La infidelidad, es una de las vivencias más dolorosas por la que los miembros de una pareja pueden vivir.
Una de las tantas definiciones nos dice: “Falta de fidelidad en los afectos, ideas y obligaciones.”
Esther Perel, psicoterapeuta neoyorkina, en pláticas en TED señala:
“La infidelidad es un matrimonio( o en una pareja agrego),tiene consecuencias devastadoras. Sufrir una infidelidad ocasiona un dolor tan terrible que incluso es considerado peor que la muerte del cónyuge. Muchas parejas no sobrevive…”

La relación marital finaliza de manera dolorosa afectando a los hijos o sobrevive y renace resolviendo las dificultades que los llevaron a vivir esta situación.
La infidelidad en una crisis de dos, lo cual implica que ambos miembros de la diada marital son los que la ocasionan. Clarificando el concepto, el infiel, el que actúa, lo hace buscando nuevas experiencias, nuevos deseos, nuevos caminos que explorar, dado que su relación es vivida como muerta. Nos dice la Dra. Perel en su charla,el por qué se es infiel y cono superar y reactivar la relación marital satisfactoria.

1.- Infidelidad ayer, hoy y siempre:

La infidelidad está presente desde el inicio de los tiempos. Incluso en los 10 Mandamientos se menciona dos veces:
Séptimo Mandamiento:
“"No cometas adulterio" (vers 13).
Se refiere a la prohibición de mantener relaciones sexuales con una mujer casada.
Décimo Mandamiento:
"No codicies la casa de tu prójimo; no codicies la esposa de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su toro, ni su asno, ni nada de lo que le pertenece a tu prójimo" (vers. 14).

2.- Hombres y mujeres infieles por igual

“No es que uno sea más infiel que el otro, simplemente es otro punto más en el que se evidencian las diferencias entre hombres y mujeres. Se dicen que las mujeres son infieles porque buscan una conexión íntima y los hombres por incapacidad de sostener tal conexión. Los hombres alardean de sus conquistas, las mujeres callan sus deseos. Desarrollar la capacidad de mirar estas diferencias (incluso en una situación así), hablar de nuestras carencias con toda franqueza dentro de nuestro matrimonio, ayudará mucho.

3. La infidelidad: ¿Un antídoto a la monotonía y a la muerte?

¿Por qué sucede la infidelidad?, ¿puedo llegar a entender al infiel?, ¿qué pasa si el infiel soy yo?, ¿qué es lo que realmente se está buscando?,¿a dónde se quiere llegar?, ¿qué es lo que falta? La infidelidad que puede estar latente en cada uno de nosotros, muchas veces sucede como respuesta a asuntos no resueltos y no dialogados entre los esposos. El dejarse ganar por la monotonía o el encontrarse en una situación de dolor, puede hacernos perder el sentido de nuestra vida y la infidelidad puede aparecer como una ventana llena de emociones que nos hace sentir nuevamente “vivos”. El tema es quesiempre estuvimos vivos, pero dejamos morir nuestro matrimonio.

4. El Deseo que te hace sentir vivo

La infidelidad no tiene mucho que ver con nuestro cónyuge sino con nosotros mismos, con nuestras carencias y nuestras historias personales no reconciliadas. La infidelidad realmente no tiene mucho que ver con el sexo, sino con el deseo. Deseo de ser escuchado, de ser atendido; deseo de saberse significativo para el otro, deseo de ser joven y otros.
El hecho de que nunca puedas tener a tu amante te hace seguir deseando. Es casi como lo que sucede con una adicción, pero al tener conciencia, podemos desarrollar estrategias para combatir estos deseos que se nos presentan tan intensos.

5. El dolor de una muerte lenta

Particularmente hoy debido a la tecnología y a lo que el se ha convertido, la infidelidad no solo genera dolor sino traumas a nivel personal; genera incluso crisis de identidad. Podemos ser espectadores en primera fila de la infidelidad del esposo y enterarnos de los detalles más sórdidos. La infidelidad hoy genera traumas de identidad muy profundos, tal vez más profundos que en cualquier otra época. Saber esto debería de por sí generar un freno antes de considerar consentir conductas que me conduzcan hacia una infidelidad y provocar un dolor tan profundo en alguien al que le hemos prometido amar de por vida.

6. La vergüenza de perdonar

Es increíble pero además del dolor de la infidelidad sufrida, cuando un lucha por recuperar su relación aparece la dificultad y la censura de perdonar al infiel. Perdonar una infidelidad es casi un pecado. En un mundo donde lo único que se busca es ser feliz y esa felicidad significa la ausencia de dolor y de sacrificio, perdonar una infidelidad es algo de locos: “Pero, ¿tú eres tonta???” “Un infiel nunca cambia”, “seguro la otra ya no lo quiere por eso regresa”. Tantos comentarios que vienen incluso de la propia familia.
Es posible perdonar. Perdonar no significa pasar la página. Este perdón requiere de compromiso y reconstrucción. El primer paso es que el infiel reconozca el dolor que ha causado y que esté abierto y dispuesto a reconstruir, paso a paso, el matrimonio.

7. Tu acabó. Empieza uno nuevo… con la misma persona

Sobrevivir una infidelidad permite abrir el espacio para conversar y decir las cosas que nunca antes me había atrevido: “Yo tampoco era feliz”, “a mí tampoco me gustaba esto o aquello…”. Son esos diálogos los que van a ir dando lugar a una nueva realidad en la que pueda hablar con libertad los temas que nunca antes quisieron tocar. Esther Perel dice que la infidelidad es como el cáncer: te puede matar, pero si sobrevives la vida cobra un nuevo sentido. El reto de luchar por sobrevivir a una infidelidad puede llevar a reconstruir un nuevo matrimonio, a plantear nuevos acuerdos, a conversar profundamente sobre temas que afectan a ambos y a finalmente resolver temas personales.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Costa Rica también judía y el acuerdo de la UNESCO
Artículo siguienteLos asesores de Trump exponen el argumento final a los votantes con la vista en Israel
Maayán Hajaim es una Institución que brinda apoyo psicológico a personas de la comunidad judía con necesidades emocionales o en crisis. Nuestro objetivo es orientar a las personas que se encuentran en crisis o simplemente desean mejorar su calidad de vida. Estamos para apoyarte en la línea telefónica: 5292 5131 disponible 24 Hrs. y de forma anónima. Brindamos intervención en crisis, prevención, contención, asesoramiento y apoyo psicológico emocional.