La muerte de la guionista Ruth Prawer Jhabvala a los 85 años, el pasado miércoles 3 de abril, produjo una gran tristeza en todo aquel que haya admirado no sólo sus novelas y cuentos, sino también las 23 películas en las que trabajo con el productor Ismail Merchant y el director James Ivory. Por casi 30 años “Merchant Ivory”, no era sólo el nombre de una compañía, sino la marca mas importante de películas elegantes y literarias en el angloparlante, tan limitante como es esa etiqueta. El nombre de la marca en si mismo es limitante pues debió de haber sido “Merchant Ivory Jhabvala.”

Sus formidables logros incluyeron adaptaciones de sus propias novelas (“The Householder”, la cual fue el debut de este trío en 1963, y “Head and Dust”), su adorado Henry James (“The Europeans,” “The Bostonians,” “The Golden Bowl”) y E.M. Forster (“A Room With a View,” “Howards End”), Jean Rhys (“Quartet”), Evan S. Connell (“Mr. & Mrs. Bridge”), y Kazuo Ishiguro (“The Remains of the Day”), y sus guiones originales (“Shakespeare Wallah,” “The Guru,” “Bombay Talkie”, “Autobiography of a Princess,” “Roseland,” Jane Austen in Manhattan”).

La biografía de Ariana Huffington “Picasso: Creator and Destroyer” fue la fuente principal para el guión de Jhabvala “Surviving Picasso,” aunque le dijo a Vincent Lo Brutto en 1997, “Leí todos los libros, leí masas de libros acerca de Picasso.” También le comento a Lo Brutto que la producción de ésta película en 1996 fue una de las peores experiencias del trío, debido a los intentos de la familia Picasso para bloquearla. “No quiero volver a ver pinturas de Picasso” dijo “y no quiero volver a escuchar el nombre Picasso nunca más.”


Cruzando las barreras de las clases: Julian Sands and Helena Bonham Carter en “A Room With a View”

La entrevista de Lo Brutto con Jhabvala, se publicó en “Backstory 4” (editado por Patrick McGilligan, University of California Press, 2006), es imperativo que la lean los aspirantes a guionistas, particularmente aquellos inetersados en hacer adaptaciones. Jhabvala, ganó dos Oscares por su dos adaptaciones de Forster, estuvo nominada por “Remains of the Day”, era una maestra de la compresión y la invención.

Cuando, por ejemplo, a Merchant Ivory fue comisionada en 1978 por London Weekend Television para adaptar una obra recientemente descubierta que Jane Austen había basado en la novela de Samuel Ricardson “Sir Charles Grandison” cuando tenía 14 años, descubrieron que “era como los garabatos de un niño,” dijo Jhavala. Y convenció a Merchant Ivory que el proyecto se podría convertir en una contemporánea acerca de dos directores de teatro en Nueva York, que peleaban por los derechos de la obra, y también incorporó el tema de la seducción de Richardson y algunas historias de Wallace Shaw acerca de André Gregory. Y así fue que en 1980 “Jane Austen in Manhattan” se creo.

Cuando hubo que detallar la visualmente poco comprometida cospiración de Adam Verver (Nick Nolte) y su hija Maggie (Kate Beckinstale) para gobernar a sus adulteras esposas en “The Golden Bowl,” Jhabvala me dijo en una entrevista en el 2001 que se “tomo ciertas libertades.”

“Hice escenas directas de los personajes confrontándose uno al otro tomando lo que yo creía que estaba en sus cabezas y poniéndolo en sus bocas” agregó. “No tantas escenas de la película vienen del libro. Los personajes, las situaciones, los pensamientos, y las tensiones están todas ahí, sólo es cuestión de reconstruir.”

Así como eran adoradas por las personas que también aman “Masterpiece Theatre,” las películas del trío con frecuencia eran criticadas por sus representaciones de las clases altas, y lo que el director Stephen Frears describe como “el tintineo de las tazas de té.”

La frialdad y la represión por un lado y el deseo y la pasión por otro complica las impresiones que las películas de Merchant-Ivory-Jhabvala dejan, pero la genialidad es sólo uno de los aspectos de su trabajo, que constantemente esta dirigido por conflictos de casta y clase. Jhabvala creció con el horror del prejuicio: siendo una judía alemana cuya familia escapo del Holocausto y su familia extendida fue diezmada por el mismo, lo cual terminó por arrastrar a su padre al suicidio.

Ni “A Room With a View” ni “Howards End”, tal vez dos de sus mejores películas, hubieran funcionado si no honraran la “única conexión,” uno de los principios en el trabajo de Forsters. Ha sido interpretado de varias maneras pero plantea claramente la necedad de conectarse através de las líneas sociales, lo que en la experiencia de Lucy Honeychurch (Helena Bonham Carter) y George Emerson (Julian Sands) en “A Room With a View” y Helen Schlegel (Bonham Carter) y Leonard Bast (Samuel West) en “Howards End”. Hacer la conexión con la audiencia fue enteramente triunfo de Jhabvala.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorConferencia “Una Vida sin Límites”, de Nick Vujicic – México 2013
Artículo siguienteEspaña comienza repliegue de su misión en el Líbano