Es difícil poder soltar el dolor cuando uno sufre una infidelidad. Un corazón herido no entiende de razones.

El costo que cobra una deslealtad en una relación lastimada es tan grande que muchas veces es imposible poder pagarla. Para reconciliar y fortalecer una relación afectada por una traición demandará algo más grande y serio que pedir una simple disculpa, hacer promesas con negociaciones o buscar noches románticas para restablecer el lazo que se ha destruido.

La infidelidad es una transgresión grave, no solo es un acto de deslice causada por un descuido o una tentación. Una infidelidad, rompe el corazón y crea una brecha profunda donde solo la persona que sufre y la persona que causó el dolor pueden entrar y encontrar fuerzas para salir adelante juntos. Solo si quieren perdonar, soltar y sanar.

La pareja que busca valor para confrontar las fallas mutuas encuentra la fuerza para luchar y acepta su responsabilidad para reparar el daño causado. Así entran en una dimensión desconocida donde para encontrar el retorno y poder reconstruir una relación sana y sólida deberán explorar juntos e individualmente el mundo interno de ambos. Esforzándose a escuchar y crear una nueva sintonía, que los reconecte y construya un nuevo lazo, más sincero, y maduro.

La sintonía es una habilidad y un arte que se aprende y se perfecciona con la práctica. La forma más eficiente para conquistar esta técnica es reconocer que los sentimientos son valiosos, delicados y son una parte integral de cada persona. Hay que aprender a escuchar, entender y no temer a los sentimientos.

Cuando la pareja reconoce que cada uno tiene sus sentimientos y manejan sus emociones en forma distinta, surge un nuevo respeto en donde ambos aprenden a ver con el corazón lo que el otro siente.

Cuando se crea la sintonía emocional entonces se puede iniciar el proceso de recuperación de la relación y bienestar personal.

Son cuatro etapas necesarias para este proceso, no hay caminos cortos, ni sustituciones. El orden y la precisión de cada etapa son fundamentales para cerrar el ciclo efectivamente.

1. Reconocimiento auténtico del acto que se cometió. Sin excusas ni justificaciones, simplemente reconocer lo que se hizo.

2. Arrepentimiento genuino, sin culpa, una confesión íntima. Expresar la vergüenza y la conciencia de que se ha actuado sin acatarse de las consecuencias. Sentir el dolor por la transgresión y la decepción que se tiene ante sí mismo.

3. Compromiso SINCERO para no volver a cometer una infidelidad. Hay que reconocer el malestar causado y entender cómo la carga emocional tuvo un impacto en el alma y la forma de actuar de la persona. Este es el nuevo punto de partida y el inicio de una nueva vida.

4. Asegurarse de que esto no volverá a suceder. Habrá que decir en voz alta y bajo juramento con testigos que uno acepta completamente la responsabilidad de lo que hizo, con convicción absoluta del cambio interno que se ha constituido en sí.

La receta

Recuperando una relación después de una traición

Ingredientes:

  • Conciencia – sensibilidad y aceptación para poder ver y sentir el dolor del otro
  • Sinceridad – reconocer con honestidad y empatía, hablar con corazón franco
  • Valor - fortaleza para enfrentar con dignidad la realidad y las consecuencias
  • Arrepentimiento – confesión, pedir perdón y reparar lo que se requiera para sanar
  • Compromiso – adeudo y firmo un contrato personal con la responsabilidad de ser mejor y cambiar
  • Afirmación personal para recuperar una relación después de una traición

Reconozco que actué sin pensar en las consecuencias y el daño que cause. Me siento mal por lo que hice. Me arrepiento sinceramente y quiero remediar el mal que cause. Me comprometo a hacer todo lo que esté en mis posibilidades para sanar las heridas que ocasione. Confieso que no actué con el fin de lastimar a nadie. Digo con certeza; y en voz alta esto no volverá a suceder. Entiendo las consecuencias y no quiero continuar viviendo con culpa y vergüenza por lo que hice. Busco amor, armonía y paz emocional.

Cómo reparar las dañadas:

1. Pedir perdón no es un símbolo de debilidad. Grande es la persona que pide perdón y que reconoce el dolor que causó, y además tiene la voluntad para reparar con conciencia, responsabilidad, humildad, fortaleza y un gran sentido de humanidad.

2. Pedir perdón sincero da la oportunidad de reconstruir la confianza del otro. Cuando se habla con sinceridad fortalece la relación, da la oportunidad de recuperar la confianza y el respeto; así demuestra que es capaz de aceptar sus errores y que hace lo que se necesite para repararlos.

3. El pedir perdón trae armonía y bienestar a la persona y al mundo. Cuando uno deja de cargar culpas y malestares, suelta pesos que solo envenenan el alma y permiten que la relación pueda recuperar la confianza que se descuidó.

Tener el valor de iniciar una conversación dolorosa es el principio que marca un nuevo camino hacia la paz y el bienestar emocional. *Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente. Copyright © 2005-2020 Recetas para la vida© Todos los Derechos Reservados

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Debo usar cubrebocas? ¿Puedo abrazar? Variante delta cambia consejos para vacunados
Artículo siguientePintadas en puerta de sinagoga demuestran que antisionismo y antisemitismo van íntimamente ligados" Isaac Levy
Becky Krinsky Coach de vida, conferencista, escritora y columnista ganadora de premios internacionales por sus libros de superación personal y transformación. Licenciada en Ciencias de la Educación, con estudios en Desarrollo Humano, y Consejería. Egresada de la Anáhuac, Universidad de México. Fundadora de Recetas Para la Vida © / Recipes for Life © y de la columna Pregúntale a Becky, que contesta preguntas de todas partes del mundo, colaboradora con la revista Mujer actual por mas de 10 años. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, participa en conferencias presenciales y en línea, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanales. Su mensaje y su concepto único de recetas para la vida, ha servido de gran inspiración, entretenimiento en el mundo hispano alrededor del mundo. El cual tiene como fin ofrecer concientización y responsabilidad para vivir en plenitud, crear una actitud positiva y despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y tener una vida emocionalmente nutritiva. Con importantes participaciones en plataformas internacionales y nacionales, en conferencias en vivo, transmisiones en la radio y segmentos de televisión semanal, con el mensaje y su concepto tan único de recetas para la vida, el cual ha servido de gran inspiración, entretenimiento y sobretodo concientización de la importancia de tomar responsabilidad para despertar el sentimiento de gratitud y aceptación ingredientes necesarios para ser feliz y vivir en plenitud. Premios y nominaciones Medalla de oro por sus columnas con el tema del éxito y la superación personal, premio José Martí, a nivel Nacional en EUA. Medallas de plata y bronce por publicaciones de temas relevantes para la comunidad hispana en el mundo. Ganadora del primer lugar en el Latín Book Award por su libro “Como tratar con gente difícil”- en la categoría de auto transformación en español. Nominada y con premio en el latín Book Award por su segundo libro “Mujer actual mujer de valor”- categoría temas de la mujer Reconocida y premiada con excelencia en periodismo del San Diego.