Diario Judío México - La caja de Pandora se abrió una vez más, desatando huracanes de guerra entre y la Franja de Gaza, gobernada por el Hamas. El vacío político dejado por el fracaso de las negociaciones entre israelíes y palestinos fue llenado mediante retórica inflamada y actos de violencia mutuos y puntuales que muy pronto se amplificaron y convirtieron en incendios devoradores. Desde hace seis días una lluvia de cohetes lanzada por el Hamas se cierne constantemente sobre múltiples ciudades de , simultáneamente al bombardeo continuo de la Franja por parte de la fuerza aérea israelí, con el consecuente saldo lamentable de decenas de víctimas mortales, muchas de ellas civiles. Como en una pesadilla recurrente, se vuelve a montar el mismo escenario ya vivido con anterioridad (2008 y 2012), como si ambas partes ignoraran que el resultado será a fin de cuentas el mismo: regreso a un lamentable statu quo en el que se mantienen vigentes los mismos problemas sin solucionar.

Al escribir estas líneas hay todavía esperanza de que la campaña militar israelí no se amplíe a un operativo terrestre y sea posible gestionar en el corto plazo un cese al fuego. El problema es, en las condiciones inherentes a la relación -Hamas, cómo conseguir un mediador con las características y eficiencia necesarias para cumplir con esa función. Aun cuando ya se ofreció para ello, es evidente que la naturaleza de su relación con Hamas, al cual mantiene en su lista de organizaciones terroristas, lo limita en su capacidad de desempeñar ese papel. En el último encontronazo entre y Hamas, fue Egipto quien consiguió gestionar el fin de las hostilidades. Sólo que en esa ocasión —2012—, Mohamed Mursi era presidente de Egipto y su pertenencia a la Hermandad Musulmana, afín en muchos aspectos al Hamas, le daba una considerable capacidad de maniobra e influencia sobre esa organización palestina. De igual modo, el haber mantenido Mursi vigente durante su gestión el acuerdo de paz con le permitió el contacto y el diálogo con éste a fin de imponer el cese al fuego.

Las cosas son, sin embargo, distintas hoy en lo referente a ese mediador ideal que ha sido Egipto. Desde el derrocamiento de Mursi y el encumbramiento paulatino de las fuerzas representadas por el actual presidente egipcio, Abdul Fatah al Sissi,  las relaciones entre El Cairo y Hamas se han deteriorado profundamente. Al Sissi ha cancelado toda cooperación con Hamas a partir de la consideración de que esta organización ha sido aliada fiel de la Hermandad Musulmana, su odiado rival. Al Sissi ha acusado al Hamas de ser responsable del asesinato de oficiales egipcios en el Sinaí en distintos momentos, lo mismo que de colaborar en la liberación de presos miembros de la Hermandad en vísperas de la revuelta popular que sacó a Mubarak del poder en 2011. De ahí su campaña para bloquear las acciones del Hamas mediante la destrucción de sus túneles, el cierre del paso entre Egipto y Gaza y el cese de cualquier colaboración suya con esa entidad palestina en cuestiones estratégicas.

Todo eso apuntaría a que Egipto no puede hoy cumplir con la mediación entre y Hamas como lo hizo en el pasado, aunque hay un elemento importante que podría actuar en sentido contrario. Se trata de la capacidad de presión de la “calle egipcia y la calle árabe”, que claman solidariamente a favor de alguna acción que ponga fin al derramamiento de sangre de los hermanos palestinos, dejando de lado la animosidad contra la dirigencia del Hamas. ¿Qué tanto Al Sissi escuchará ese clamor y además considerará conveniente a sus intereses hacerlo y tomar la responsabilidad de mediar para conseguir un cese al fuego? Difícil predecirlo, pero hoy por hoy es una de las pocas opciones que asoman en este trágico escenario.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorReconectando los sentidos
Artículo siguienteMaduro para tirano, verde para juez
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.