Diario Judío México -

Se les mira con cautela, con rechazo y de lejitos. Son consideradas un cáncer para la sociedad, porque no se tientan el corazón y si hay que destruir un hogar en el que hay de por medio una esposa abnegada y varios hijos, pues simplemente lo destruyen y ya… a ellas lo único que les mueve y satisface es cumplir con el frío objetivo de apoderarse del hombre al que le pusieron el ojo. En veces su instinto depredador les da para casarse con ellos y en veces sólo les da por atraparlos para pasar un buen rato con ellos y sacarle jugo a la circunstancia sin que exista compromiso por ambas partes (aparentemente).

Se trata de las peligrosísimas robamaridos, una especie que desde tiempos inmemoriales se ha hecho presente en todas las civilizaciones habidas y por haber. Desde Cleopatra hasta Angelina Jolie, todas poseen el común denominador de la sangre fría que les permite arrebatar al hombre que se les viene en gana sin importarles si éste es comprometido o casado; aunque el sabor de su conquista se acrecienta si el “trofeo” obtenido es un espécimen del género masculino presume una argolla de matrimonio en alguno de sus dedos.

Vampiresas, lagartonas, zorras… los apelativos para referirnos a estas mujeres son infinitos, pero mientras más ofensivos y despectivos sean para describirlas es mejor, de acuerdo a los convencionalismos sociales que nos permiten ensañarnos con total libertad e impunidad contra estas féminas pecadoras y abusivas que nos arrebatan a nuestros hombres. Incluso los expertos en comportamiento humano y psicología concluyen que al tratarse de personas a las que nos les importa forzar a un semejante a cometer adulterio su autoestima es baja, bajísima. O sea, que no se quieren nada, nadita y por eso ponen sus ojos en hombres cuya vida ya le pertenece a otras mujeres.

Sin embargo, aquí bien cabría un alto en el camino para reflexionar si estas mujeres, totalmente estereotipadas, son las únicas culpables de que los “incautos, inocentes y bondadosos” hombres caigan en sus afiladas garras. ¿Qué sucede cuando un “amoroso y ejemplar” esposo cae atrapado ante el influjo de los vulgares encantos de una robamaridos?, ¿qué provoca que un “inocente y cauto” esposo cometa el feo pecado del adulterio cuando no tiene porqué salir a buscar a la calle lo que tiene dentro de la calidez de su hogar? Los motivos se cuentan por decenas de cientos, son tantos que este espacio semanal sería insuficiente.Pero lo que si podemos balancear desde nuestra perspectiva individual, es que en una situación tan condenable como el hecho de que una mujer se empecine en que un hombre desbarate su hogar para quedarse con él o simplemente para pasar un buen rato con él, no hay inocentes, sólo culpables: la lagartona, el hombre, su esposa y la sociedad misma, ¡todos llevan un porcentaje igual de culpa! ¿Por qué? Porque todos y cada uno como individuos hemos permitido que los llamados “tiempos modernos” nos desvaloricen y nos alejen de los preceptos de lo que es correcto; queremos ser tan open-mind o fashion que hemos dejado de lado el sentimiento más importante de todos: el amor. El amor por nuestra pareja y el amor por nosotros mismos.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEquipo Paralimpico de Israel a Londres 2012
Artículo siguienteSin final
Incursionó desde muy joven en la televisión. Comenzó su carrera en Canal 11, para ser invitada por Ricardo Rocha al Canal de Las Estrellas, ahí´í se convirtió en la primera periodista en hablar de temas sexuales en el Programa "En Vivo".Con su columna "La Política me da Risa", en el periódico El Universal, revolucionó la forma en la que vemos y analizamos la política en el país.Fue ella la primera en realizar atrevidas entrevistas a diversas figuras de la política nacional con "Entrevistas Osadas".Ha recibido diversos premios y reconocimientos como la Mujer del AÑO 2009 y 2010 por la Cámara Nacional de La Mujer, además de haber sido reconocida por el Gobierno Federal por su trayectoria periodística..Desde hace dos años se erigió como la abogada de los hombres y publica para ellos su libro "Exclusivo para Hombres" de Editorial Grijalbo, convirtiéndose en menos de un año en Best Seller.