No todos los días el mayor fabricante de ropa deportiva de Europa muestra a una judía ultraortodoxa en un cartel publicitario pero es justamente lo que ocurrió cuando Adidas destacó a la campeona nacional de maratón y medio maratón de Beatie (Braja) Deutsch en una campaña a principios de 2021 y a lo largo de la autopista Ayalón de Tel Aviv.

Esta madre de cinco hijos de 31 años, que emigró de EEUU a a los 19, recientemente apareció en la campaña “Nada es Imposible” de la compañía pero con su estilo característico: una falda por debajo de las rodillas, mangas de 3/4 y un pañuelo en la cabeza.

Beatie Deutsch en el Medio Maratón de Riga de junio de 2019. Foto de Amit Ne’eman

Sin embargo, esta no es la primera vez que Deutsch, cuyo nombre en Instagram es @marathonmother, desafía los estereotipos. Porque nada de su historia es normal.

La mujer, que por poco se perdió la posibilidad de competir por en los Juegos Olímpicos de Tokio, llegó al deporte hace apenas un lustro cuando comenzó a correr tras nacimiento de su cuarto hijo, el cuarto en seis años.

Luego de perder muchas carreras informales en reuniones familiares en la playa, Deutsch decidió comprometerse a entrenar para un maratón para ponerse en forma. Su primera carrera oficial fue la Maratón de Tel Aviv 2016, que corrió con un tiempo de 3 horas y 27 minutos.

Deutsch, de apenas un metro y medio de altura, corrió su siguiente maratón un año después en 2017 con siete meses de embarazo.

La deportista entrenó hasta el día en que dio a luz.


“Tuve el mejor trabajo de parto, parto y recuperación con mi quinto hijo”, admitió Deutsch, que ganó media maratón en Letonia y Tel Aviv en 2019 y en Miami en 2020.

Además, la atleta obtuvo el campeonato nacional de Israel, la Maratón de Tiberíades, en 2019, tras marcar un tiempo de 2:42:18, tres minutos más rápido que el estándar olímpico más reciente establecido en 2016.

El año pasado ganó el título femenino de Tiberíades con una marca de 2:32:25. Así redujo unos diez minutos su tiempo anterior.

Pero las cosas no han sido fáciles para ella: en enero de 2018, poco antes de la maratón de Jerusalén, Deutsch fue diagnosticada con la enfermedad autoinmune de celiaquía, que provoca daños en el intestino delgado si el enfermo come gluten.

“Estuve anémica por un tiempo antes de darme cuenta. Me sentía muy débil y con frecuencia tenía que parar para recuperar el aliento. Una vez que dejé de comer gluten, mi cuerpo empezó a absorber hierro”, dijo Deutsch, que ahora mantiene una dieta sin gluten.

Más tarde, en 2020, se lesionó la espinilla izquierda y tuvo que parar seis semanas.

La idea de Deutsch era representar a en los Juegos Olímpicos de Verano que se juegan en Tokio que fueron reprogramados para 2021.
Para ello, estableció un récord personal de 2:31:39 en una carrera de clasificación en Inglaterra en abril pero llegó a dos minutos y nueve segundos del criterio olímpico.

“En principio me clasifiqué a través del sistema clásico pero luego, con el período de clasificación prolongado, tuve que alcanzar el estándar garantizado de 2:29:30. Me entrené para correr ese tiempo y estaba en la mejor forma de mi vida, pero desafortunadamente no lo logré”, explicó Deutsch.

Para la deportista, correr se volvió una experiencia meditativa. “Encuentro allí una oportunidad increíble para orar y hablar con Dios”, le contó a ISRAEL21c.

“La alegría reside en estar sola, descubrir un nuevo lugar y sumergirme en cada pequeño detalle del mundo que me rodea”, definió.

Obstáculos y oportunidades

Como la mayoría de las personas, recientemente Deutsch tuvo que sortear muchos obstáculos, en gran parte debido a la pandemia, que canceló carreras, desafió los horarios de entrenamiento, redujo las ofertas de patrocinio y obstaculizó las oportunidades de conseguir premios en efectivo.

En junio pasado, cuando un compañero atleta en la delegación israelí de pista y campo dio positivo por COVID-19, todo el equipo, incluido Deutsch, no pudo volar al Campeonato de Europa en Bulgaria.

“Si hay algo que aprendí de correr es mantenerme firme y positiva, ahogar las voces de la autoderrota y aferrarme a la fe. Quiero aprovechar al máximo esta preciosa vida que tengo”, publicó en línea Deutsch luego de una decepcionante actuación en Gales.

El hecho de no poder competir en Tokio no aplastó los sueños olímpicos de Deutsch de participar en los Juegos de París 2024.
Mientras tanto, la mujer correrá en la Maratón BMW de Berlín, programada para el 26 de septiembre. Allí intentará alcanzar de nuevo el tiempo de clasificación. Si tiene éxito, representará a en el Campeonato Mundial en julio de 2022 en Eugene, Oregón.

Beatie Deutsch se puso a trabajar en el campo de entrenamiento de Mammoth Lakes Altitude en agosto de 2019 con su entrenador, Amit Ne’eman. Foto cortesía de Beatie Deutsch

“Estoy muy emocionada por la oportunidad de correr con el corazón en Berlín y terminar en la histórica Puerta de Brandeburgo, donde Hitler fue nombrado canciller y proclamó sus planes para aniquilar a los judíos. No puedo imaginar una forma más adecuada de demostrar que ‘Am Jai’ (el pueblo de vive) que compitiendo como una orgullosa madre judía ortodoxa”, publicó Deutsch en Facebook.

Beatie Deutsch y su familia en el podio de los ganadores en el Maratón de Tiberiades en 2020. Foto de Jordan Polevoy Photography

Atleta profesional de

En la actualidad, Deutsch es patrocinada por el Comité Olímpico de Israel, algo que le permite concentrar toda su energía en correr.

La mujer se levanta cada día a las 5 de la mañana para medir aproximadamente 160 kilómetros cada semana. Ella también entrena fuerza tres veces por semana además de hacer sesiones de natación y o ciclismo unas cuantas veces cada siete días.
Los domingos, Deutsch corre unos 36 kilómetros. La maratón estándar es de 42 kilómetros.

Deutsch trata de priorizar el sueño como “la mejor manera de recuperarse, pero no es fácil como mamá”.

Su régimen incluye masajes semanales, consultas de nutrición para maximizar la “recarga muscular” y baños de hielo durante el verano para ayudar a la recuperación. Su indulgencia favorita después de la carrera es la barra de caramelo de mantequilla de maní y chocolate con leche Fast Break de Reese.

Beatie Deutsch en la Maratón Internacional de Ciudad del Cabo de septiembre de 2019 con mujeres y niñas de la comunidad judía local. Foto cortesía de Beatie Deutsch
Deutsch aprovecha su perfil público para crear conciencia y para recaudar, hasta ahora, 115.000 shekels para Beit Daniella, un centro de día de recuperación para jóvenes que luchan con problemas de salud mental, incluidos los trastornos alimentarios.

La atleta indicó que las carreras mejoran en lugar de obstaculizar su observancia religiosa. “El conflicto solo ocurre cuando tomas el hecho de salir de contexto y lo ves como el todo y el fin de todo. En última instancia, somos almas, no cuerpos. Y debemos recordar que Hashem (Dios) es la fuente de nuestra fuerza. No podemos atribuirnos el mérito de nuestros logros”, aseveró.

Su atuendo modesto, sin embargo, genera dudas. “Definitivamente me han preguntado al respecto. Tiene un impacto, aunque depende del clima y la distancia de la carrera”, contó.

Cinturón negro

Deutsch fue apodada por primera vez “Speedy Beatie” (Beatie la rápida) en la cancha de baloncesto de su escuela secundaria ortodoxa para niñas en su nativa Passaic, Nueva Jersey (EEUU).

Beatrice Rabin (su apellido de soltera) fue cinturón negro en taekwondo a los 16 años y practicó gimnasia de 6 a 12. Luego, tras casarse, emigró con su esposo, entonces un ávido ciclista.
Actualmente, la pareja y sus hijos viven en Neve Mijael, una moshav (comunidad cooperativa) cerca de Beit Shemesh.

“Resiliencia, determinación y determinación” son algunas de las cualidades que Deutsch perfecciona a través del entrenamiento. También le da crédito al deporte por estar más en contacto consigo misma.

Beatie Deutsch con dos corredoras etíopes en la Maratón de Ciudad del Cabo 2019. Foto cortesía de Beatie Deutsch

“Correr crea una actitud que se extiende a todas las áreas de nuestra vida, exigiendo más de nosotros mismos, esforzándonos por convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos, superando las limitaciones percibidas, saliendo de nuestra zona de confort”, afirmó Deutsch.

Pero eso no es todo lo que le da satisfacción. Para ella, ser madre de sus cinco hijos, incluido uno con necesidades especiales, es definitivamente un logro.

FuenteIsrael 21c

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDel Rey David a Bob Dylan y Seinfeld en el mayor museo judío del mundo
Artículo siguienteVacunación estancada