Diario Judío México - Estimados amiguitos:

Todavía me cuesta mucho trabajo digerir la noticia de que sus anuncios no podrán salir al aire antes de las siete y media de la noche.

Y me cuesta trabajo porque yo crecí con ustedes.

Desde “Este es el trenecito del Chocolate Express“ hasta el “Recuérdame…”, de Gansito Marinela.

Sin olvidar al simpatiquísimo Tigre Toño y demás personajes en los productos infantiles.

Para mí ha sido un golpe muy duro.

Y la verdad no se a quién echarle la culpa…

A ustedes o a la Cofepris…

A ustedes, por el contenido de sus productos.

A Cofepris por ser la nana de los niños y los jóvenes mexicanos sin necesidad que sea.

Les explico por qué:

Tengo sesenta y seis años.

Nací antes de la televisión.

Conocí a todos estos productos desde el día que nacieron.

Mi mamá los compraba y mi hermano Manuel y yo los consumíamos.

Me acuerdo perfectamente bien cuando nació Zucaritas.

El gusto que a mi hermano Manuel y a mi nos dio, no tienen idea.

¡Finalmente íbamos a dejar de desayunar los aburridísimos Corn Flakes y Rice Crispies!

Finalmente, íbamos a desayunar Corn Flakes ¡azucarados!

¡Qué maravilla!

Y luego cuando nacieron los Gansitos…

Mmmmmm ¡Qué ricos!

Y así puedo alargar esta carta semanal contándoles de todas las experiencias que viví en mi infancia y juventud con todos estos productos.

Sin embargo, les tengo que confesar algo:

Por lo menos, en mi generación, el noventa y ocho por ciento de los niños ¡no fuimos obesos!

Veíamos los anuncios por la tele, los productos los consumíamos en el recreo o en las tardes y la verdad…

¡No había la bestialidad de niños obesos como los hay ahora!

Y la verdad, no sé por qué…

Me imagino que será porque los niños de ahora se atascan más.

Pero de ahí viene mi siguiente pregunta:

¿Este atasque es culpa de los anunciantes o… de los papás?

¿Ustedes creen que los niños de ahora, tienen tanto dinero para gastar en esas cosas?

Yo creo que no.

Entonces, yo —como publicista— me pregunto lo siguiente:

Si los anuncios de cigarros están súper restringidos en televisión y radio, y el consumo de estos no ha bajado drásticamente entre la población…

¿Ustedes creen que con esta nueva ley se bajará la obesidad?

Ahí está el detalle…

Yo, la verdad, no tengo la menor idea.

Lo que si sé que les va a pasar a estos anunciantes es que en un futuro muy cercano su estrategia de comunicación se modificará drásticamente.

Ahí estará el reto maravilloso de los anunciantes y de sus agencias.

El cómo no perder muchísima participación de mercado.

Y por último, también me entra una duda:

Si el producto que representan es una basura ¿por qué las autoridades permiten que se fabrique?

Y si el producto no es una basura ¿por qué no permitirle al anunciante, anunciarse dónde quiera y a la hora que quiera bajo su propia responsabilidad?

Y si el producto fuera media basura ¿por qué no dejarle la elección de compra al consumidor y a sus padres?

Respuestas muy complicadas de contestar.

En fin, mis queridos amiguitos…

Mientras sean peras o manzanas…

¡Los voy a extrañar!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLuis Alfonso García, líder de carreras producidas y sublíder en jonrones en LMB
Artículo siguienteOperación Margen Protector: la fortaleza de la población civil
Carlos Alazraki Grossmann, nacido en 1949 en la Ciudad de México, es uno de los más destacados publicistas de México. Es el fundador, presidente y CEO de la galardonada agencia de publicidad Alazraki & Asociados y el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP). Es también el hijo del director de cine Benito Alazraki y yerno del finado Samy Yeroham (propietario de Topeka).Alazraki estudió Ciencias de la Información y Técnicas en la Universidad Iberoamericana (UIA). Comenzó su carrera en los Estados Unidos con las agencias Hal Greenfader, Publicis Romero y JWT, más tarde lo despidieron. A continuación, se trasladó a España para trabajar en Televisión Ibérica, donde intentó hacer 13 shows de televisión y una película con su padre, Benito Alazraki. De regreso a México, trabajó para Telesistema Mexicano (ahora Televisa), con Luis de Llano Sor, y después de una fusión se formó Televisa, todos los de su equipo fueron despedidos a excepción de él y Adolfo Rodríguez.Trabajó en el éxito de las campañas de Carlos Hank, Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo y Roberto Madrazo en el PRI primarias. Él creó las consignas "Bienestar para tu familia" (por Zedillo en 1994) y "Dale un Madrazo al dedazo" (por Madrazo en 2000, este último eslogan es un divertido juego de palabras utilizando el apellido del candidato "Madrazo" que, dentro de un contexto distinto, es una palabra fuerte y fácil de recordar en español. Esta característica graciosa fue de suficiente interés para la comercialización como el uso de un eslogan de la campaña).En 2003 logró la imagen pública del PRI y en las elecciones de ese año, esa parte dominada por el Congreso. En 2005, Alazraki sustituyó a Roberto Gaudelli la gestión de la imagen de Roberto Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006. Desde entonces, la imagen de Madrazo ha mejorado en medio de escándalos políticos como el desafuero que han dañado la imagen del Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, respectivamente.Además de la gestión de la imagen de Madrazo, la agencia Alazraki ha logrado la imagen de Sanborns de 15 años, Telmex y la Sección Amarilla (páginas amarillas en México) de 12 años, Posadas y cerveza Victoria durante ocho años y Comex de diez años. Alazraki está trabajando en proyectos de televisión para Canal 40. En 1996 produjo la película "Directamente al cielo". En 2005 se unió a la campaña de Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006, al final de las primarias del PRI la sustitución de Roberto Gaudelli.También ha sido el juez para el FIAP de Buenos Aires (1991) y The New York Festival (1995, también un consejero). Ha sido miembro de la publicidad del Salón de la Fama desde 1991 y en 2003 fue nombrado uno de los 300 líderes más influyentes en México.