La Cámara Federal en lo Penal, creada el 28 de mayo de 1971 mediante la ley 19053, tenía el propósito de juzgar los actos terroristas que se desplegaban por doquier en la Argentina. La violencia extrema era practicada por grupos de izquierda marxista, que aspiraban a implantar, con el país sumido en sangre, un régimen comunista estilo Cuba. Montoneros y ERP eran las principales bandas sanguinarias que no reparaban en secuestrar, asesinar, poner bombas y tirotear para conseguir sus detestables fines.

La Cámara funcionaba con éxito, cumpliendo a la brevedad con su cometido. Informa el escritor Nicolás Márquez: “(…) logró con rapidez durante los años 1971 /72 juzgar y procesar a dos mil terroristas” . Pero su vida institucional sería corta. El 25 de mayo de 1973 asume como presidente de la Nación el peronista simpatizante del terrorismo Héctor Cámpora, quien tenía planificado un huracán para devastar la institucionalidad del país y así favorecer a los terroristas izquierdistas. Apenas transcurridos los primeros días de gobierno, la actividad de los camporistas y afines ya había mellado a la justicia. Se disolvió la Cámara y se derogaron otras normativas que servían para combatir a los terroristas en el plano de la ley.

Palabras del escritor Agustín Laje: “La jus¬ti¬cia se ve tan des¬mo¬ro¬nada a par¬tir de estas irra¬cio¬na¬les medi¬das (…)” . En definitiva, los políticos serviciales a la guerrilla y al terrorismo, adoptaron disposiciones para dejar a los asesinos en libertad. Los que no escatimaban esfuerzos en amenazar y asesinar a una autoridad judicial (entre otros ataques), salían a las calles gracias a la execrable movida de la para golpear al poder encargado de juzgarlos.

Hoy en día, el 5 de febrero de 2015, tenemos en la Argentina al Fiscal Alberto Nisman asesinado y al juez Claudio Bonadío amenazado; ambos perseguidos por investigar al poder político. ¿Y quiénes están en el poder? Los kirchneristas. Entre ellos, un grupo de ladrones sin escrúpulos llamados La Cámpora, y varios personajes que fueron montoneros. ¿Casualidad?

No. Los salvajes siguen siendo salvajes que se mueven sometiendo a otros por la fuerza. Típico de izquierda revolucionaria (como en Argentina donde intentaron tomar al país) o de izquierda en el poder (como en Cuba, donde lo tomaron hace décadas y todavía no lo sueltan). La violencia actual es un reflejo de ese izquierdismo inspirador que los comitentes dicen alabar, sumado a la infaltable base peronista que desde la década de 1940 viene marchitando a la Argentina.

Quienes critican al gobierno de la tirana diciendo, tras los lamentables sucesos de estos días, que el kirchnerismo “hace acordar al Proceso de los militares”, “retrotrae a la dictadura militar de los 70”, y demás expresiones similares, necesitan abrir más grande los ojos y entender lo que están haciendo con dichas manifestaciones.

Nuevamente, como ya se ha hecho en el pasado con socialismos asesinos, se está sacando de la foto del crimen a la izquierda, poniéndola moralmente a salvo. Porque tales afirmaciones se refieren únicamente a los militares, ni siquiera rozan a los grupos terroristas marxistas-leninistas, y hacen creer que la metodología kirchnerista proviene pura y exclusivamente de las fuentes del Proceso. Pero como hemos señalado, precisamente el kirchnerismo está compuesto por terroristas izquierdistas y admiradores de dichos terroristas, no por glorificadores de los militares argentinos de los años setenta . Es decir, el kirchnerismo ha simpatizado abiertamente con la facción izquierdista marxista de la guerra de los setenta, no con la militar.

Más allá de los crímenes cometidos por los militares desde el poder (cuya discusión excede el marco del presente artículo), hay que notar en esta secuencia histórica desde los setenta hasta el presente, la conexión entre los que se dedicaban a asesinar y amenazar personalidades judiciales en el pasado, y los que se dedican a asesinar fiscales y amedrentar jueces en el día de hoy.

El vínculo es personal y moral. Personal porque son los mismos (los montoneros e izquierdistas marxistas devenidos en kirchneristas) o bien sus autoproclamados herederos (los integrantes de La Cámpora que construyen un relato en el cual son los portadores de la vieja gloria montonera). Moral porque sus fuentes de inspiración son las mismas: el colectivismo ideológico totalitario, autoritario, intervencionista y censurador; y la base desde la cual lanzan reivindicaciones peronistas.

Ergo, en vez de asimilar o vincular al kirchnerismo asesino y amenazador con el Proceso, lo preciso es hacerlo con sus verdaderas fuentes. Las expresiones deberían ser: “Me recuerdan a los montoneros”, “Son montoneros”, “retrotraen al terrorismo izquierdista desplegado contra la justicia”, “el kirchnerismo es peronismo”. No hay que absolver nuevamente a la izquierda terrorista haciendo comparaciones que la ponen a resguardo del juzgamiento moral que requiere . Y menos aun cuando, evaluando sus antecedentes, vemos que en los juzgamientos que gente íntegra y de bien le ha efectuado, ha resultado invariablemente culpable.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¡Somos primos!
Artículo siguienteAmor Mentiroso
Nacido en San Juan, Argentina, en 1987, cursa estudios en derecho; egresado del Majon LeMadrijim en Israel, y con diploma por trabajo voluntario e investigación periodística en Israel; egresado del Instituto de Inglés Saint Paul, y con 4 diplomas internacionales del Esol Examination; miembro y Secretario de Juventud de la filial cordobesa de la Organización Sionista Argentina; fue madrij, Rosh y Rosh Jinuj del merkaz de Córdoba de la Tnua Hejalutz Lamerjav, movimiento juvenil sionista apartidario; Peil de MASA, sociedad entre el Gobierno de Israel y la Agencia Judía, para programas de larga duración en Israel dedicado a jóevenes. Brindó capacitaciones a jóvenes líderes y educadores comunitarios. Campeón y Subcampeón de Olimpíadas de filosofía a nivel provincial en San Juan. También hizo periodismo deportivo en medios locales, trabajó para Radio La Red en San Juan, y colaboró con artículos para el diario israelí Aurora, y los distinguidos blogs de la OSA filial Córdoba y de la Fundación Hadar, entre otros.