Buber y el Jasidismo

Por:
- - Visto 261 veces
Buber y el Jasidismo

Martin Buber {1878-1965} hombre gentil de pensamiento profundo fascinado por la relaciones humanas, generoso con sus conocimientos fue traductor, activista político, busco la verdad en la filosofía social, la fenomenología religiosa, la antropología filosófica, la educación, la política y el arte.

Sus escritos sobre judaísmo, Jasidismo y filosofía política lo distinguieron como figura mayor en el pensamiento judío y la filosofía política.

Nació en Viena, sus padres lo dejaron en casa de sus abuelos paternos a los cuatro años, allí vivió diez años, los abuelos lo cuidaran con devoción, Martín fue instruido en su casa, consentido por su abuela se dedicaba a leer, tenía pocos amigos y su mayor ocupación era el juego de la imaginación. Aprendió nueve idiomas a lo largo de su vida pero escribía en alemán o hebreo; el abuelo editó la primera edición de la historia rabínica del Midrash. Admirado y respetado por la comunidad facilitó el camino de Martín cuando se interesó en el Jasidismo y el sionismo. Buber inició su carrera literaria con la traducción de leyendas o cuentos jasidicos. En 1923 escribió su libro de filosofía más famoso: Yo y Tu. Su obra lo convirtió en guía de muchos historiadores, críticos de la Biblia y filósofos hasta nuestros días.


Buber veía el judaísmo pos cristianismo como una civilización de madurez admirable y lo colocó como socio igualitario en el foro occidental porque a través de la civilización judía se dirigía a cuestiones universales. En búsqueda de la verdad y la doctrina encontró un nuevo lenguaje haciendo posible la confrontación; la antigua sabiduría judía, bíblica, talmúdica y kabalista, pudo expresarse en el idioma moderno y estaba lista, si la invitaban, para dialogar.

Buber inicio la revelación de la espiritualidad judía al occidente y también a algunos judíos, con sus publicaciones sobre el Jasidismo, un movimiento religioso que se desarrolló en el siglo XVIII tras el fracaso del falso Mesías, Shabtai Zvi, en ese movimiento los sentimientos son muy importantes y se opone al intelectualismo aristocrático del rabinismo,

Los Jasidim eran conocidos en la literatura en hebreo y en yiddish por los cuentos publicados por diferentes autores, pero fue Buber quien sacó el Jasidismo del ámbito de la Kabalah que definía su ideología, pensándolo con las perspectivas del pensamiento occidental y buscar en su espiritualidad un remedio a la crisis del occidente que había descubierto antes de las dos guerras mundiales, veía en esa espiritualidad al hombre actuando en el mundo como si Dios estuviera presente en todo, el hombre es un puente entre lo profano y lo sagrado, no es una substancia, sino una relación. Existir es reunir las chispas dispersas de lo sagrado en lo profano, en la vida cotidiana o en un evento, un momento de exaltación emocional. Según la concepción de Buber un evento de fervor, el contacto de lo divino con el instante de exaltación es un encuentro, un diálogo, de apertura a otros y al mismo tiempo a sí mismo, no trasciende en lo impersonal, sino en lo personal: ocurre entre personas que se comunican, que hablan una con la otra, que se confirman recíprocamente, un encuentro único e irremplazable. Buber es fiel a la tradición característica de la mística judía; el místico nunca habla consigo en segunda persona como si hubiera entrado en Dios, defiende la resistencia del Judaísmo a cualquier apoteosis del hombre o cualquier encarnación de Dios.

Buber lee las Escrituras con la idea del encuentro que guía su interpretación del Jasidismo. La relación entre personas irreducible a la relación sujeto-objeto fue llamada “encuentro?” o relación “yo-tu”. Un elemento que se encuentra en la base y realidad de su filosofía

Buber afirma que se inspiró en las leyendas del Jasidismo más que en los textos de doctrina que las precedieron, Su interpretación que dio a conocer en un idioma claro ha influido mucho sobre todo en el pensamiento cristiano, en abolir el prejuicio de que el Judaísmo dejó de crecer cuando se escribieron los Evangelios. Su voz literaria, personal que buscaba la comunicación con otros forjando un sendero entre este y oeste, entre Judaísmo e historia, una misma particularidad nacional y espiritualidad universal se encuentra en toda su obra.

Comparte en Redes Sociales

Acerca de Alicia Korenbrot

Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: