Diario Judío México - Pepito… el de los chistes

Al escuchar en México y otros países latinoamericanos el nombre de “Pepito”, de inmediato lo asociamos con chistes de un niño, cuya variedad van de un rojo (o colorados) hasta de grado inocente. En otros países como España e Italia, las mismas características se aplican también en niños, pero de nombre Jaimito. También existen similares con otros con nombres, generalmente cortos y en diminutivo.

Lo cierto es que no podríamos dar con el verdadero origen de “Pepito”, por lo que quedaría registrado como de inspiración popular, y dentro del género literario cómico, como los entremeses o la comedia.

Estas pequeñas historias en pocas palabras, dan por resultado chistes buenos, malos, tontos, verdes o picosos. Recuerdo de México al humorista Leopoldo Peláez Benítez, más conocido como “Polo Polo”, cuyos chistes generalmente para adultos, recurren al mismo personaje, a quien todo se le perdona, incluyendo los dobles sentidos y las malas palabras que lo aderezan.

Para no ser criticado por algunos de nuestros lectores como grosero o irreverente, a continuación reproduciré algunos de “Pepito”, de los que pienso pasarán bien la censura. Espero obtener con ellos algunas sonrisas, después del desagradable período de encierro por la influenza.

° ¿ En que se parece una mujer a un globo?…

En que el globo tiende a subir y la mujer sube a tender.

° Mamá, cuando terminas de hacer el amor con papá ¿le das las gracias?

…Pues no, no siempre.

¿Entonces, que es educación sexual?

° A ver Pepito: que era tu papá y tu mamá -pregunta la maestra-

Mi papá cura y mi mamá monja señorita.

Entonces tus padres estaban dedicados a la vida religiosa y colgaron los hábitos.

No señorita, sólo se los subieron un poquito.

° A ver Pepito -dice la maestra-, que es más rápido: el trueno o la luz.

Pepito lo piensa un poco y contesta: la diarrea es más rápida señorita.

¿Por qué dices eso?

Es que el otro día fui más rápido que un trueno al baño, encendí la luz y ya me había ganado.

° A ver Pepito: ¿en qué tiempo está “esto no debería haber pasado”?

Preservativo imperfecto, maestra.

° A ver Pepito: ¿Qué es un niño complejo?

Uno con la madre real y el padre imaginario.

° La maestra le pregunta a Pepito: si tengo cinco pájaros sobre una rama y le pego a uno con una piedra…¿Cuántos me quedan?

Ninguno maestra, porque los demás se van volando del susto.

Esta mal tu respuesta, pero me gusta tu forma de pensar.

Ahora maestra, yo le voy a hacer una pregunta: si usted ve a dos mujeres comiendo helado; una de ellas lo está chupando y la otra lo está mordiendo…¿Cuál de ellas es la que esta casada?

Después de pensarlo y un poco confundida, la maestra responde: supongo que la que lo esta chupando.

No maestra, la que tiene el anillo, pero me gusta su forma de pensar.

° La madre de Pepito le pregunta: ¿qué vas a hacer cuando seas tan grande como yo?

Dieta mami, pues ya no pasas por la puerta.

° Pepito ¡dime el principio de Arquímedes!

La “A”, maestra.

° Pepito, dime cinco cosas que contengan leche.

Cinco vacas señorita.

El Pilón

Ahora unos cuantos COLMOS:

El de un carpintero, el tener un perro que le mueva la cola.

El de un enano, echarse una flatulencia y levantar polvo.

El de un jardinero, que lo dejen plantado.

El de un bombero, que su hijo nazca sin manguerita.

El de otro bombero, que tenga una mujer ardiente.

El de una cigüeña, que le echen a ella la culpa por lo que hizo la paloma.

El de un arquitecto, trazar líneas con la regla de su mujer.

El de un soldador, tener un hijo soldado.

El colmo de los colmos, que un mudo le diga a un sordo que un ciego lo esta mirando.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl manuscrito que unió a judíos y musulmanes, 4a. Parte
Artículo siguienteMétodo de Doña Berta para dormir profundamente…