Diario Judío México - La mayoría de las instituciones del Estado costarricense en la actualidad, son objeto de una ola de institucionalizada, la cual se ha hecho presente sin necesidad de que medien colores políticos, debido a la ausencia de toda ética y moral en el ejercicio de su función pública, reflejada en una crisis fiscal que tiene al país al borde de la quiebra, a raíz del mal manejo que se ha hecho de la recaudación tributaria que pagan los costarricenses, donde éstos dineros se han gastado en salarios excesivos, pluses y pensiones de lujo, pertenecientes a poderosos gremios de funcionarios privilegiados, quienes laboran en los tres poderes del Estado y además en las universidades públicas.

Más allá del discurso que impera a lo interno y externo de la llamada “Suiza Centroamericana”, no se está siendo consecuente con la realidad nacional; ya que en la esfera íntima de la sociedad es mal visto evidenciar la institucional sea ésta pública o privada. Sin embargo son los propios funcionarios y sus alegatos los que dan fe de esto al arroparse públicamente en sus investiduras, constituidas por un supuesto “autogobierno en el ámbito judicial” para gestionar sus salarios exorbitantes y pluses.

A su vez las principales universidades estatales, como centros de enseñanza superior también se escudan en la llamada “autonomía universitaria”, al protegerse de cualquier reforma que pretenda paliar la disparidad económica que ha polarizado a en todos los sentidos y principalmente en materia económica.

Porque para el resto del Pueblo la capacidad de asombro ya se perdió, cuando en diversos medios de comunicación, aparecen altos jerarcas como por ejemplo el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, señor Fernando Cruz, cuestionando el hecho de que se les quieran rebajar sus remuneraciones privilegiadas a él y a todo su gremio, ya que según sus palabras: “esto es un tema tributario y no una ley de empleo público”.

Es lamentable corroborar la ausencia de toda ética y moral en el ejercicio de la función pública con argumentaciones como éstas, porque los empleados públicos deben servir al País en lugar de servirse de éste, por ello autogobernarse en materia salarial para el Poder Judicial, no es una opción a considerar frente al proyecto de reforma fiscal tan urgente y necesario en ésta Nación.
(Especial para el Diario Judío.com de .)

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorTrabajo y miseria
Artículo siguienteEl estatismo de AMLO y la inseguridad pública
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.