Diario Judío México - Las instituciones de la comunidad judía de apelaron a la solidaridad para hacer frente a la gran crisis económica que provocó el . El rabino de la Comunidad NBI y el director del Instituto Hebreo de Santiago dialogaron con ItonGadol para reflexionar sobre el antes, el durante y el después de la pandemia.

Al igual que en todo el mundo, la pandemia del trajo grandes consecuencias sanitarias y socio-económicas a , donde la comunidad judía debió ofrecer una rápida respuesta, tanto reprogramando todas sus actividades de manera online como organizando campañas de donación para los más necesitados.

La comunidad judía de tiene más de 110 años y está compuesta por 17.000 personas aproximadamente. El movimiento religioso más importante es el conservador y la comunidad más grande es la del Círculo Israelita de Santiago, que tiene más de 1.000 familias asociadas. Además, tiene tres colegios, uno pluralista, con casi 1.500 alumnos; otro ortodoxo, con unos 400 chicos; y un tercer colegio judío en Viña del Mar.

Respecto a cómo es la realidad de la comunidad en este tiempo de pandemia, Alejandro Bloch, rabino de la Comunidad NBI y vice-rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, afirmó a ItonGadol: “La comunidad reaccionó rápidamente frente a esta nueva realidad y las comunidades han invertido mucha energía en mantener y desarrollar la vida judía. Todas las instituciones, sin distinción, estamos con programas muy importantes online para educar, acompañar y apoyar a la gente”.

Rabino Alejandro Bloch

“Las instituciones permanecen cerradas, inclusive antes de que las autoridades de la Nación decreten la cuarentena obligatoria, ya que la recomendación de los dirigentes de la comunidad fue adelantarnos a lo que está ocurriendo y fue una medida correcta. Eso no quiere decir que se terminó la vida judía, al contrario muchas personas destacan que hay muchas más oportunidades de participación en estos días”, agregó Bloch.

En cuanto al impacto socio-económico que generó la pandemia en la comunidad, Sergio Herskovits, director del Instituto Hebreo “Dr. Chaim Weizmann” de , destacó en diálogo con ItonGadol que “existe una institución que se llama Reshet, que quiere decir ‘Red’, y cumple funciones parecidas a las que tiene la Fundación Tzedaká en Argentina. Su objetivo es apoyar con medicamentos, ropa, apoyo psicológico, psicopedagógico, de salud a familias y personas que lo necesitan”.

Sergio Herskovits

Herskovits evaluó que los pedidos de asistencia social “han crecido en los últimos tiempos debido a la pandemia” y que “hay familias que no están pudiendo cubrir sus necesidades básicas. Reshet está dando cajas de comida para apoyarlas. También hubo campañas de recaudación de fondos, en las que la comunidad ha respondido muy bien”.

En ese sentido, el rabino Bloch mencionó el trabajo articulado con “los hogares de ancianos en campañas de apoyo económico y algunas instituciones también están desarrollando acciones solidarias en diferentes comunas. C.A.D.E.N.A. hizo una campaña con las Tnuot (movimientos juveniles) para llevar elementos de abrigo para este invierno”.

Pero además, la situación económica no sólo afecta a las familias, sino a las instituciones. El director del Instituto Hebreo subrayó: “Todas las instituciones de la comunidad judía están sufriendo por esta situación. es un país que en general tiene a sus instituciones muy sanas y sin deudas, pero esta situación, como le pega a los miembros de la comunidad, también le pega a las instituciones. Todas están haciendo un esfuerzo muy grande de racionalización de sus recursos y lo están haciendo muy bien”.

Por eso, consultado sobre si hay algún plan para ayudar al sostenimiento de los colegios de la Red Escolar Judía chilena, Herskovits resaltó: “El plan es mucha solidaridad de distintas personas, con tanto pequeños como grandes donantes. Hay dos fundaciones que apoyan a la educación judía en Chile, una al colegio ortodoxo y otra al Colegio Hebreo de Santiago. Los dos colegios están haciendo un esfuerzo muy grande”.

Reshet

Y por supuesto, la ayuda y solidaridad también llegó del exterior: “Las instituciones judías en Chile han recibido el apoyo de la Agencia Judía para , porque esta es una comunidad muy sionista y muy comprometida con el Estado de ”, rescató Herskovits.

Justamente, esta gran crisis ha llevado a las autoridades israelíes a prever una ola de aliá (inmigración a ) impulsada por la pandemia. Al respecto, Herskovits reflexionó que “la aliá de Chile siempre es muy pequeña, pero está habiendo un crecimiento. Si bien no es un crecimiento exponencial, sí se está sintiendo que hay un cambio en ese sentido”.

En la misma línea, el rabino Bloch afirmó que “hay que recordar que en Chile la pandemia vino a completar un proceso que comenzó con el levantamiento social de octubre. En ese momentos muchas personas comenzaron a pensar en dónde podían desarrollar proyectos personales y familiares. La pandemia solo aceleró, como en muchas otras cosas, estos procesos”.

Finalmente, sobre cómo imagina que será la situación de la comunidad después de la pandemia, el rabino Bloch concluyó que “la tiene organizaciones sólidas y la mayoría están dando una batalla muy dura.

El Chile post-pandemia presenta interrogantes económicos muy fuertes, y eso también incluye la pregunta por la sostenibilidad de la vida judía. Sabemos que el tiempo que viene será un tiempo difícil para muchas familias y las instituciones deberán estar a la altura para incluir y acompañar a quien lo necesita. También esta nueva realidad impulsará la creatividad y el trabajo en conjunto, promoverá alianzas entre organizaciones para potenciar el trabajo y así servir mejor a Am ”.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLos K. ¿Hasta donde quieren llegar?
Artículo siguientePresidente de AMIA: “No podemos perder un solo alumno de la Red Escolar Judía”
La Agencia Judía de Noticias durante 10 años fue la principal fuente de información sobre Israel y la política comunitaria. Sus notas y entrevistas fueron levantadas por los principales medios y agencias periodísticas del mundo. Luego de haber cumplido una década desde su creación, cambió su nombre a Agencia AJN y se lanzó a una nueva etapa de expansión internacional, para ser líder en la producción de noticias de Medio Oriente en español con base en Buenos Aires. La Agencia AJN refleja permanentemente las relaciones diplomáticas, intercambios comerciales y convenios entre Israel y Latinoamérica. Además, promueve la búsqueda de justicia por el atentado a la AMIA y a la embajada de Israel en Buenos Aires; impulsa el esclarecimiento de la muerte del fiscal Alberto Nisman y condena todo acto de terrorismo en el mundo. Conformada por un importante equipo de redactores, cronistas y corresponsales, la Agencia AJN ofrece el mayor nivel de profesionalismo para el tratamiento de la información. Director: Daniel Berliner. Desde hace tiempo contamos con Isaac Ajzen como representante y corresponsal de la Agencia Ajn en México.