Hace mucho tiempo en un lejano país había un rey que tenía un consejero judío, al que le daba toda su confianza. Un día decidió subirlo de puesto a jefe de consejeros, así que los demás consejeros protestaron y se quejaron con el rey, diciendo que ellos no podían estar por debajo de un judío.

Por lo tanto el rey le pidió al judío convertirse, lo cual tuvo que aceptar, creyendo que uno debe obedecer al rey. Después de haberse convertido, el judío se siente muy deprimido y al paso del tiempo, se siente cada vez peor, afectando también a su salud.

Por lo que el rey le pregunta: ¿qué es lo que le está afectando tanto?, al explicarle el judío, el rey se retracta y le dice que puede seguir siendo judío.

Cuando el judío llega a su casa le cuenta a su esposa y ella se enoja con él preguntándole: ¿No podías esperarte a que pasara Pésaj?

>>>>><<<<<

En un barrio vivía Moshe, un judío que cada viernes en la noche horneaba pollo y le llegaba el aroma a sus vecinos que eran católicos y que en Cuaresma, no podían comer carne sino pescado, lo cual les molestaba, por lo que convencen al Papa para que ponga un ultimátum y que Moshe se convierta al o se tiene que ir del país. Así que Moshe se ve obligado a convertirse.

El sacerdote que lo convierte le echa agua bendita y le dice tres veces, naciste judío, fuiste criado judío, pero ahora eres católico. Cuando llega el viernes, Moshe prepara otra vez pollo, a lo que el vecino católico le reclama.

Moshe contesta, pero éste se ha convertido en un pescado, toma un poco de agua y la echa al pollo diciendo tres veces, naciste pollo, fuiste criado como pollo, pero ahora eres un pescado.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDavid Marcus
Artículo siguienteHumor judío
Mexicana por nacimiento, desde su niñez ha estado cerca de personas e instituciones dedicadas al arte y cultura, efectuando estudios en Florencia y complementándolos en escuelas mexicanas de pintura y escultura. Ha trabajado en varias galerías, incluyendo la del CDI y ha sido maestra de pintura y artes plásticas para niños. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas y otras individuales en México e Israel. Su obra se ha publicado en diversos calendarios, revistas y periódicos, siendo colaboradora de "Foro" desde 2006, aportando otra faceta de su actividad mediante chistes judíos.