Al mismo tiempo que el gobierno de Netanyahu daba sus primeros pasos, la mayoría de los analistas se dedicaba a difundir pronósticos muy pesimistas respecto de su expectativa de vida. Una coalición con mayoría mínima de un solo escaño (61 contra 59) vaticinaba serias dificultades en la implementación y defensa de políticas propuestas por el jefe del viejo-nuevo gobierno. Esta engorrosa situación no es difícil de predecir frente al conflictivo horizonte que el ejecutivo israelí debe enfrentar, especialmente el galopante proceso de aislamiento internacional al que está sometido como consecuencia de las políticas intransigentes de Netanyahu.

Tal como expuso en sus discursos proselitistas durante la campaña electoral, en el acto de jura de Netanyahu, Ytzhak Herzog, líder de la oposición catalogada curiosamente de izquierda, prometió convertirse en una alternativa gubernamental amenazando con duras batallas parlamentarias al flamante ejecutivo.

Calificándolo como “circo”, Herzog declaró: “Vuestro camino no es nuestro camino. Yo estoy al frente del Grupo Sionista que es una alternativa al Likud en el liderazgo del país. Lo mejor que puede promover la oposición que yo presido será tratar de conformar un nuevo gobierno en [1].

Pese a lucir sus amenazadoras garras en ese simbólico acto, Herzog demostró en el medio año transcurrido de entonces que en realidad es un tigre de papel que menea su cola detrás del domador del país, al menos, en las temáticas centrales que ocupan la dirección del estado.

Las objeciones de Herzog al acuerdo de las grandes potencias con Irán dan la apariencia de una copia exacta de un gastado discurso de Netanyahu. “Desde el punto de vista israelí, el acuerdo firmado con el reino del terror iraní es muy peligroso. Irán es un país que financia, adiestra y promueve organizaciones terroristas. Desde hace años ellos engañan a todo el mundo y no hay motivos para que hoy se crea en sus palabras”. Para dar crédito a su discurso, informó que su partido apoyará el lineamiento que fijó Netanyahu en la oposición al acuerdo con Irán firmando su declaración con la confesión que “en todo lo relacionado con seguridad, yo les aseguro, soy mucho más extremista y riguroso que Netanyahu”[2].

Cuando los medios informaron la intención de Brasil de no aceptar la nominación como embajador a Dani Dayan, famoso líder de la colonización judía en Cisjordania, Herzog y Yair Lapid (líder del segundo partido de oposición) se apresuraron en dirigirse al embajador del país sudamericano en solicitando que interfiera en su ejecutivo para que se aprobara al candidato de Netanyahu. Lapid inclusive agregó su convencimiento que Dayan será un excelente embajador[3].

La decisión de la Europea de etiquetar los productos israelíes provenientes de las colonias judías de Cisjordania también obligó a Herzog a poner su hombro en apoyo de Netanyahu. El líder laborista se dirigió al embajador británico en reprochando que “se trata de una decisión que beneficia y da un premio a los terroristas”[4].

De la misma manera Herzog no defraudó a Netanyahu en oportunidad que días atrás la Unión Europea decidió que todos sus futuros acuerdos con excluirán explícitamente los territorios conquistados en la guerra de 1967 (Cisjordania y el Golán). Con sus argumentos en defensa de la colonización judía, nuevamente Herzog se merece el título del vocero más leal al Primer Ministro israelí. El jefe de la oposición atacó la decisión del viejo mundo aduciendo que “lamenta que la Unión Europea ayude al movimiento BDS (movimiento que promueve boicot a Israel). Europa no diferencia entre núcleos de colonias legítimas y asentamientos aislados. Esto es un grosero atropello”[5].

La reciente Convención Anual del Instituto para la Seguridad Nacional (INSS) fue una excelente oportunidad para chequear la visión de los principales factores de decisión en Israel. Mientras el súper halcón de derecha Naftali Benet se descolgó con ideas conciliadoras (desprenderse de la responsabilidad de 2 millones de habitantes de Gaza facilitándoles vías para contactarse directamente con el exterior), la paloma Herzog demostró lo que significa ser más extremista que Netanyahu[6]. “La solución de dos estados no murió, yo me comprometí a ella, pero reconozcamos, no será viable mañana. Mientras tanto debemos garantizar seguridad a los israelíes y separarnos de los palestinos. Se debe completar la construcción del muro de separación para que sea posible eso de nosotros acá y ellos allá”.

La interpretación práctica de la visión de Herzog que no piensa tocar ninguna colonia (salvo algunas aisladas) es que «nosotros acá, ellos allá y nosotros también allá, con el ejercito que nos protege».

Sin lugar a dudas, respecto del trato a Hamas en Gaza, Herzog propone escalar en los niveles de ferocidad de la respuesta israelí. “No bombardeos estériles como los de Netanyahu. Nosotros asestaremos nuestro efectivo puño de hierro: acallaremos su televisión, radio internet, redes sociales y teléfonos celulares. Tomaremos drásticas medidas en contra de sus líderes”.

Ahora queda claro. En todo lo que respecta a los puntos cardinales de seguridad y el conflicto con los palestinos, fuera de algunos casos curiosos y temas o grupos marginales, la oposición judía es inexistente.

La responsabilidad de la colonización civil, Apartheid y opresión de la población civil en territorios ocupados ya no se puede adjudicar solamente a Netanyahu, ni solo a su gobierno, tampoco a la gran mayoría del componente judío de la sociedad israelí, sino que a todo el pueblo judío dado el apoyo generalizado de las direcciones de la diáspora judía a las posiciones del gobierno israelí. Así lo interpretan amplios sectores de los pueblos del mundo en donde día a día se visualiza que la ira en contra de judíos cobra más y más adeptos.

Netanyahu está demostrando que aquella afirmación que entre dos judíos hay tres opiniones es falsa. La democracia israelí puede continuar recibiendo condecoraciones aún sin la existencia de oposición real.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

[1] “Herzog contra Netanyahu”, Walla, 15-5-2015

[2] “Herzog: Exigiré de Obama un cúpula de seguridad”, NRG, 14-7-15

[3] “Herzog y Lapid al embajador brasileño: acepten a Dayan como embajador”, Haaretz, 22-9-15

[4] “Herzog dialoga con embajador británico en Israel”, Ynet, 3-11-15

[5] “Unión Europea: acuerdos con no comprenderán territorios conquistados en 1967”, Walla, 19-1-16

[6] “Herzog: sopesé unirme a Netanyahu”, Ynet, 20-1-16. Facebook Herzog, 19-1-16.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSentir y sentimientos
Artículo siguienteAuschwitz, recordar para que no se repita
Argentino de 65 años y vivo en Israel desde 1973.Licenciado en Economía de Argentina.Prolongada vinculación con la agricultura de Israel, incluyendo proyectos en diferentes países del mundo.Actualmente asesor inmobiliario en la empresa Anglo-Saxon Raanana.Guía de turismo en la ciudad de Tel Aviv (Hobby).Disertante de actualidad israelí a grupos de habla española.Creador del Blog "Ojalá me equivoque" ( http://daniel.kupervaser.com/blog/ ) donde trato de exponer mis puntos de vista como sionista respecto de lo que considero el camino erróneo que transita Israel y el judaísmo del mundo en los últimos años.