Diario Judío México - Es innegable el crecimiento que han tenido las casas de apuestas en línea en los últimos 20 años. Sitios de gran calidad como PlayAmo Canada, entre otros, dan cuenta de esto. Sin embargo, para una evolución sostenible de la industria, hay que considerar cuestiones en ocasiones incómodas, como la adicción al juego de algunos apostadores, la situación regulatoria de cada casa, entre otras.

Y aquí entra Playdoit. Con su esquema innovador, pronto se convertirá en un gran ejemplo a seguir por las demás casas de apuestas en línea. Veamos por qué.

A la vanguardia con las regulaciones mexicanas y a nivel mundial

Generalmente, buena parte de las casas de apuestas tiene una relación ambigua con los entes reguladores. No es el caso de “Playdoit”.

Esta casa de apuestas se ha esforzado en cumplir con las regulaciones locales y nacionales, transformándose en un ejemplo a seguir para las casas de apuestas que desarrollan sus actividades en México.

También, se ha estudiado las regulaciones de Suecia, Finlandia y Hong Kong, y la aplicación de tales regulaciones en las casas de apuestas de tales regiones, con la finalidad de darle a los jugadores una plataforma realmente actualizada y funcional, según declaraciones de Müller.

Casa preocupada por el bienestar de sus jugadores

Una de las causas frecuentes de tensión entre las casas de apuestas y los entes reguladores, es la ambigua, poca o ninguna disposición para proteger a los jugadores de sus propios excesos en las apuestas.

Normalmente, las casas de apuestas tradicionales no ponen “tope”, digamos, a la cantidad de dinero apostado. Muy diferente es el caso de “Playdoit”, pues, basándose en estudios de la principal casa de estudios de México, la UNAM, ha diseñado un sistema para evitar que los apostadores incurran en deudas potencialmente imposibles de manejar por sí mismos.

Tal sistema consiste en que los jugadores, al registrarse, deben ponerse un “techo” máximo en cuanto al dinero a apostar diaria, semanal, o mensualmente, y ello va unido a una publicidad que no es agresiva respecto a “atrapar” a sus usuarios. “Queremos que la gente reconozca sus límites”, así lo ha expresado Roberto Müller, uno de los que representa a “Playdoit”.

Novedoso sistema de pago

También cabe destacar la forma de pago de esta nueva casa de apuestas. A pesar de que en México más del 30% de la población aún no se ha incorporado a la banca, el equipo de “Playdoit” no se ha quedado de brazos cruzados, y ha implementado un sistema de pago sumamente eficiente, el cual se realiza en un lapso menor a una hora, luego de finalizarse el evento.

Valiéndose de Oxxo, la comodidad, la eficiencia y transparencia del pago está asegurada. Además, es más sencillo acceder a sus tiendas una vez realizada la cancelación, para conveniencia de los usuarios, así lo aseveró Müller.

Lo anterior indica que “Playdoit” no solo es pionera en el estado en el cual opera: la Comarca Lagunera, sino también se convertirá en modelo a seguir para aquellas casas de apuestas en línea que busquen un equilibrio entre su crecimiento y el bienestar de sus clientes.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

2 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.