Diario Judío México - Con 83 millones de habitantes y casi 800 mil kilómetros cuadrados de superficie, ha mostrado un desempeño bastante eficiente en términos de su manejo de la . Quizá por su vecindad con Irán —país duramente golpeado por el virus desde fechas muy tempranas en razón de sus estrechos contactos comerciales con China—, el gobierno turco observó lo que se venía y se apresuró a tomar medidas precautorias desde mediados de marzo, en el momento en que se registraban 191 casos de contagio y la tercera muerte. Para entonces ya se habían realizado 10 mil pruebas y se planeaba la realización de entre 10 y 15 mil pruebas diarias en los días subsiguientes.

En su discurso del 18 de marzo, el presidente Erdogan recomendó el aislamiento en casa y la distancia social, con el consecuente cierre de buena parte de la actividad económica, las escuelas y, en general, todo lo que no fuera considerado esencial. Simultáneamente, anunció un paquete de estímulos económicos equivalente a 15.4 mil millones de dólares, una mezcla de recorte en los impuestos, diferimiento de pagos y aumento en las pensiones, a fin de ayudar a las empresas a sortear la crisis. El cumplimiento de ese objetivo estuvo, sin embargo, lejos de concretarse ya que el país arrastraba una severa crisis monetaria con la consecuente escasez de recursos. De tal forma que la inyección de efectivo líquido por parte del Estado a la población, necesaria para proteger el empleo y mantener el consumo en niveles regulares, fue limitada, con lo que la economía turca sigue estando en problemas. Fitch Ratings pronostica que la contracción de la economía turca será, este año, de 3 por ciento.

No obstante, en lo que se refiere a la misma, está emprendiendo ya el regreso a una cierta normalidad. La cifra total de fallecidos durante los dos meses y medio transcurridos desde la aparición de la primera víctima es de 4,461, con un total de contagiados de, aproximadamente, 161 mil personas, lo cual revela un muy bajo índice de letalidad. De ahí el anuncio de que a partir de la próxima semana se elimina la prohibición de los viajes entre ciudades y provincias, además de que se reabrirán las guarderías, jardines de niños, instalaciones deportivas, restaurantes, cafés, salas de concierto, museos, playas y parques nacionales. Desde ayer se reabrieron para el rezo de los viernes las cerca de 1,900 mezquitas existentes en el país, además de que desde el 11 de mayo, y con las necesarias precauciones, reemprendieron la actividad los centros comerciales y las pequeñas empresas de todo tipo.

Si bien durante esta en las cosas han ido relativamente bien en cuanto a lo sanitario y lo económico comparativamente con muchas otras naciones, incluida la nuestra, hay un aspecto oscuro que emergió y ha causado un impacto social importante. Se trata de la proliferación de teorías conspiraciones que en se centraron, fundamentalmente, en la acusación a sus minorías de estar de alguna manera detrás de la aparición de la epidemia. Homosexuales, judíos y, en general, los no musulmanes, como los armenios, han sido blanco de esos señalamientos, no sólo en las redes sociales que, como sabemos, son propensas a difundir cualquier barbaridad, sino aun en medios de prensa y comunicación oficialistas, dados a exaltar el nacionalismo turco-musulmán como esencia de la verdadera lealtad patriótica.

Lamentablemente, los señalamientos de culpables, a modo de chivos expiatorios, han derivado en agresiones a miembros de la comunidad LGBT, lo mismo que en tres ataques vandálicos, en un sólo mes, a iglesias armenias.

Esto no debe sorprender si se considera que este tipo de reacciones son comunes en situaciones de crisis como la que se vive con la actual. Pero lo que sí sorprende es que el propio presidente Erdogan haya sucumbido, a pesar de ser el jefe de Estado, a la misma tentación. A principios de mayo declaró que los lobbies armenio y de griegos étnicos que viven en Estambul son “fuerzas del mal”, mientras que diversos voceros de la administración nacional han estado utilizando, constantemente, discursos de odio que incitan a la polarización y discriminación de las minorías, por lo cual, aún si sale relativamente bien de la en términos sanitarios y económicos, no será igual en el tema siempre condenable de la propensión del Estado turco a discriminar y hostigar a sus minorías.

FuenteExcelsior
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorRevive la conferencia: ¿Qué viene después del confinamiento? con Andrés Roemer e importantes invitados
Artículo siguienteAGROPARK lamenta profundamente el fallecimiento del Sr. Lazaro Kanarek Arakanchy Z”L
Licenciada en Sociología egresada de la UNAM (1980), con estudios de maestría en Sociología en la UNAM y con especialización en Estudios Judaicos en la Universidad Iberoamericana. (1982-1985) Fue docente en la ENEP Acatlán, UNAM durante 10 años (1984-1994). Actualmente es profesora en diversas instituciones educativas privadas, judías y no judías.De 1983 a 1986 fue colaboradora semanal del periódico "El Nacional" tratando asuntos del Oriente Medio.Desde 1986 hasta la fecha es editorialista semanal en el periódico Excélsior donde trata asuntos internacionales.Es comentarista sobre asuntos del Medio Oriente en medios de comunicación electrónica.Publicaciones:"Los orígenes del sindicalismo ferrocarrilero". Ediciones El Caballito S.A., México, 1982.En coautoría con Golde Cukier, "Panorama del Medio Oriente Contemporáneo". Editorial Nugali, México, 1988.Formó parte del equipo de investigación y redacción del libro documental "Imágenes de un encuentro. La presencia judía en México en la primera mitad del siglo XX" publicado por la UNAM, Tribuna Israelita y Multibanco Mercantil, México, 1992.Coautora de "Humanismo y cultura judía". Editado por UNAM y Tribuna Israelita. José Gordon, coordinador. México, 1999.Coordinadora editorial de El rostro de la verdad. Testimonios de sobrevivientes del Holocausto en México. Ed. Memoria y Tolerancia, México, 2002.Redactora de la entrada sobre "Antisemitismo en México" en Antisemitism: A Historical Encyclopedia of Prejudice and Persecution". Ed. ABC CLIO, Chicago University, 2005."Presencia judía en Iberoamérica", en El judaísmo en Iberoamérica. Edición de Reyes Mate y Ricardo Forster. EIR 06 Enciclopedia Iberoamericana de Religiones. Editorial Trotta. , Madrid, 2007.Artículos diversos en revistas de circulación nacional e internacional.