“Prefiero la ausencia de Dios a la presencia de los hombres” (Simone Weil)

Sin conocer quien escribe estas reflexiones la trayectoria vital-profesional de S. Weil, al contrario de lo que otros puedan sustentar y/o conocer, la aserción arriba citada no implica una posición atea, sino un profundo pesimismo y cierta desesperación ante la realidad existencial. Pues si tomamos ausencia como antinómico de presencia, lo que Weill apostaría sería por una elección donde Dios está ausente, pero no inexistente. Tal preferencia por la falta divina, a nuestro juicio, tendría que ver con una posible postura solipsista en Weil, quien, desesperanzada del con-vivir con otros, prefiere permanecer sola, aislada, a merced de una entidad supraterrenal inexistente, que no ausente. Parece así Weil acercarse a toda esa pléyade de filósofos que, desencantados con los hombres, una forma genérica de enunciar a todos los seres humanos, hombres y mujeres, alcanza solaz refugio en algún lugar, no sé cual, de ahí el solipsismo al que antes aludía.

De ser acertadas mis reflexiones arriba esbozadas, Weil no renunciaría a Dios, sino que lo abrazaría en su ausencia, en su espiritualidad, como un gas vaporoso, etéreo, que está pero no está, algo mejor que la certera presencia corporal de los hombres. Esta visión de Weil difiere de la de Dostoievski, para quien si Dios no existe, todo está permitido. Y si todo está permitido, con hombres o sin hombres, el final apocalíptico está cerca.

2 COMENTARIOS

  1. Es bueno siempre combatir por las buenas causa como hacen los caballeros andantes.Luchasr contra el comunismo es su mision
    Contra el infame gobiernos socialcomunista que tenemos en Sefarad ,viva Israel.¡Al ataque¡

    Deja tu Comentario

    A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

    A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
    Artículo anteriorB'nai B'rith honra a un héroe. El profesor Simon Schwarzfuchs rescató a judíos durante la Segunda Guerra Mundial
    Artículo siguienteAutoridades jordanas detienen al príncipe Hamzah bin Hussein