu. Suena de nuevo. Tuuuuuuu / tu tu tu / Tuuuuuuu. Una vez más. Tuuuuuuu / tu tu tu / Tuuuuuuu.

Suena fuerte, suena claro. Su canto nos recorre, nos envuelve, nos eriza la piel. Entra por nuestros oídos y resuena en nuestras almas y nos dice ‘Vivos. Estamos vivos.

Empieza la Marcha.

El ambiente es de fiesta, de celebración. Es como debe ser.

Miles de banderas de . Miles de chamarras azules con el logo de la . Se escucha el sabor de cientos de idiomas que hablan, que ríen, que cantan. La inmensa mayoría son jóvenes de secundaria o preparatoria. Habemos adultos de mediana edad. También hay adultos mayores. Pero la Marcha es una Marcha joven, Jóvenes que portan las camisetas de sus países, que visten las camisolas de sus tnuot. La Hashomer. La Habonim. El Bnei. Esas son las que vi. Jóvenes cantando las mismas canciones que cantaban los partisanos en el idioma que hemos hablado por más de cinco mil años en los acentos de todas las lenguas.

Elementos de la policía polaca custodian la Marcha. Hay uniformados cada cincuenta o cien metros.

Miran hacia afuera. Vigilan hacia afuera. No miran hacia adentro.“Es para que no nos sintamos como nos sentíamos entonces, cuando los vigilados éramos nosotros, cuando miraban para adentro”.

Estamos cerca… Llegamos.

Habemos más de doce mil personas. No alcanzamos a llenarlo ni poquito.

Otra vez judíos en Birkenau, pero hoy no hemos venido a morir.

Estamos aquí para vivir. Vivir y reír.

Hay un escenario lleno de pantallas. En las pantallas aparecen viejas fotografías a blanco y negro de niños. Sus nombres suenan en las bocinas. Son una muestra del millón y medio de niños asesinados por los nazis.

El primer orador es un hombre que debe rondar los ochentas, tal vez los noventas. Viene vestido a rayas, con el uniforme que llevaba cuando estuvo en éste campo. Detrás de él está parada una niña de no más de quince años. Ella lleva una replica del uniforme de él.

Nos cuenta con horror. Nos cuenta de como el olor a muerte lo acompaña todos los días, todo el día. Toma un látigo en sus manos y nos cuenta de como un día los guardias lo golpeaban con uno igual. Nos narra que ese día no se murió, pero no por falta de ganas. “Cuando estas muerto ya no duele” nos dice. Su testimonio nos rompe en mil pedazos.

Vienen otros oradores después de él. Canciones también. Y después nos levantamos todos y decimos kadish. En ese lugar de muerte, los vivos celebramos la vida honrando a los muertos.

Al despedirnos cantamos el Hatikva. ¡Doce mil judíos, en Birkenau, cantando el Hatikva! Los ojos se me llenan de lágrimas, la piel se me enchina, canto a todo pulmón. Todos estamos igual.

לִהְיוֹת עַם חָפְשִׁי בְּאַרְצֵנוּ. אֶרֶץ צִיּוֹן וִירוּשָׁלַיִם

Aquí sigo. Aquí seguiremos.

Am Jai.

Ilustrado y editado por Daniela Mansur
Texto de Alberto Mansur

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSe elevan a 79 los muertos en Israel por coronavirus
Artículo siguiente¿Qué podemos hacer los ciudadanos?, doble “Hoy no circula”, Casa vs Coronavirus y más, con Andrés Roemer
Daniela Mansur, soy diseñadora gráfica, artista, mamá de dos criaturas que revolucionan mi vida y me motivan a dar lo mejor de mí todos los días, mi esposo es mi mejor amigo, mi apoyo y seguidor de todas mis locuras. Soy creativa por naturaleza y por elección, me gusta crear, transformar cualquier elemento y hacerlo algo único y funcional. Hace 2 años me metí a estudiar un diplomado de terapia de arte, donde conocí una manera diferente de comunicación y de expresar mis emociones por medio del arte para transmitir sentimientos sin necesidad de palabras. Ese año se celebraban los 70 años del viaje de “La marcha de la vida”, así que mi papá, mi hermano mayor y yo decidimos irnos juntos. Sin duda fue una experiencia muy significativa y un recorrido que cambió mi óptica hacia el mundo. Fue un viaje lleno de aprendizajes, vivencias y sentimientos que yo no pude transmitir en palabras, pero si en dibujos. Desde México llevaba la idea de hacer un diario, no sabía bien como lo haría, ni que pondría en esas páginas en blanco sólo me lleve material y una bitácora. El primer día que estuvimos en Varsovia, llegamos a un templo que había sobrevivido, ahí en la tiendita del templo compre una libreta que estaba escrita en Idish, las páginas del interior color café esperaban para ser llenadas de tinta, pintura y sentimientos que solo fui capaz de transmitirlos en esas páginas y hoy quiero compartirlas con ustedes. Es un diario que empieza con la muerte en Polonia y continua hasta la vida en Israel. Los que no han ido a “la marcha”, por favor en el momento que crean oportuno, vayan. Sí es un recorrido muy impactante y doloroso pero también es necesario que conozcamos la historia, tanto que NUNCA más nos vuelva a pasar. AM ISRAEL HAI