México vive una guerra sin reunir las características de un conflicto armado civil.

Casi 50 mil muertos entre miembros de las organizaciones criminales y personas ajenas a la actividad delictiva, todos ellos, a fin de cuentas ciudadanos mexicanos. Ciudadanos que por un destino fácilmente predecible, dejaron su arraigo familiar y sus convicciones religiosas para convertirse en Delincuentes por necesidad.

También es cierto, que el bajo nivel escolar, causado por la imposibilidad económica de asistir a la escuela, la temprana deserción o la falta de motivación de los padres, limita la posibilidad de encontrar un empleo dentro de la estructura económica formal, y sumado a la falta de oportunidades, agravan aun más la posibilidad de una actividad laboral mayor.

Esta gran limitante, obliga a que cada día mas jóvenes se enrolen en una labor hasta cierto punto fácil de desempeñar, siembra, cultivo, protección de cultivos, transporte y hoy más común, la venta al menudeo de estupefacientes.

El problema es del dominio publico y el Gobierno Federal Mexicano, ante el incremento y la proliferación de este mal, tomo la acertada decisión, de combatirlo de manera frontal. Hoy los medios nacionales e internacionales, muestran las imágenes de un México deteriorado, lastimado, poco seguro, que da como resultado: alejar la Inversión Extranjera Directa (IED), minimizar el interés por producir algún producto que contribuya al suministro de alimentos a las comunidades marginadas que enfrentan las consecuencias del cambio climático o peor aun, establecer una empresa.

¿Cual es la solución definitiva y contundente de corto plazo, que devuelva el bienestar a las familias mexicanas en un entorno seguro y confiable ?

Decenas de propuestas han aparecido en diferentes foros. Pero ninguna de fondo y alcanzable para micro y pequeñas empresas.

La respuesta que planteo desde este importante FORO, basada principalmente en casos de éxito y en el sentido común para generar mas empleos y poder defender así a nuestros jóvenes de éste mal, además de motivarlos para que no emigren a Estados Unidos, esta sustentada en dos elementos fundamentales TIERRA y AGUA.

¿Por que tierra ?: México posee mas de 25 millones de hectáreas cultivables y solo 5 se cultivan. Las respuestas más comunes en el campo mexicano son: "no trabajo la tierra porque no hay agua", "no tengo dinero para semillas, los fertilizantes no los conozco y la cosecha se pierde porque nadie quiere pagar lo que cuesta producirla".

¿ Porque agua ?: El 80 % del agua que se extrae de fuentes subterráneas o superficiales es destinada al riego agrícola rodado de muy poca eficiencia, ya que, cerca del 60% se pierde sin llegar al cultivo y en evaporación. El 20 % restante empleada para uso publico urbano contaminado los arroyos y ríos por la falta de saneamiento.

Tierra ociosa, Agua contaminante deteriorando el medio ambiente.

La formula para generar empleos son precisamente estas dos elementos de oportunidad.

Por otro lado, existen comercializadoras de productos agrícolas, que demandan diversos frutos y vegetales, que bien se pueden producir en México. Los países del primer bloque independientemente de nuestro importante socio y vecino, Estados Unidos, demandan productos orgánicos de alta calidad. Constantemente buscan proveedores de alimentos para formalizar sus pedidos a través de instrumento de comercio como cartas de crédito o de intención para adquirir toneladas de diferentes vegetales y frutos para consumo, con especificaciones muy precisas.

Inversionistas proveedores de equipamiento en los sectores agrícola y tratamiento de agua, buscan oportunidades para recuperar sus inversiones en investigación y desarrollo, ofertando su tecnología en esquemas de cero riesgo para los productores del campo y a los Municipios.

En este orden de ideas, muestro a los diferentes actores que pueden dar solución a tantas muertes en nuestro país: El cliente, el productor y el proveedor inversionista.

En resumen, el concepto de esta formula de éxito radica en identificar los productos agrícolas que México y el mundo demandan, seleccionar la zona geográfica y la tierra para cultivarlos, reclutar a los campesinos, posiblemente repatriandolos de Estados Unidos, seleccionar a los inversionistas proveedores que acepten los instrumentos de garantía de pago de los compradores del producto agrícola, para implementar la tecnología para sembrar, cultivar y cosechar con la calidad demandada, los frutos y vegetales, mediante invernaderos, sistemas de riego a bajos volúmenes y algo esencial, agua. Agua servida que será captada de las descargas Municipales para que mediante procesos avanzados recobre sus características acompañada de los nutrientes indispensables para emplearse en el riego de plantas y arboles, cubriendo de esta manera dos objetivos básicos. Un medio ambiente mas digno y la posibilidad de emplear para riego agrícola sin ningún riesgo el agua tratada.

Se escucha fácil, pero representa el compromiso de diferentes sectores, los que deberán dejar atrás el sueño de que el nuevo Presidente de la República, será el que habra de mejor nuestra economía, debemos reunir a los campesinos con los empresarios y buscar en los comercializadores una respuesta a la creación de empleos que habrán de generar riqueza en México que nos llevara a una sociedad segura y de alto bienestar.

Aprovechar las fortalezas de los múltiples Tratados de Libre Comercio que tiene México, que pueden brindar el uso de tecnologías para la adecuada depuración de los contaminantes en las aguas servidas, la producción de fertilizantes, el uso de invernaderos, seguros que mitiguen los riesgos por daños de a causa de desastres naturales

Es importantísimo, entrar en contacto con las autoridades que agremian a los actores de este modelo económico para poder iniciar con un proyecto que muestre el como si y rebasar las barreras de todo tipo, que generalmente muestran un imposible.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMargo Glantz: La literatura en México está descentrada
Artículo siguienteLa tolerancia religiosa: aún una utopía
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.