*Columna dedicada al:
Profesor Leonardo H. Mac Lean, Académico
Miembro de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires

“COMO TODA MUJER, SOMOS LA MISMA PIEL”

10 de setiembre de 2013

Diario Judío México - Querida Patty,

¡Ya estoy de vuelta! Fiestas Judías Recientes: las “pasé” en Buenos Aires.
Vine más livianita de “peso”. Digamos…5 gramos
¿Será lo que pesa un pezoncito? Porque fue lo que dejé “en consignación”.
¡Un “divino” el cirujano! A quien se lo dejé de “souvenir”.

Porque de haber tenido que “tratar” con alguna Dependencia Estatal ¡cuyas siglas ni me acuerdo!- esas que fiscalizan, confiscan, retienen- ¡ni quiero pensar!
Con tal de confiscarte algo: cualquier cosa les viene bien. ¡¡¡ Menos mal que no se quedaron con mis dos tetas!! Eso hubiese sido mucho peor. Suerte entendieron, ya había dejado yo: “un detalle” personal en “custodia”. Y bueno…yo “negocié” con un pezoncito.

Igualmente- a pura burocracia- cuando me negué a transitar por la máquina de “Rayos X”- al momento de mi partida-  tuve que recordarles acerca del temita ese, de mi reciente y voluntaria “consignación” mastológica, en el país.
Se mostraron sorprendidos y  hasta perplejos, te diría.
¡¿Habrá sido por lo novedoso de la “mercancía”?!
Y me trataron de bien, si vieras…
¡Si hasta las valijas me cargaron al momento del embarque! Porque “peso”: yo no podía cargar.
Y a mí: me “cargaba” mi marido. ¡A ver si todavía me tropezaba y me caía de bruces! Es que estaba un poquito vendada: Tipo momia sin terminar.
Estuvieron de atentos los señores  de la Aduana…
Y todo salió de maravilla.

Ahora estoy con la idea de subir mi teta  novedosa a YOU TO ó a FACEBOOK.
El tema es que tengo miedo que me la plagien. ¡Tan lindo “modelito”! ¡Tipo Florcita! A ver si la “pongo de moda” y la gente, de puro snob, empieza a copiarla para tatuársela vaya a saberse dónde.
¡Qué primero la “Registro”! ¡Me registro la Teta Nueva! En la Biblioteca. Con foto, copyright, derechos de autor y lo que sea.
Si vieras qué linda quedó. Si parece un pimpollito de camelia. Antes de que me sacaran la venda: estaba un poco ansiosa: pero después: quedé de conforme…

Una pena no te pude “mostrar” a ese pezoncito insurrecto antes del “procedimiento quirúrgico”. ¡Porque eso resultó ser, ese irreverente que tendría que haber ido a un calabozo por desacato y poco solidario con su compañerito de Vida, en lugar de terminar macerado, en un frasquito con formol!
Y te digo MOSTRAR” porque está bueno “VER” de qué se trataba el asunto.
El muy pillo no era tan distinto de su “par”. Pero una: que lo conoce de toda la vida y ¡¡ lo observa!! se da cuenta cuando algo cambia. Por ínfimo, que ese cambio, sea.

Antes de operarme, envié dos columnas “adelantadas”. Por las dudas.
Ya se sabe que lo “póstumo” eleva todo a un nivel superior. Pensé entonces: Si no vuelvo: esas columnas serán exitosas, de puro “póstumas” nomás.

Pero volví de mi tour “sanitario” y no con “una flor en el ojal” precisamente. La flor la tengo, ya sabés dónde.
Y sin vendas: un look super cool tengo. ¡Justo a mí,  que me encantan las cosas con un “touch”  medio irregular!

El proceso

UNA REALIDAD SIN FILTRO NI DISTINCIONES, QUE PENDE COMO ESTIGMA, A LA CONDICIÓN INHERENTE, De las mujeres todas

El cirujano: una bellísima persona, además de un Profesor Consagrado de la Medicina.
Su calidez y serenidad me dieron una tranquilidad que manaba de su ser todo.
Fecha de la operación ¡La Festividad de Rosh Hashaná! ¡Justito!
Le dije entonces al doctor: “Se lo dejo en “custodia”. “Disponga usted a su criterio”. “Cuenta con toda mi confianza”.
Pero no hubo caso. ¡Me tuve que quedar toda entera!
Vaya mimoso resultó el “preciado” adornito en la despedida. Por ahí no querría estar solito en el ocaso de su “vida”. Y sin su “mellizo”. Y tan igualitos que eran. Como dos gotas de agua.

Por eso, me tuve que quedar hospitalizada- por un par de horitas nomás- mientras lo removían, para dejarlo nadando en un frasquito con algún líquido apropiado- y someterlo a la consabida biopsia, aunque antes de la misma, ya se sabía que el diagnóstico era de buen pronóstico por estudio anterior.

EL DIAGNÓSTICO

ADENOMA DE PEZÓN.  Y ES BENIGNO
Dolencia muy poco frecuente, según estadísticas
TUVE SUERTE

PERO…
“A simple vista” y en sus primeras etapas, puede confundirse con:
PAGET DE PEZÓN: ENFERMEDAD MUCHO MÁS FRECUENTE Y DE MALIGNIDAD.
(Pueden encontrarse en Google opiniones de importantes Médicos que ante la duda por la similitud entre ambas dolencias: ponen la palabra: “dilema”)
FUI MUY AFORTUNADA

 Porque habían transcurrido ¡catorce meses! desde mi primera visita ya no a uno: sino a dos “Mastólogos”: especialistas en “Mamas”

-Desestimaron ese ínfimo cambio que noté en la cresta mi mama izquierda. A pesar de los estudios realizados.

-Desestimaron mi inquietud  por esa dureza que avanzaba en ese pezón confundido.

-Desestimaron mi opinión y mis detallados relatos de los cambios que yo notaba.

-Desestimaron mi intuición y lo que mi cuerpo me gritaba con “puntadas” de agujas extraviadas que en mi piel se clavaban y de costra bordaban.

Pero nadie conoce su cuerpo, como uno mismo.
Y no debe dejarse convencer por pálidas palabras de “tranquilidad”, cuando las luces amarillas titilan.

Mi tozudez pudo más que esa actitud sobrevaluada de “semi dioses”- de la que muchos médicos- se sienten investidos.
De haber sido el mío: un Pager de pezón: “Una disculpa” ó un “Me equivoqué”: Pretextos demasiado tardíos, hubiesen sido, cuando las luces rojas ya están encendidas.

REALIDAD

Contenida por mi compañero de Vida y por esos Médicos con Mayúscula- como lo es, el Catedrático Leonardo Mac Lean-  que tienen “el don”,  porque con él, vinieron a este mundo, llegó la realidad.

Esos médicos que se toman la molestia y el tiempo de “escuchar” al paciente, con respeto y humildad. Y le tienen paciencia. Y que sin pérdida de tiempo, le toman a uno entre sus manos con infinita delicadeza, como si uno fuese: un gorrión de alas rotas.

En esos pocos días antes de la operación, compartí mi periplo con varias mujeres. ¡Y TAMBIÉN MI PEZÓN!

¡PARA QUE LO VIERAN!

¡PARA QUE OBSERVARAN EN DETALLE LA PEQUEÑA DIFERENCIA CON EL OTRO! POR SI ALGÚN DÍA, ESE CAMBIO LES SUCEDIESE.

¡PARA QUE ESTUVESEN ALERTAS!

¡NADA DE PUDOR NI PACATERÍA INÚTIL!

Y digoMOSTRAR porque está bueno  “VER y poder: COMPARAR. 

Las fotos nunca serán lo mismo que:
UNA PIEL PEGADA EN LA CARNE DE UN SER VIVO, frente a los ojos.

Hice mi duelo a solas. Y lloré a cuenta de esa ínfima porción de piel que pronto me abandonaría.
Después me vestí de ese optimismo que me nace de las entrañas, para transitar lo que el destino me deparase.
Igual me sentí triste por un buen rato.

Pero la Vida: Siempre es: Primero
Y siempre cuidemos de esos tesoros femeninos tan caros que tenemos.
Y que sea un precioso y valeroso acto de compartir.
De difundir.
De ser solidarias.
PUES Como dice la canción:
COMO TODA MUJER, SOMOS LA   MISMA PIEL

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorFinales en Sochi 2014
Artículo siguientePrimavera sefardí, primavera ashkenazí
Mirta S. Kweksilber. Escritora. Autora de los libros de Cuentos Cortos: “EL MUNDO QUE FUE” (1988) Relatos de Humor y Nostalgia de Raíz Judía. Editorial Milá, AMIA, ARGENTINA (prólogo de Jaime Barylco) y “TRES PASOS EN EL BOSQUE” (2015) Cuentos de Humor y Memoria de Evocación Judía. Editado por ©® Mirta S. Kweksilber, de “Lápiz para pintar sueños” ©® (prólogo del Periodista y Comunicador uruguayo Jaime Clara) Autora del Himno de las Voluntarias –Damas Rosadas del Hospital de Clínicas del Uruguay- música y letra En 1987 ganadora del Concurso Golda Meir Categoría “Cuento Corto” de la Federación Wizo Uruguay.