Sócrates dijo que su único conocimiento adquirido de manera fija era el de estar seguro de no saber nada. Claro, lo dijo ya que al ser sentenciado a muerte por unos atenienses a quien siempre defendió, se vio obligado a reconocer su ignorancia. Mientras Descartes, casi 2000 años más tarde afirmaba que no estaba seguro de nada y que dudaba de todo, que su única seguridad era que tenía una duda.

En cambio, hay un loco que se hace llamar Rob Dagán que dice saber que lo único que se puede saber son las experiencias, y eso depende si se toman o se dejan caer. Claro que aun dejándolas caer es posible regresar a recogerlas incluso en el tiempo. Aquí discute mi amigo Rob con la teoría de Einstein en la que en el año 1917 aseveró que es posible el viaje hacia el pasado, mas nunca hacía el futuro. O sea que es imposible adelantarse en el tiempo o volver del pasado.

En cambio, ese tal Rob, sostiene que volver del pasado es posible cuando se estira la mano hacia atrás sin moverse de una banda continua hacia adelante, tomando migajas o trozos enteros de chispas de experiencias. Mi amigo dice que es posible ir hacia el futuro ya que nos movemos de manera constante en esa dirección, tanto en el tiempo como en el espacio. O sea que según mi amigo, vivimos los tres tiempos al mismo tiempo. Una vez leí una nota que escribió llamada "Pasado, presente y futuro, ¿son una misma cosa?", Y se me hizo algo interesante.

En fin...
Para ser millonario en conocimientos en preciso anteponer los mismos conocimientos al hecho de ser millonario, dado que si carecemos de una moneda nunca tendremos la segunda.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMientras la gente use cubrebocas, Sabina no hará más shows
Artículo siguienteMark Zuckerberg, su vida más allá de Facebook, Instagram y Whatsapp
Mi nombre es Gabriel Zaed y escribo bajo el seudónimo de Rob Dagán. Mi pasión por la escritura es una consecuencia del ensordecedor barullo existente en mis pensamientos. Ellos se amainan un poco cuando son expresados en tinta, en un escrito. Más importante es expresarse que ser escuchado o leído, ya que la libertad no radica en hablar, sino en ser libre para pensar, analizar.