Muy estimadas y estimados lectores de este tan querido Diario Judío:

Sé que desde hace mucho tiempo no escribía una columna tanto por cuestiones laborales como por también emprender junto al jefe editor, Isaac Ajzen, otros proyectos de esta casa. Sin embargo, el día de hoy les quiero compartir de nueva cuenta una columna reflejando la historia judía de un lugar muy particular, poco sonado y con mucha aportación en la historia del “Deep South” estadounidense desde una localidad llamada Florence, en el estado de Alabama.

Generalmente cuando hablamos de o cultura judía en nos enfocamos primordialmente a New York, New Jersey, Florida, California, Illinois y Pennsylvania, pero dentro de los más de siete millones y medio de judíos y judías que viven en este país (datos oficiales, muy posiblemente sea mayor el número) seguramente encontramos muchos lugares donde por destino cultural, educativo o económico algunas familias decidieron establecerse sin perder su identidad y mostrando apertura hacia los demás miembros de la sociedad. Justamente, a una sociedad poco nombrada en América Latina, como lo es el estado de Alabama, fui de visita en el mes de septiembre para trabajar de la mano con la Oficina de Asuntos Internacionales de University of North Alabama, en la localidad antes mencionada para generar proyectos en común con la universidad en la que trabajo en México. Eran los días de año nuevo, por lo que a pesar de que sabía que había restricciones sanitarias y no se realizaban actividades de forma presencial, no me quise perder la oportunidad de visitar al corazón de la Comunidad Judía de Florence, Alabama, la Sinagoga B´nai .

En la pronta visita que hice, que agradezco las atenciones del Señor Phil Abroms y de Ken Wolf, como guía dentro del y de su historia, también me obsequiaron el libro “Una Historia del B´nai Israel, Florence, Alabama 1906 – 2016”, escrito por Erwin M. Coleman y que pudo abrirme a un más el conocimiento desde el inicio de los primeros judíos establecidos en el área de Shoals (contemplando: Florence, Muscle Shoals, Sheffield y Tuscumbia) hasta nuestros días.  Justamente esta obra de compendio histórico nos muestra datos tan sorprendentes como cuando llegaron los primeros judíos al área en 1840, los hermanos Joseph e Isaac Friedman, mercaderes provenientes de Cincinnati, que durante el tiempo que residieron en la localidad vecina de Tuscumbia ayudaron a liberar a un afroamericano llamado Peter Still pagando para eliminar su esclavitud y a reencontrarse con su madre y hermanos, siendo uno de los líderes del movimiento abolicionista. Otro dato histórico de gran relevancia es que una familia llegada en el siglo XIX a la localidad, los Bresler Weinbaum, tuvieron relación con la tan reconocida activista y escritora, Helen Keller. Cabe destacar que, durante el siglo XIX hasta el año de 1908, en el cual se erigió el primer en Sheffield, la comunidad tuvo el apoyo de algunos miembros de la Iglesia Bautista y de la masonería de la región para llevar a cabo sus rezos, festividades y funerales. Este gesto fue el inicio de una gran amistad interreligiosa de la región, tendiendo también la ayuda de la comunidad al prestar su para los servicios religiosos de la Iglesia Presbiteriana de Sheffield tras sufrir un devastador incendio en 1940.

Durante el siglo XX, no se puede dejar fuera el papel de la comunidad durante los años de la Shoá y la Segunda Guerra Mundial. En 1940, fue solicitado el Rabino Luitpold Wallach para liderar la comunidad siendo refugiado de la Alemania nazi, solamente un año más tarde se procuraban los recursos para traer a su familia y ponerla a salvo. Junto a la Iglesia Episcopal Trinity, la Iglesia Presbiteriana, entre otros miembros de iglesias cristianas, dedicaron en 1943 la denuncia y pronunciamiento ante la persecución nazi contra los judíos en Europa, logrando realizar “un día de compasión por los judíos perseguidos” y logrando la publicación en el diario “The Florence Herald” acerca de reportes de la represión sistemática perpetrada por el régimen alemán de aquellos años. Hasta el año de 1950, la comunidad continuó su labor de apoyo y donaciones al frente, a las víctimas del holocausto y a su acogida de refugio tanto en como en Israel, además del reconocimiento a sus miembros que sirvieron el ejército estadounidense.

Algo que no podemos dejar pasar es el título de esta redacción, la cual nombra B´nai , nombre del que dio inicio su construcción en el año 1954, ya en la ciudad de Florence, y que hoy se mantiene activo por sus actividades dentro y fuera de su estructura. Es un que se planeó para acoger a todo tipo de actividad comunitaria, desde los rezos, las fiestas, actividades culturales, y de apoyo a la comunidad. Justamente, la locación de Hawthorne Street, es muy importante al estar muy cerca del centro de la ciudad con mayor población del área de Shoals y de University of North Alabama, al servicio de los locales como también de cualquier miembro universitario que quiera contribuir. Dentro de sus miembros destacados durante el siglo XX hasta nuestros días, podemos mencionar a Stanley Rosenbaum, que durante los años de la lucha por los derechos civiles mostró resistencia contra las injustas condiciones de la comunidad afroamericana aún frente a ataques del Klan y hostigamiento del mismo gobernador del estado; también June Florman, primera presidenta de una congregación judía en Alabama en 1974 y miembro destacado por su aporte al aprendizaje durante el retiro por parte de la universidad; Doryce Levi, quien fuera reconocida por su labor social y artística en la región, la familia Abroms por su dedicación al servicio comunitario y en su apoyo a la universidad; Erwin M. Coleman como reconocido académico, recopilador histórico de la historia de la comunidad y veterano de la Segunda Guerra Mundial; y desde luego, a la Rabina Nancy Tunic, actual líder religiosa de la comunidad y destacada profesional en la música de la región, entre muchas y muchos que nos hacen ver la grandeza de una comunidad en lo profundo del sur de Estados Unidos.

Gracias por su atención y espero su respetuosa opinión en el espacio de Diario Judío o en la cuenta de twitter de un servidor:  @PabloQZepeda

4 COMENTARIOS

  1. Wonderful story of a wonderful temple! I have lived here all my life and didn’t know some of the facts you shared. Thank you.

Responder a Phil Abroms Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSammy Davis Jr, genio: “Soy negro, judío y tuerto”
Artículo siguienteIsrael puede ayudar a los judíos de la diáspora a combatir el terrorismo y el antisemitismo
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente. En cuanto a experiencia internacional ha tenido estudios de intercambio con la Universidad de San Diego, California; y la Universidad Alberto Hurtado en Chile. Estudió el idioma alemán en la ciudad de Münster, Alemania y trabajo para el Consejo de Promoción Turística de México en la ciudad de Frankfurt. En aspectos relacionados con el judaísmo ha colaborado con el Proyecto Shagriria de Argentina (Jóvenes Embajadores de Israel en la Diaspora), con el Proyecto Judische Stammtisch en Münster, Alemania; con Jewish Experience y Honestly Concerned en Frankfurt, Alemania. También ha participado en diálogo entre árabes e israelíes en la organización YaLa Young Leaders, parte del Shimon Peres Centre for Peace Institute. En medios de comunicación ha trabajado en funciones administrativas y de producción para Radio Fórmula Guadalajara, en conducción y análisis de temas internacionales para Megaradio, y ha colaborado con Diario Judío como columnista y periodista desde Agosto del 2015, cubriendo temas de: política internacional, inclusión, innovación, juventud y negociaciones de paz entre Israel y los países árabes. Además ha trabajado en la cobertura en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.