Emergency Management Forum, afirma que de cada 100 empresas que afrontan un desastre sin contar con un Plan de Continuidad de Negocio (BCP por sus siglas en inglés), el 43% nunca reabre su negocio y desaparece del mercado, el 51% cierra en menos de 2 años y solo el 6% sobrevive a largo plazo. Aunque es más alarmante la falta de prevención empresarial en el país, ya que solo el 27% de las organizaciones mexicanas cuentan con un plan de recuperación de desastres.

Debido a estas alarmantes cifras, se vuelve necesario contar con herramientas que le permitan a las empresas y negocios, volver a la operación parcial o total lo antes posible, disminuyendo el impacto en sus procesos de negocios y reduciendo las pérdidas de recursos.

Un plan de continuidad de negocio es un conjunto de procesos y procedimientos para actuar antes, durante y después de un o catástrofe que interrumpa la operación habitual de la empresa o negocio. Pensando en ello, Diego Martínez de Velasco, Coordinador del Centro de Emprendimiento y Desarrollo Empresarial (CEDE) de la Universidad Iberoamericana, nos brinda algunos pasos que toda PYME debe seguir para poner en marcha nuevamente a sus empresas después de una catástrofe:

  1. Prevención: Es común que los emprendedores no cuenten con un seguro de gastos que cubra desastres naturales, humanos o tecnológicos como: robos, inundaciones, pérdida de información, incendios, sismos, entre otros. Sin embargo, contar con este sustento, ayudará a evitar deudas para recuperar lo perdido, o bien, cerrar por no poder continuar con el funcionamiento del negocio.
  2. Manejo de crisis: A veces pensar con la cabeza fría puede ser lo más asertivo, sin embargo, la vida laboral incluye situaciones en las que debemos manejar el estrés, los nervios y saber actuar antes una catástrofe; por ello, tener planes de contingencia, saber qué hacer, qué decir en el momento indicado, te puede ayudar a mantener la calma y claro, hasta salvar vidas.
  3. Evalúa daños y pérdidas. Posterior a la catástrofe, deberás revisar si es seguro entrar a tu negocio, si te es posible, deberás realizar una limpieza profunda, lo que te permitirá enlistar lo que se ha afectado y perdido. Así tendrás claro el monto de reinversión que se necesita para que el comercio vuelva a producir.
  4. Línea de crédito. En caso de requerir un financiamiento externo, buscar la mejor alternativa. Evaluar a las financieras que ofrezcan mejores tasas de interés mediante programas dirigidos a negocios afectados por emergencias.
  5. Recuperación de información: La recuperación debe incluir garantizar la disponibilidad de redes, aplicaciones y datos.  Esto ayudará a apoyar la continuidad empresarial, incluyendo trabajar desde el hogar. Una buena alternativa para lograrlo es realizar respaldos de la información periódicamente, así la mantendrás actualizada y no solo, en un mismo lugar.
  6. Reanuda actividades. En este tipo de situación, es bueno que trates de buscar alternativas que puedan ayudarte a solucionar problemas inmediatos, pues mientras más pronto reanudes actividades, más rápido se logrará la recuperación y retomarás tu ritmo habitual en menos tiempo.

Para finalizar, hoy en día es muy importante prevenir, por lo que proteger una empresa de un desastre ya no es un lujo, sino una necesidad estratégica para que estés preparado en cualquier situación.

Para obtener mayor información sobre el Centro de Emprendimiento y Desarrollo Empresarial de la Universidad Iberoamericana, visítanos en cede.ibero.com.mx. Además, para conocer más información sobre la universidad y el área, no olvides seguirnos en redes sociales como Twitter @IBERO_mx, / Twitter: @IberoCEDEInstagram /ibero_cdmx/ , y Facebook /laibero .

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHipocresía Y Golpismo
Artículo siguienteLa Insularidad En Los Tiempos De La 4-T