Diario Judío México - La adolescencia, aunque a veces difícil, es una etapa muy bella en el camino de
nuestra vida. Es un momento de descubrimiento de uno mismo, de grandes cambios,
experiencias maravillosas y muchos retos. Es un periodo de transición a la vida
adulta, a la integración a la sociedad.
Como padres, muchas veces sentimos angustia y nos sentimos perdidos en cuanto a
la educación de nuestros adolescentes. Si a través de la infancia de nuestros
hijos logramos un vinculo de amor, aceptación, contención, limites y apoyo, el
paso a ser padres de adolescentes será mas bondadoso.
Que es lo que necesita un adolescente de sus padres? Un balance entre libertad y
contención. El adolescente esta tratando de encontrar su nueva identidad, sus
propios valores y para eso necesita el espacio y la libertad, pero también esta
confundido y asustado, por lo que necesita el apoyo, la contención, los limites
y la presencia de los padres.
Es normal que nuestros jóvenes rechacen nuestras ideas, nuestros valores,
nuestra ayuda, ya que ellos quieren probarse capaces de ser ellos mismos y de
salir adelante en la vida con sus propios recursos. Al mismo tiempo, no debemos
de hacernos totalmente a un lado, es importante para ellos saber que nuestra
ayuda y nuestros valores están ahí, presentes todo el tiempo, y que les damos la
libertad de podernos decir ahora no los tomo.
En esta etapa de la vida como en todas, validar los sentimientos y emociones de
nuestros hijos es primordial. Si se sienten deprimidos o enojados, en lugar de
preocuparnos y tratarlos de sacar de esa depresión o enojo o de desesperarnos
con su actitud, les decimos que entendemos que se estén sintiendo así por tal o
cual situación, de esta manera se sienten comprendidos y se abre una canal de
comunicación en el momento que nos lleguen a necesitar.
Claro que como padres también tenemos que estar concientes de los peligros que
existen en nuestra cultura para nuestros adolescentes.
Nuestros hijos están expuestos a muchas presiones por su grupo de amigos ya que
quieren pertenecer y ser aceptados por ellos. En su libro “Reviviendo a Ofelia”
la Dra Pipher comenta de los peligros existentes para nuestras adolescentes. Al
querer ser aceptadas y populares acceden a sexo, drogas u otras presiones
impuestas por su grupo, sacrificando de esa manera lo mas importante para un ser
humano, su propia identidad. Al acceder a estas presiones y negar su verdadera
identidad, nuestras jóvenes están cayendo en severas depresiones. En el caso de
nuestros jóvenes, la perdida de identidad se puede manifestar como agresión y
violencia mas que en depresión. Debemos entender como padres, que están
confundidos, que nos necesitan, que necesitan nuestros limites, nuestro amor y
muy importante, nuestra comprensión.
Cada ser humano es diferente, por lo que no hay una receta general de cómo
actuar como padres de adolescentes, cada padre tiene que encontrar que tanta
libertad y espacio y que tanta contención y limites necesitan sus hijos. Si nos
dejamos guiar por nuestra intuición, no solo por nuestra razón, vamos a saber
cual es ese balance. Lo que si se puede recetar es la comprensión, el amor y la
presencia evitando el juzgarlos y la violencia.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorViaje a la tierra prometida
Artículo siguienteThe Fighter, “El Peleador”
La Dra. Alicia Duek es doctora en psicoterapia egresada de San Diego University for Integrative Studies (SDUIS). La doctora es especialista en terapia individual, de familia, arte terapia y terapia floral de Bach.