Diario Judío México - En una película de Woody Allen, un adolescente sufre una depresión tras enterarse que las galaxias se alejan unas de otras y que el universo entero acabará extinguiéndose sin dejar rastro. ¿Qué sentido tiene entonces lo que hagas, si todo terminará desapareciendo? Las religiones abrahámicas veneran las enseñanzas del Génesis, el primero de los libros de la Torá, que plantea la máxima colectiva “creced y multiplicaos”, y la aplica ya el “quinto día”, antes incluso de culminar la tarea creando nuestra especie. Con algunos ajustes lingüísticos, es lo mismo que plantea el biólogo evolucionista Richard Dawkins cuando resume el “propósito” de la vida en nuestro planeta en algo así como “sobrevivid lo suficiente para llegar a reproduciros”. Quizás el ejemplo más extremo sea el del macho del insecto mantis religiosa, que entrega su propia corporalidad como alimento a su futura descendencia en el momento mismo del apareamiento.

La especie humana ha evolucionado más allá de estos principios biológicos, guiados por su desarrollo intelectual. Primero, logró superar las limitaciones de su hábitat migrando no de forma cíclica y cerrada como el resto de animales, sino de forma expansiva, poniendo el énfasis en la supervivencia, mucho más allá de las estadísticas de la “consigna” natural de vivir más tiempo. Pero la misma inteligencia que le llevó a explorar nuevos confines, lo puso en muchas ocasiones al límite de la extinción por luchas internas por imponer sus propios genes (al decir de Dawkins) para alcanzar una mayor reproducción. Nuestra meta ha sido llenar el planeta de copias de nosotros mismos. Y dado que desde el principio estaba más que claro que nacemos con fecha de caducidad, tenemos que actuar rápido y con contundencia.

En nuestro árbol genealógico acumulamos asesinos de neandertales y otras criaturas que pudieran competir con los genes de nuestros abuelitos. Aunque hoy día nos acerquemos a los ocho mil millones de seres humanos vivos, somos los últimos de unas progenies que acabaron con muchas otras posibles. Quizás os plantee un dilema moral, pero la vida (actual) es resultado de la muerte de muchos otros. Nos pasa a nosotros, a los leones, las tortugas y los microbios. Sólo que los sorprendentes pasos dados por nuestra especie, tal como anuncia -entre otros- el antropólogo israelí Yuval Noah Harari en su “Homo Deus”, es que podríamos estar cerca de una cuasi inmortalidad en la que al menos algunos poderosos podrían seguir “creciendo” indefinidamente, haciendo el planeta incompatible con el producto de la reproducción según las leyes naturales de la biología. Como decía aquella vieja canción caribeña: “no hay cama pa’ tanta gente”. Estamos a punto de cambiar no sólo la faz de la tierra (como desde que nos agrupamos en civilizaciones), sino los principios mismos de nuestra existencia: ya no serán crecer y multiplicarse, sino o lo uno o lo otro.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAmazon lanza oficialmente su plataforma en Israel
Artículo siguienteEl secuestro de la ONU… y de Gaza
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.