Diario Judío México - Poco conocidos…y algunos ¡¡mejor ni conocerlos!!

Don Generoso Buenseñor fallece y llega al Paraíso.
Un ángel lo recibe, con unas galletas blandas, húmedas y un té usado, que comparten de merienda. Don Generoso se sorprende de tan feo y magro menú, pero no dice nada.
De pronto oye un gran barullo.
Proviene de la planta baja.
Se asoma curioso por un barandal.
Ve muchas personas de merienda, también.
Mesas llenas de panes, fiambres, tortas, mermeladas, cubren los manteles.
A la hora de la cena: el ángel “agasaja” a Generoso con unas alitas de pollo secas, duras y una papa recalentada.
Ahora un ruido de platos y cubiertos se eleva de la planta inferior. Generoso vuelve a mirar. Fuentes de verduras asadas, carnes salseadas, pastas: están listas para ser devoradas por esos “suertudos”.
Entonces Generoso se anima a preguntarle al Ángel:
– “Disculpe ¿Pero…qué hay allí abajo?”
– Allá es el Infierno- el Ángel le responde.
– No entiendo. Ellos comen manjares  y nosotros ¡¿ÉSTO?!
– ¡¿Y QUÉ PRETENDE?! ¡¿QUÉ COCINE PARA “DOS”?!

teloncito

Ante el viaje de ese esposo ya entrado en años y algo pícaro – la esposa le recomienda al momento de partir: “Dovchi: No gastes plata en pavadas. En casa tenés lo mismo: ¡Y Gratis!” A lo que el esposo le contesta: ¡¡Me cag&=% en la metzíe” !!

metzíe- pichincha/ bicoca

teloncito

Un tremendo naufragio deja dos sobrevivientes. Ambos hallan resguardo en una cueva dónde apenas se filtra un hilo de luz. Cuando ya desfallecen de hambre y sed: uno de ellos encuentra una vieja revista. La abre en una página donde hay fotos de una Cena Real. Y se queda hechizado mirando esos manjares. Traga saliva y da vuelta la hoja. Una piscina olímpica ocupa toda la página, la cual lo deslumbra, también.

De pronto ¡suelta la revista! y cae muerto. Fulminado.

Su compañero lo mira de soslayo y dice: ¡También…! ¡¿A quién se le ocurre nadar después de comer?!

teloncito

En la antigua Polonia un gran Rabino recibe a una mujer del Shtetl, quien se queja y maldice a su marido por las penurias que le causa. El Rabino le dice a la mujer por toda respuesta: “Usted tiene razón”. Y la mujer se va.

Al día siguiente lo visita el marido de la mujer. Le refiere al rabino lo mala balebuste que la mujer esa suya es, además de una iajne profesional. El Rabino le dice al marido por toda respuesta: “Usted tiene razón”. Y el hombre se va.

La esposa del Rabino muy sorprendida le dice a su esposo: No entiendo. A la esposa quejosa, le dijiste que tenía razón. A su esposo le dijiste ¡qué tenía razón!…¿Nu? A lo que el rabino le responde: ¡Vos también tenés razón!

shtetl-         comarca donde vivían judíos antiguamente
balebuste- buena ama de casa
iajne-         chismosa
¿Nu?-         expresión: ¿Y? / ¿Entonces?

teloncito

Un hombre muy cauto,  anda recorriendo unos bosques en pleno invierno. Llega hasta un puente de madera muy viejo y rotoso con un cartel de Advertencia. “PESO MÁXIMO: 75 KG.”. El hombre pesaba bastante menos que eso, pero tenía mucha ropa debido al frío. Ocho camisetas, cinco buzos, tres camperas, cuatro bufandas y dos gorros. Además de cinco pares de medias y las botas. Por las dudas se saca toda la ropa. Apenas se queda con lo indispensable para no estar desnudo. Y a cruzar el puente va. Pero en la mitad de la “travesía” el puente cruje y se desmorona. El hombre cae al río.

Cuando al día siguiente encuentran lo que “queda de él”- un cazador de la zona le comenta al guardabosques, al ver toda la ropa tirada, y al hombre casi desnudo: “ES QUÉ NO LEYÓ BIEN LA ADVERTENCIA ANTES DE CRUZAR EL PUENTE…”  ¿Qué dice?- el guardabosques le recrimina- ¡¡Si el pobre no pesaba ni setenta kilos!! A lo que el cazador le respondió: ¡¡ES QUE “HOMBRE PRECAVIDO: VALE POR DOS”!!

teloncito lamentable y final

No hay comentarios

Leave a Reply

Artículo anteriorEl exilio judeo-asquenazí en Barcelona (1933-1945): Un rompecabezas que pide ser resuelto, 1ra parte
Artículo siguienteUcrania: La joya de la corona
Mirta S. Kweksilber. Escritora. Autora de los libros de Cuentos Cortos: “EL MUNDO QUE FUE” (1988) Relatos de Humor y Nostalgia de Raíz Judía. Editorial Milá, AMIA, ARGENTINA (prólogo de Jaime Barylco) y “TRES PASOS EN EL BOSQUE” (2015) Cuentos de Humor y Memoria de Evocación Judía. Editado por ©® Mirta S. Kweksilber, de “Lápiz para pintar sueños” ©® (prólogo del Periodista y Comunicador uruguayo Jaime Clara) Autora del Himno de las Voluntarias –Damas Rosadas del Hospital de Clínicas del Uruguay- música y letra En 1987 ganadora del Concurso Golda Meir Categoría “Cuento Corto” de la Federación Wizo Uruguay.