Señores compañeros, camaradas o como ustedes quieran llamarse:

Llevo muchos años leyendo y releyendo a quienes saben de historia, de ideologías políticas, de psicología.

   Mi interés es aprender de quienes saben, especialmente aquellos que son importantes históricamente en esos temas.

   Debo confesar que estoy confundido, inseguro, me siento incapaz de entender muchas de las cosas que están sucediendo a nivel mundial, especialmente en este siglo XXI.

   Me resultaba claro que en el siglo XVIII los pueblos estaban disconformes con las monarquías que gobernaban Europa, por eso consideré lógica la famosa Revolución Francesa en 1789, producto de llevar a la práctica conceptos de grandes pensadores de aquella época. Era evidente la injusticia de que unos pocos vivieran en la opulencia mientras que la mayoría de la población pasaba hambre y miseria.

   También fue lógico que en pleno siglo XIX aparecieran grandes pensadores que cambiaron la humanidad toda. Me refiero a Sigmund Freud y a Karl Marx, cada uno en una diferente esfera de pensamiento. Simple casualidad que ambos provenían de familia judía que sufrió en su época las desventajas de un antisemitismo muy común y extendido en Europa, al punto de que Freud fue muy combatido y los padres de Marx se convirtieron al cristianismo para evitar los ataques antisemitas.

   Me resultó claro también que ya en el siglo XX, la población de Europa Oriental se levantara en armas contra el régimen zarista, el más importante monárquico en la época.

   Hasta aquí –reitero- todo está claro: pueblos oprimidos quieren justicia, igualdad de oportunidades, un cambio total en su forma de vida.

   Ahora aparecen mis dudas, que paso a explicar:

   El actual marxismo, llámese comunismo, socialismo, progresismo, bolivariano siglo XXI o como se quiera, apoya al de Irán, al renovado poder del Talibán, a la dictadura de Nicolás Maduro, por nombrar a los más importantes.

   Aquí es donde pido la ayuda a ustedes que entiendo que son los que realmente saben el significado y las raíces del marxismo, socialismo, progresismo.

   No encuentro un solo justificativo en los textos de Marx en cuanto a apoyar al régimen iraní, que es pura y exclusivamente una teocracia radical; que dice a todo aquel que quiera escuchar, que su intención es convertir al mundo entero en una población gobernada bajo la sharía, o sea las leyes religiosas medievales de una religión islámica radical chiíta. Ni siquiera acepta a musulmanes –radicales o no- que no sean de su línea ideológica, por lo que vemos que se asesinan a diario entre las distintas sectas musulmanas.

   Visto que el ideario de estaba orientado a la felicidad de los pueblos, cómo el marxismo de hoy apoya a quienes hacen de la mujer un objeto a disposición de los hombres, que idealizan la muerte sobre la vida, que sobreponen la religión y sus dogmas que hace quince siglos que fueron escritos, con la mentalidad del siglo VII ?

   Agrupaciones marxistas a nivel mundial, y lo que es peor: intelectuales, personas que estudiaron mucho por lo que no se puede hablar de ignorancia, aplaudiendo a un tirano asesino por mayor como lo es Nicolás Maduro en Venezuela, cuando es sabido la enorme fortuna que la familia Maduro tiene en paraísos fiscales mientras el pueblo venezolano muere por falta de comida y medicamentos, o huye a otros países.

   De la misma forma apoyan a un ayatollah Khamenei, igualmente asesino dictador, que al menor asomo de que alguien insinúe las bondades de las ideas de Marx lo matan sin necesidad de juicio previo.

   Cuando la Revolución Francesa, quienes huyeron de Francia fueron algunos nobles, el pueblo se quedó para ayudar al cambio.

   Cuando la Revolución Bolchevique, quienes huyeron del imperio ruso fueron algunos nobles por las mismas causas, el pueblo ruso ayudó a la reconstrucción del país. También el tirano Stalin tuvo que cerrar sus fronteras para que el pueblo no escape. Fue imitado después por Fidel Castro.

   Pero cuando gran parte de los pueblos se escapa, como es el caso de Cuba, Venezuela, no pudieron hacerlo muchos de porque les cerraron las posibilidades, escapan cuando pueden los de Afganistán –los hemos visto estos días-, eso genera una gran duda: por qué los progresistas del mundo apoyan a gobiernos cuyos pueblos escapan y temen?.

   En Medio Oriente se da la situación de un pequeño país llamado Israel, donde la democracia molesta a sus vecinos, que está rodeado de enemigos muy bien armados y que declaran constantemente que su prioridad es eliminar a ese país. Un país que con todos los defectos de cualquier democracia, es el único donde pueden vivir tranquilos quienes piensan diferente en política, en religión, en sexo, donde las mujeres –y hombres- pueden vestir como se les antoja, donde cualquiera puede ser diputado, ministro, juez, sin importar sus orígenes, tiene a todo el progresismo internacional en su contra apoyando al terrorismo internacional.

   Se evaporó en los aires de Afganistán el pretexto de que atacando a están atacando a Estados Unidos, Joe Biden lo dejó claro en estos días.

   Se evaporó también la prédica católica de que el pueblo judío es el enemigo del cristianismo, es el único país de Medio Oriente y más lejos aún, donde los cristianos pueden vivir tranquilos. Ya ni siquiera Armenia –país cristiano-,  el Líbano –creado para que pudieran convivir cristianos y musulmanes-, el norte de Chipre y tantos otros sitios cercanos pueden asegurar tranquilidad a los cristianos y de otras religiones menores como drusos, bahaístas, etc. Los tentáculos del chiísmo iraní, del tirano turco Erdogan y otros no les darán sosiego hasta que se conviertan al islam o abandonen la zona.

   La lucha por el petróleo existe? Sí, pero no es la fundamental.

   La lucha por el opio existe? Sí, está creciendo más que la del petróleo, pero tampoco es la fundamental.

   La lucha por el dominio territorial y corrimiento de fronteras? También existe, especialmente por parte de y Turquía, pero en segundo término.

   Entonces, señores progresistas, la verdadera lucha no es por la felicidad de los pueblos ni por un avance del marxismo. Es nada más y nada menos que por dominar al mundo una corriente religiosa: el islam.

   El petróleo, la exportación de droga, las riquezas que pueda haber en determinados países, son simples herramientas para dar más fuerza a la lucha ideológica, son las que dan dinero al terrorismo. No son el fin en sí.

   De todo corazón me gustaría que me dieran explicaciones por si yo estoy equivocado. Le extiendo este mi pedido, tanto a los que se catalogan de izquierdistas en Europa, como en Latinoamérica y hasta en el de Estados Unidos donde se acaban de instalar. No le pido respuestas a los gobiernos de China y Rusia porque está muy claro que ambos pretenden a su manera pasar a ser la potencia económica dominante. Y en ambos países no existe disidencia, la eliminan apenas asoma la nariz. Tampoco extiendo la pregunta a las derechas gobernantes porque ya sabemos muy bien cómo piensa esa gente; lo mostró claramente el nazismo y lamentablemente hay muchos dirigentes políticos que quisieran emular a quien hizo morir a más de cincuenta millones de seres humanos.