Diario Judío México -

El doctor Bornstein le informó a Rubén que estaba en perfecto estado de salud.

– Pero, doctor: ¿Y qué hay de mis dolores de cabeza?
– Yo no me preocuparía por sus dolores de cabeza.
– Doctor, si usted tuviera mis dolores de cabeza, yo tampoco me preocuparía.

***

Señor Levy: para poder curarse de su insomnio lo primero que debe aprender es a no llevar sus problemas a la cama.

– Eso ya lo sé, doctor. Lo que pasa es que mi mujer no quiere dormir en el cuarto de al lado.

***

Abraham le cuenta a un amigo:

– Esto es una locura. Liliana me pidió el mes pasado 200.000 pesos; la semana pasada 100.000 y ayer, es el colmo de los colmos, otra vez 100.000 pesos….
– ¿Y para qué necesita tanto dinero?
– Y yo que voy a saber… ¡nunca se los doy!

***

Abraham y Samuel, viejos amigos, almorzaban en un restaurante. Al llegar la cuenta, para sorpresa de todos los presentes, se oyó claramente que Abraham dijo: “Señorita, por favor, yo pago la cuenta”. Y así lo hizo.

Al día siguiente apareció en la primera página del periódico la siguiente noticia:

“Asesinado ventrílocuo judío en extrañas circunstancias “.

***

Un oficial de las Fuerzas de Defensa de se dirige a un recluta:

– ¿Cuál es su nombre?
– Mijail Browstein, responde el recluta.
– ¡Usted está en el ejército! ¡Cuando responda una pregunta tiene que agregar la palabra “señor”!, le grita el oficial. Ahora, veamos: ¡¿Cuál es su nombre?!
– ¡Señor Mijail Browstein!

***

¿Por qué las madres judías no son llamadas a formar parte de un jurado?

– Porque no dejan hablar a nadie y se echan la culpa de todo…

***

La madre entra en el cuarto y le dice a su hijo:

– Shimale, nene… despertate… Ya es hora, se te hace tarde, tienes que levantarte para ir al Colegio….
Shimale, arropándose, contesta:
– No quiero ir, no quiero…. De los profesores, ninguno me quiere; y los niños, todos, sin excepción, se burlan de mí.
– Shimale…, no hay excusas, tienes que ir.
– Dame una buena razón para que tenga que ir, responde Shimale.
– Y dice la mamá: Te doy 2: ya tienes 40 años y eres el Director del Colegio.

***

Ariel estaba ansioso por participar en una obra de teatro que estaban montando en el club. Hizo su solicitud y luego de una audición le dieron el papel. Fue a su casa muy emocionado a darle la nueva a su mamá.

– Te felicito, sheine punem, le dijo su mamá. ¿Qué papel te dieron?
– Bueno, es una obra de Sholem Aleijem. Voy a hacer el papel de un marido judío.
– Regresa de inmediato al Colegio, contestó la mamá, y que te den un papel donde por lo menos puedas hablar.

***

Abraham, ¿Cuáles fueron las últimas palabras de tu padre?

– No tuvo últimas palabras. Mi madre estuvo con él hasta el final…

***

¿Por qué se circuncidan los judíos?

– Porque las mujeres judías no aceptan nada que no tenga algún descuento.

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorQuién y qué en la movida
Artículo siguienteEl Al y las dos caras de una misma moneda