Diario Judío México - Fue un sábado por la tarde cuando recogí mi coche del taller; ya estaba retrazado para llegar a una comida ese día.

Manejaba yo con cierta prisa; de pronto y ya para llegar, oigo la voz de una patrulla que me indica que me orille a la banqueta.

Sorprendido bajo de mi auto.

  • Dígame oficial
  • Su auto hoy no circula
  • Puedo circular dos sábados del mes.
  • Pues se equivoco porque este sábado no le toca.

Me hizo ver mi error y lo entendí.

  • Caray oficial me equivoque no lo hice de mala fe.
  • Pues lo siento mucho, me va Ud. a acompañar al corralón.
  • Caray oficial, tengo una cita importante en unos minutos ayúdeme y no me porto mal $
  • Estaciónese bien y veremos.

Delante de mí estaban alineados varios cajones de estacionamiento y un parquímetro, me estacioné bien.

Al acercarme nuevamente a la patrulla, el oficial hablaba delante de mí con su celular:

  • Mándeme una grúa se trata de un auto Honda; en que tiempo estarán aquí… Diez minutos los espero.

Para este entonces el oficial empezó a hacerme las cuentas que iba yo a tener que pagar, además la grúa.

La cifra ya casi era astronómica…

  • Ayúdeme oficial se trata de un error de buena fe.
  • Esa ayuda ¿de cuanto sería?
  • No traigo más que doscientos pesos.
  • ¿Doscientos pesos? soltó una sonora carcajada, imposible señor.
  • Vamos a esperar a la grúa, me dijo.

No me pregunten como, el caso es que lo pensé así y se lo dije al oficial:

  • Mi carro está bien estacionado, y Ud. dirá lo que quiera pero yo no me he movido de aquí, así que adiós ya me voy, cerré el coche y empecé a caminar.
  • Esta bien déme los doscientos pesos.
  • Fíjese que la oferta acaba de bajar de precio y ahora vale cien pesos.

La patrulla y el oficial rodaban a un costado de la banqueta junto a mi…

  • Bueno esta bien déme los cien pesos.

Se los di y cada uno siguió por su lado.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCarta dirigida a Nicolás Maduro (¿por qué no viniste?)
Artículo siguienteEl 9 de diciembre de 1949 la ONU aprueba la internacionalización de la ciudad de Jerusalém y más
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".