Diario Judío México - Prácticamente no hay semana en la que Irán no acapare la atención internacional. El régimen de los ayatolas se ha propuesto desarrollar una política expansiva destinada a obtener hegemonía regional a toda costa y en ese sentido constituye un actor agresivo y desafiante tanto en su ámbito interno como en sus relaciones con el resto del mundo. Ejemplo de lo primero es lo ocurrido hace unos días cuando al mismo tiempo que el gobierno iraní celebraba triunfalmente el aniversario número treinta de la toma de la embajada de por parte de las fuerzas revolucionarias islámicas, reprimió con lujo de violencia la manifestación paralela organizada por quienes continúan protestando por el fraude electoral de junio pasado gracias al cual Ahmadinejad se reeligió como presidente.

Pero es en cuanto a sus actos desafiantes hacia la comunidad internacional donde un recuento de lo ocurrido en el corto lapso de una semana puede dar la medida de la gravedad contenida en los comportamientos del gobierno fundamentalista de Teherán. En primer lugar cabe mencionar las ambivalentes y confusas respuestas que éste ha venido dando a la propuesta aceptada en principio por los negociadores iraníes de enviar el 70% de su uranio a Rusia para que ahí se lleve a cabo el proceso de su enriquecimiento con objeto de asegurar que su destino no sea el de conseguir armamento nuclear. Los pretextos aducidos para retardar la puesta en práctica de dicho acuerdo indican que una vez más Teherán juega a ganar tiempo mediante subterfugios sin fin para evitar plegarse a las demandas de la comunidad internacional.

Y el miércoles pasado se registró otro acontecimiento que expresa la magnitud del desacato iraní a la normatividad bajo la cual debería comportarse. Se trató de la captura por parte de fuerzas navales israelíes de un barco, el Francop, de propiedad alemana, operado por tripulación chipriota y con bandera de Antigua, detenido en el Mediterráneo cerca de las costas de Chipre. De ahí fue trasladado, sin oposición de los tripulantes, al puerto israelí de Ashdod, donde se reveló el monto extraordinario de la carga: 500 toneladas de armamento que incluían más de 3000 cohetes de mediano alcance, piezas diversas de artillería, granadas de mano y miles de municiones para rifles Kalashnikov con destino a Siria o Líbano a fin de pasar a manos del Hezbolá. Los servicios de inteligencia aseguran que el remitente de dicha carga es sin lugar a dudas Irán, uno de cuyos objetivos principales es fortalecer militarmente a dicha organización libanesa que opera en consonancia con y bajo directrices del régimen de los ayatolas.

Este gigantesco contrabando de armas viola tanto la resolución 1701 del Consejo de Seguridad que prohíbe a Hezbolá armarse, como resoluciones de mismo Consejo que prohíben igualmente a Irán la exportación de materiales de guerra hacia Siria y Hezbolá. Diversos analistas han señalado que Teherán considera como una de sus más importantes prioridades el convertir al Hezbolá libanés y al Hamas palestino que controla la Franja de Gaza en bastiones militares formidables que estén en capacidad de actuar directamente contra .

No está por demás decir que la captura del Francop complació por añadidura a otros actores en el escenario del Oriente Medio, tan preocupados como , y la Unión Europea por la onda expansiva iraní. Se trata del bloque de países árabes sunnitas encabezado por y Arabia Saudita, cuyos temores por el avance del chiísmo islámico iraní crecen día con día. De hecho, los altercados entre Irán y los gobiernos de Riad y El Cairo han sido múltiples en los últimos tiempos. Algunos de sus ejemplos son las belicosas advertencias que el régimen de los ayatolas ha hecho a las autoridades sauditas en el sentido de que no tolerará ningún maltrato ni discriminación contra los peregrinos iraníes que viajarán a Saudiarabia para la celebración anual del Haj, o el cierre la semana pasada del canal de televisión iraní Al-Alam que transmitía en y en Arabia. La causa de la clausura fue que las autoridades de ambos países consideraron que ese medio se dedicaba sistemáticamente a la incitación contra los gobiernos locales y a “la transmisión descarada de propaganda iraní” a fin de promover la jihad o guerra santa de corte chiíta. Aún así, la inquietante pregunta que queda sin respuesta es cuántos barcos con cargas similares habrán llegado previamente a su destino, y cuántos más conseguirán burlar la vigilancia en el futuro.

Excélsior, 8 de noviembre, 2009.

FuenteExcélsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorCuba: Prominent Blogger Abducted, Beaten
Artículo siguienteSin decidirse si Janvey puede demandar devolución de capital e intereses pagados por Stanford International Bank
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.