Diario Judío México - A sus 93 años, a Tove Shlosberg aún le destellan los ojos cuando habla de su marido Shmuel y de su muerte en el que para muchos es uno de los frentes más olvidados de la , el de Extremadura. En 1937 ambos eran ciudadanos judíos de la Palestina del Mandato Británico, comunistas por convicción y se acababan de casar por un vínculo más poderoso que el establecido por la ordinaria relación contractual: sus sólidos ideales antifascistas y sus ansías de cambiar el mundo. “Queríamos demostrar que no se podía permitir que Hitler, Mussolini y Franco lo conquistaran todo. Éramos tan jóvenes…”, cuenta nostálgica esta vitalista nonagenaria.

A unos metros bucea en las vitrinas, mira con calma y señala una de las postales que le envió Schmuel desde el frente. “Siempre quise ir con él a pero mi madre estaba muy enferma y bastantes problemas le di ya a mi familia”, explica. A los 13 años Tove ya formaba parte de las juventudes comunistas de Polonia, su país natal; a los 15 ya había estado en prisión. “No me importó que mi familia tuviera dinero, tampoco sabía muy bien quienes eran Marx o Engels, pero sí sabía una cosa: que yo sí estudiaba y mis amigos pobres no”.

Durante décadas, las vivencias de estos brigadistas permanecieron únicamente en los relatos de sus descendientes

Poco después su familia decidió viajar a la Palestina Británica para evitar que la benjamina roja volviera a sublevarse en Polonia, un país donde en los años 30 abundaban las detenciones de quienes eran sospechosos de abrazar el ideario comunista. “En Palestina también hice amigos y a los 17 años me afilié al partido (partido comunista judío de Palestina, creado en 1919) Aquí conocí a Schmuel y antes de cumplir los 18 nos casamos para evitar que los británicos me deportaran por comunista”.

Con sus gafas en la mano, Tove recorre pausada las vitrinas, retratos y carteles de la época por la primera exposición dedicada en a la contribución de los 200 brigadistas de Palestina que sirvieron en el bando republicano, mayoritariamente de procedencia polaca y ucraniana (otros cinco árabes y doce armenios también sirvieron en sus filas)

“No solo eran comunistas, también antisionistas, por eso su memoria se ha borrado de los libros de historia de ”, explica Eran Torbiner, el director del documental, Madrid antes que Hanita (2006), proyectado durante la inauguración de la muestra el pasado jueves en el Museo Eretz de Tel Aviv.

Vega Lechtman en la exposición / A. G.

Durante décadas, las vivencias de estos brigadistas permanecieron únicamente en los relatos de sus descendientes o calladas en las páginas de los diarios escritos por algunos de ellos en edad ya avanzada. Es el caso de Centner, un polaco que luchó junto a los republicanos en , del lado de los rusos en la , que paró en para escribir sus vivencias bélicas (De Madrid a Berlín, 1966) y que terminó regresando a la Palestina Británica.

“Por casualidad un día conocí a . Me impresionó tanto toda su historia, la de sus compañeros en su afán solidario de acabar con el fascismo que me sentí obligado a recoger sus testimonios y compartirlos con mi generación”, asegura este realizador autodefinido como “socialista, de izquierdas y antisionista como ellos, porque ni ahora ni entonces queremos un Estado solo judío, sino uno en el que el vecino de Jaffa (ciudad árabe de Tel Aviv), de Nablus o de Hebrón tenga los mismos derechos que nosotros como judíos”, apostilla.

Brigadistas olvidados que incluso llegaron a crear la Compañía judía Botwin, nacida en el seno del batallón Palafox

Bajo los focos de la muestra y en escasos 100 metros cuadrados se suceden las historias, a cada cual más sobrecogedora y siempre flanqueadas por carteles donde se leen lemas como “Un solo mando contra el enemigo común (del Partido Socialista) o “Camarada, trabaja más y mejor”.

A unos metros, Vega Lechtmann observa atenta el panel con los retratos de una treintena de brigadistas. En la fila de arriba, con un parecido asombroso, está la foto de Sioma, su padre, un judío de origen austriaco que sirvió en el frente republicano de Barcelona, que terminó siendo capturado en la Francia ocupada por los nazis y trasladado al campo de concentración de Auschwitz. “A mi madre, a mi hermano y a mí nos sacó del tren un gendarme francés. Gracias a él nosotros nos salvamos”, explica en perfecto francés, mientras extrae de un sobre amarillento y cuarteado por el tiempo varias fotos de sus padres en , al norte del actual .

Brigadistas olvidados que incluso llegaron a crear la Compañía judía Botwin, nacida en el seno del batallón Palafox —de la XIII Brigada Dombrowski, integrada principalmente por polacos y ucranianos— y que llegó a editar su propio periódico en yidish (lengua de las comunidades judías centroeuropeas)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorCrónicas
Artículo siguienteDICCIONARIO DE LA IRREAL DECADENCIA DE LETRAS
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.