Diario Judío México - Benjamín Netanyahu, quien en días pasados rompió récord al sumar en total trece años sirviendo como primer ministro de , no logró formar gobierno tras las elecciones celebradas en abril pasado. Por tanto, el 17 de septiembre próximo, el electorado israelí regresará a las urnas para elegir por cuál partido votar, y en consecuencia, si Netanyahu seguirá en el puesto o no. Sólo que, dentro de la volatilidad que caracteriza al sistema político israelí, el abanico de partidos que aparecerá en las boletas no será el mismo que se presentó en abril. La baraja se revolvió durante los últimos tres meses, con el resultado de que algunas formaciones partidarias permanecen, mientras que nuevas alianzas y membretes han aparecido en sustitución de otras que desaparecen.

Entre las que sobreviven se cuentan los dos grandes rivales que se confrontaron entonces, el Likud, encabezado por Netanyahu, y el partido Azul y Blanco, liderado por Benny Gantz. También subsisten los dos partidos religiosos ultraortodoxos organizados bajo los parámetros acostumbrados a lo largo de su vida política. Y otro sobreviviente de la elección anterior, con su perfil incambiado, es el partido Nuestra Casa, dirigido por el ciudadano de origen ruso, Avigdor Lieberman, que fue precisamente quien, al negarse a aliarse con Netanyahu tras la elección pasada por diferencias respecto a ciertos temas de la agenda nacional, canceló finalmente la posibilidad de que éste tuviera la mayoría necesaria para gobernar.

En cuanto a las nuevas formaciones partidarias, lo que llama la atención es que en estos últimos días que restan antes de que la lista de los partidos contendientes se cierre y oficialice, se está dando un movimiento frenético entre varios de los partidos más pequeños que están a la derecha o a la izquierda de los dos grandes –Likud y Azul y Blanco– con el fin de unir fuerzas y poder así obtener resultados mejores. Una fusión que causó sorpresa hace tres días, fue la llevada a cabo entre el partido sionista de izquierda, Méretz, con la nueva formación encabezada por el exprimer ministro Ehud Barak, y algunas figuras autoexiliadas del Partido Laborista. Este nuevo partido, bautizado como Unión Democrática, pretende recuperar el terreno que la opción de izquierda sionista-progresista perdió en el ámbito nacional a lo largo de los últimos diez años en los que el liderazgo de Netanyahu consiguió imponer y hacer crecer de manera extraordinaria la fuerza de la derecha y la ultraderecha israelí.

De hecho, la naciente Unión Democrática ha manifestado que uno de sus objetivos prioritarios es “sacar a Netanyahu del poder” no sólo por desacuerdos respecto al rumbo por el que éste ha conducido al país en varios temas, sino también por los cargos de corrupción que enfrenta y las trampas y maniobras antidemocráticas a las que ha estado recurriendo con el fin de salvar su pellejo y proseguir indefinidamente como primer ministro, ya que en no existe limitación para reelegirse cuantas veces sea. Hasta el momento de escribir este artículo había también la expectativa de que el Partido Laborista, de añeja tradición histórica, pero extremadamente debilitado en los últimos tiempos, decidiera igualmente fusionarse con la Unión Democrática.

También en la contraparte dentro del espectro político, o sea, en las fuerzas de la ultraderecha, nacionalista y fuertemente cargada de tintes religiosos mesiánicos, se están presentando similares iniciativas de fusión. Tres pequeños partidos con esa orientación han estado jugando con la idea de unir fuerzas con el fin de no desperdiciar votos y formar un bloque sólido que pueda constituirse en el respaldo necesario para que Netanyahu quede de nuevo al mando de la nación.

La polémica acerca de cómo obtener mejores resultados en los comicios próximos está también activa dentro de la militancia política árabe-israelí. En abril pasado fueron dos partidos árabes los que contendieron logrando sólo 10 bancas parlamentarias en total –de las 120 que conforman al Parlamento–  por lo que ahora se discute la posibilidad de unir fuerzas dentro de una sola formación partidaria a fin de incrementar el poder que se obtendría presentándose en conjunto. En la primera semana de agosto quedará cerrada la lista de los partidos contendientes, por lo que aún quedará un mes y medio hasta el día de la elección. Imposible así hacer desde ahora vaticinios sobre el resultado final de esta larga odisea israelí para hacerse de un nuevo gobierno en el que, al parecer, la cuestión central que está en juego es si Netanyahu lo encabezará o no.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorSeñales Financieras: Coneval y algunos enredos más
Artículo siguienteNetanyahu recibe a nuevos inmigrantes ucranianos que llegaron a Israel
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.