Ayer lunes, cuando me dirigía a mi oficina, volví a sentir lo maravilloso de vivir en una ciudad sin tráfico.

Hice 15 minutos para llegar, en lugar de los 40 que habitualmente hago.

Vi a la gente hacer su gimnasia, su yoga y correr por la tercera sección de Chapultepec con una enorme tranquilidad y seguridad como si estuvieran en Central Park.

En fin, un paraíso.

Y justamente fue en Chapultepec donde se me ocurrió la idea de escribirte mi carta semanal.

Comenzaré por platicarte que la tercera sección de Chapultepec es un verdadero desastre.

No hay señalización en las calles, la gente se mete en sentido contrario y yo he visto, como hace un año, un coche que iba en sentido contrario, por poco se echaba a unos cuatro corredores.

Eso te lo comenté en mi carta semanal de hace unos seis meses y parece que no la leíste o que a tus gentes les valió madres.

Porque esa tercera sección de Chapultepec —que es tan bonita— pudiera verse mil veces mejor.

Después de este breviario cultural, me puse a pensar en el civismo de nosotros los chilangos:

Me pregunté lo siguiente: ¿Por qué cuando nosotros los mexicanos viajamos a Estados Unidos automáticamente nos portamos bien? ¿Por qué respetamos las señales de tránsito?

¿Por qué nos abrochamos el cinturón? ¿Por qué no tiramos la basura en las calles? ¿Por qué respetamos las colas cuando vamos a un cine?

¿Por qué nos transformamos en ciudadanos civilizados?

¿Por qué nos portamos bien? ¿Qué es lo que los gringos tienen que a nosotros nos da pavor? Supongo que tanto tú como yo, conocemos muy bien la respuesta: ¡¡¡Le tenemos pavor a la autoridad!!!

Sí Miguel Ángel... pavor. ¿Y sabes por qué? Porque ahí sabemos que sí funciona la ley.

Ahí sabemos que si infringimos la Ley... ¡Sobres!... Ya nos jodimos... A pagar la multa... o lo que sea...

Además, que también sabemos que los gringos tienen un civismo impresionante.

Ellos sí respetan a sus conciudadanos. Ellos respetan la vida del otro. Y en general, ellos son gente muy civilizada.

Y es aquí donde yo me vuelvo a preguntar: ¿Por qué aquí en el DF no es igual?  Y la misma respuesta regresa y regresa...

¡¡¡Porque no hay autoridad que nos haga cumplir con la ley!!!

Porque a esas autoridades no les tememos. Porque esas autoridades son sobornables. Y porque... así somos.

Miguel Ángel:

¿Crees que en estos cuatro años y medio que te quedan como Jefe de Gobierno sería muy difícil convertirnos en gente civilizada?

¿Crees que sería muy difícil poner policías que manejen mejor el tránsito?

¿Crees que sería muy difícil hacer que tus gobernados respetemos la ley?

Igual y sí es muy difícil.

Pero si yo fuera tú, —por lo menos— lo intentaría.

Miguel Ángel:

Hace 4 años le ofrecí a Ebrard hacerle gratis una campaña de civismo.

Por supuesto, la leyó y ya sabes dónde me mandó...

Ahora te la ofrezco a ti.

Aunque no sé si la vas a leer.

Independientemente, pase lo que pase, está muy claro que nuestra conducta tiene que cambiar.

Vivimos en una gran ciudad.

Y lo único que queremos, es vivir más felices.

Y parte de felicidad es comportarnos como gente normal y respetar las leyes de tránsito.

Miguel Ángel:

¿Crees que es mucho pedir?

Nosotros los chilangos creemos que no.

P.D. Por vacaciones, regresaremos el martes 29 de abril. ¡Felices vacaciones!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Comunidad Judía de Chile solicita tu apoyo para ayudar a las víctimas de la catástrofe en Valparaíso
Artículo siguienteVeinte años sí son mucho
Carlos Alazraki Grossmann, nacido en 1949 en la Ciudad de México, es uno de los más destacados publicistas de México. Es el fundador, presidente y CEO de la galardonada agencia de publicidad Alazraki & Asociados y el presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad (AMAP). Es también el hijo del director de cine Benito Alazraki y yerno del finado Samy Yeroham (propietario de Topeka).Alazraki estudió Ciencias de la Información y Técnicas en la Universidad Iberoamericana (UIA). Comenzó su carrera en los Estados Unidos con las agencias Hal Greenfader, Publicis Romero y JWT, más tarde lo despidieron. A continuación, se trasladó a España para trabajar en Televisión Ibérica, donde intentó hacer 13 shows de televisión y una película con su padre, Benito Alazraki. De regreso a México, trabajó para Telesistema Mexicano (ahora Televisa), con Luis de Llano Sor, y después de una fusión se formó Televisa, todos los de su equipo fueron despedidos a excepción de él y Adolfo Rodríguez.Trabajó en el éxito de las campañas de Carlos Hank, Luis Donaldo Colosio, Ernesto Zedillo y Roberto Madrazo en el PRI primarias. Él creó las consignas "Bienestar para tu familia" (por Zedillo en 1994) y "Dale un Madrazo al dedazo" (por Madrazo en 2000, este último eslogan es un divertido juego de palabras utilizando el apellido del candidato "Madrazo" que, dentro de un contexto distinto, es una palabra fuerte y fácil de recordar en español. Esta característica graciosa fue de suficiente interés para la comercialización como el uso de un eslogan de la campaña).En 2003 logró la imagen pública del PRI y en las elecciones de ese año, esa parte dominada por el Congreso. En 2005, Alazraki sustituyó a Roberto Gaudelli la gestión de la imagen de Roberto Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006. Desde entonces, la imagen de Madrazo ha mejorado en medio de escándalos políticos como el desafuero que han dañado la imagen del Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, respectivamente.Además de la gestión de la imagen de Madrazo, la agencia Alazraki ha logrado la imagen de Sanborns de 15 años, Telmex y la Sección Amarilla (páginas amarillas en México) de 12 años, Posadas y cerveza Victoria durante ocho años y Comex de diez años. Alazraki está trabajando en proyectos de televisión para Canal 40. En 1996 produjo la película "Directamente al cielo". En 2005 se unió a la campaña de Madrazo para las elecciones presidenciales de 2006, al final de las primarias del PRI la sustitución de Roberto Gaudelli.También ha sido el juez para el FIAP de Buenos Aires (1991) y The New York Festival (1995, también un consejero). Ha sido miembro de la publicidad del Salón de la Fama desde 1991 y en 2003 fue nombrado uno de los 300 líderes más influyentes en México.