Investigadores de la Universidad Bar-Ilan dicen una mente errante puede estimular la función cerebral y mejorar el desempeño de las tareas.

Los maestros deberán reconsiderar las reprimendas a aquellos alumnos que sueñan despiertos en clase, ya que el nuevo israelí descubre que la mente errante mejora el rendimiento del cerebro y prepara la mente para tareas complejas.

En un estudio reciente publicado en actas de revistas científicas americanas de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores de la Universidad de Bar Ilán, demostraron que contrariamente a la creencia común, una mente errante no obstaculiza la capacidad para realizar una actividad, en realidad la mejora.

Este sorprendente resultado puede ocurrir debido a ambas convergencias, tanto la actividad del “libre pensamiento” y los mecanismos de “control de pensamiento” en una sola región del cerebro, según el profesor Moshé Bar, director del Centro Multidisciplinario de Investigación del Cerebro Gonda de la Universidad Bar Ilán.

“En los últimos 15 o 20 años, los científicos demostraron que a diferencia de la actividad neuronal localizada asociada a tareas específicas, la mente errante implica la activación de una red gigante por defecto de diferentes partes del cerebro” dice Bar.

“Esta participación cruzada del cerebro puede llegar a resultados conductuales como ser creatividad y humor, y podrá contribuir a la capacidad de permanecer exitoso en la tarea mientras la mente se va por su alegre camino mental.

Los investigadores israelíes muestran también que un estímulo externo puede sustancialmente incrementar la velocidad en la que se produce el soñar despierto, que a cambio ofrece un efecto positivo en el desempeño de las tareas.

De acuerdo con Bar, el estudio muestra que la gente no necesariamente tiene una capacidad de atención cognitiva finita. “En lugar de reducir la capacidad del sujeto para realizar la tarea, se realiza la ejecución de las actividades en forma mejorada” expresa Bar. “La estimulación externa en realidad mejora la capacidad cognitiva de los sujetos."

Durante el experimento, los participantes fueron tratados con estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS), un procedimiento indoloro que utiliza la electricidad de bajo nivel para estimular regiones específicas del cerebro.

Se les pidió que rastrearan y respondieran a números parpadeando en una pantalla de computadora, y periódicamente informaran la extensión en la que experimentaban pensamientos espontáneos no relacionadas con la tarea encomendada.
Según el científico, los resultados van más allá de lo logrado con anterioridad mediante estudios basados en fMRI (resonancia magnética funcional), y demostraron el rol que cumplen los lóbulos frontales en el comportamiento de la mente errante y sus resultados.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCastellanos, el Schindler salvadoreño, salta a la gran pantalla en EEUU
Artículo siguienteMarc Chagall y su mundo campesino y judío
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.