La dinámica de la modernidad se sitúa en un estado permanente de insaciabilidad, promueve ansiedad y no hay como calmarla; hay quien acude a la espiritualidad. Nos encontramos frente a “creyentes no practicantes” usan esa libertad que los individuos tienen de “remendar y parchar” el sistema religioso del cual provienen, reinventan en su propio estilo el cuerpo de creencias institucionalmente validado. Esto varía y abarca distintos niveles.

Hemos festejado Pesaj 2014, llamada también “Fiesta de la Libertad”. Cada familia y cada grupo dentro del gran crisol judío, maneja ciertos significados en la celebración. Puede ser religioso y social; despierta emociones muy variadas desde la pertenencia a un pueblo hasta sentimientos de tristeza y abandono. Algunas instituciones comunitarias se preocupan de proveer espacios para quienes lo requieren. La soledad que sienten no se borra con una comida, aunque es mejor eso que nada. Por otro lado, las personas que organizan sus propios festejos invitan a quienes no tienen como y con quien pasarlo.

Esto lo pude comprobar con mi familia en Nueva York que tuvieron invitados para las diferentes comidas. Son observantes con fe, amor y temor a Dios. Los niños participan con alegría y todos tienen algo que decir. Ocho días de fiesta en donde hay reglas que cumplir, rituales que se siguen con devoción y alegría, historias que se vuelven a contar una y otra vez sobre los milagros de la salida de Egipto.

Dentro de esta gran variedad de judaísmos, tenemos a quienes ironizan haciendo burlas; han perdido toda relación con la parte sagrada de la celebración y dicen como si fuera gracioso: “No me costó trabajo guardar mis trastes, porque seguí usando los mismos”. Esto es libertad, es ironía, es justificación, puede ser todo y nada al mismo tiempo.

Por otro lado me han comentado que cuando las fiestas se acercan surgen soplos de tristeza y la nostalgia se cuela a través de las ventanas y por los resquicios que dejan las paredes y una manera de ocultar la amargura es con insolencia y grosería. ¡Me burlo para no llorar!

La identidad judía se adquiere desde el lugar en que te tocó nacer, la familia y grupo social al que perteneces. La religión se ha convertido en una vereda a transitar, da una pertenencia y puede romper con la sensación de no saber hacia donde ir. Puede proveer un sentido de vida que se ha perdido.

Para muchos, el ser judíos es un orgullo, algunos lo llevan con dignidad y otros quieren pasar desapercibidos y ser “más papistas que el Papa”. ¿Qué reconozco en esto y donde me coloco a mí mismo? El ser judío varía desde los grupos ortodoxos hasta aquellos grupos que solamente se conservan por pertenecer a un determinado grupo social. La lucha por mantener la identidad judía, ser observante o no, ha sido constantemente desafiada por las poderosas fuerzas de la asimilación.

El ser judío viene de la mano con cierto miedo y temor por todas aquellas persecuciones sufridas; no siempre se ha encontrado un lugar para vivir. ¿Qué pasa con nuestro ? Lo escondemos, nos da orgullo…no queremos que se note tanto, y somos tan flexibles que tratamos de que nadie se dé cuenta que lo somos, ni siquiera nosotros mismos. No hay que hacerse notar, pero tampoco pasar desapercibidos. Cuando nos empeñamos demasiado en ocultarnos, nosotros lo olvidamos pero los demás no.

Es importante hacerse notar con suavidad, sin grandes ostentaciones, y sin más sonrisas que las necesarias. En reuniones donde se comparte con personas de diversas ideologías, religiones o razas, algunos terminan con dolor en las quijadas por “esa sonrisa” obligatoria y falsa que sostienen para ocultar sus orígenes. Ni nosotros ni los otros lo creemos, una simulación chocante. Raúl constantemente cuenta chistes donde se burla de sus congéneres y no se da cuenta de los gestos de desaprobación de sus oyentes ya que tienen claro que él forma parte de ese grupo a pesar de trata de negarlo.

Volviendo a las celebraciones de la libertad, acabamos de pasar “” aniversario de la formación del Estado de Israel. El judío ha sido el eterno extranjero a lo largo de la con diversas variaciones según el país donde se encuentre. Después de dos mil años de diáspora ya existe un estado judío que permite la entrada a todos.

Un día antes es Yom Hazikaron, en Israel suena una sirena y todo se paraliza durante dos minutos. Un silencio que llega al alma y las lagrimas escurren. Se recuerda a los héroes que cayeron en las distintas guerras y operaciones terroristas defendiendo ese pedazo de tierra. Una mezcla de tristeza y alegría, aunque la segunda triunfa sobre la primera. Es una fiesta alegre, mucha música, bailes y comida típica.

Llegar al aeropuerto de Israel, es vivir y volver a vivir el derecho de existir. Nos encontramos con un gran mosaico humano, los judíos son un pueblo que alberga a muchas etnias y culturas unidas por religión y costumbres. No hay un solo adjetivo que pueda aplicárseles a todos. ¿Cuántos colores de piel? Personas religiosas, seculares, ashkenazim, sefaradim; rubias, morenas, apiñonadas, altas y bajas, ojos claros y obscuros. ¿Cuántos estilos de vida diferentes? Diversas formas y culturas pero todas con el mismo derecho de estar, sin el temor de ser echados fuera. Lágrimas de emoción escurren por algunas caras ante el reconocimiento de ese pequeño país al cual cualquier persona con unas gotas de sangre judía en sus venas es bienvenido. Ya no hay necesidad de esconder tu identidad o tus raíces.

En un mapa del medio oriente vemos un pequeño puntito que puede pasar desapercibido es el Estado de Israel. Un vivo reflejo de la judía, de un pasado legendario y un presente maravilloso que apunta hacia el futuro; una esperanza mantenida durante más de dos mil años. Un país que creció en 66 años de tal manera que provoca grandes envidias. Estamos celebrando dos etapas históricas diferentes de lucha por la libertad de existir. AM ISRAEL JAI. ¡Seguimos Vivos! No lograron destruirnos.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué hacer cuando tienes problemas?
Artículo siguienteIngresé a Facebook...
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.